Minuto 90

Final de la Liga de Campeones 2021: una combinación de mérito y justicia deportiva

Minuto 90
lunes, 24 de mayo de 2021 · 05:00


Carolina Zalaquett 

Abogada


 

El Manchester City está muy cerca de terminar la que podría ser una de las mejores temporadas de su historia: acaba de coronarse como el campeón del fútbol inglés por tercera vez en cuatro años y disputará por primera vez la final de la Liga de Campeones. Pero el mérito deportivo no basta por sí solo, porque la escuadra de Josep Guardiola no estaría enfrentando al equipo de Thomas Tuchel si el Tribunal Arbitral del Deporte (CAS, por sus siglas en inglés) no hubiese revertido la sentencia de la UEFA en su contra. De hecho, los citizens ni siquiera habrían podido participar en el torneo. 

Recordemos que el 14 de febrero de 2020, la Cámara de Adjudicación del Comité de Control Financiero de Clubes de la UEFA (CFCB, por sus siglas en inglés) sancionó al Manchester City Football Club con su expulsión de  todos los torneos europeos por dos temporadas y una multa de 30 millones de euros, por “infracciones graves” a las reglas de FairPlay Financiero y por su falta de cooperación en la investigación.

 Según la investigación realizada por la Cámara de Investigación de dicho órgano a partir documentación filtrada y publicada por el periódico alemán Der Spiegel en noviembre de 2018, el equipo de Sheikh Mansour habría inyectado capital exagerando los ingresos por patrocinios, eludiendo con ello la regla de oro del FPF-the break-evenrequirement- según la cual los clubes no pueden gastar más de lo que generan con su actividad deportiva. 

El Manchester City, habiendo negado los cargos en todo momento, acusó la falta de imparcialidad del CFCB y apeló la decisión ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (CAS).

Las audiencias se realizaron entre el 8 y 10 de junio del 2020 y la decisión de la corte suprema del deporte, con sede en la ciudad suiza de Lausana, fue anunciada el 13 de julio de ese mismo año.

El laudo arbitral del 93 páginas (CAS 2019/A/6298  Manchester City FC vs. UEFA), analizó y resolvió cuestiones de relevancia en el marco del derecho deportivo: el respeto al principio del debido procesos en los procedimientos jurisdiccionales al interior de la UEFA; los efectos de un acuerdo transaccional previo entre la UEFA y el club inglés relativo al cumplimiento de las reglas de FPF; la prescripción de las imputaciones realizadas contra el equipo citadino; el estándar de prueba aplicable al caso; la proporcionalidad de la sanción impuesta por la Cámara de Adjudicación, entre otras.

Con respecto a la cuestión de fondo, el CAS resolvió que habría operado la prescripción con respecto a los cargos correspondientes a algunos de los periodos considerados en la investigación; y que la defensa de UEFA no habría logrado la “satisfacción del panel” – estándar de prueba aplicable en materia deportiva- con respecto a los cargos de violación del fairplay financiero. Se trató, por tanto, de una cuestión probatoria. Así, el tribunal arbitral revocó la prohibición de dos años impuesta al Manchester City y redujo la sanción pecuniaria a 10 millones de euros por la falta de cooperación del club inglés en la investigación. 

¿Qué hubiese ocurrido si la defensa de la UEFA hubiese logrado acreditar sus alegaciones ante el tribunal arbitral? 

Probablemente el Manchester City no estaría enfrentando al Chelsea el próximo domingo 29 de mayo en el Estadio do Dragão de Oporto, Portugal.

Zalaquett-Asbún es abogada, máster en Derecho Internacional de los Negocios y Deportes por la Universidad de Zúrich en colaboración con la FIFA.

 



 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias