Un Chelsea muy superior saca al Madrid y se cita con el City

El equipo español despertó de manera brusca de su sueño europeo. Será una final de equipos ingleses, el 29 de este mes.
jueves, 6 de mayo de 2021 · 05:00

EFE  / Londres

  El Real Madrid despertó de manera brusca de su sueño europeo en una fría noche londinense y deberá esperar otro año para levantar la Decimocuarta, después de que el Chelsea le superase con tanta rotundidad (2-0) que el marcador casi se quedó corto.

Un gol de cabeza de Timo Werner, no siempre acertado pero indetectable para la defensa blanca, y otro de la joya inglesa Mason Mount mandaron al Chelsea a un escenario que no pisa desde 2012, cuando ganó en los penales contra el Bayern Múnich.

Allí le espera ya el Manchester City de Pep Guardiola. Habrá final inglesa, una nueva muestra de la hegemonía europea de los clubes de la Premier. El Real Madrid, por su lado, deberá concentrar lo que le quede de sus energías en conquistar una Liga española que todavía tiene al alcance de su mano.

Los dos equipos salieron al césped de Stamford Bridge, empapado tras una tromba de agua justo antes de empezar el partido, con ideas opuestas.

“¡Posesión larga!”, gritaba a sus compañeros Sergio Ramos, recuperado para la causa justo a tiempo de disputar el trascendental encuentro. El plan de los ingleses era otro: presión asfixiante, ataques verticales, movilidad constante.

El resultado de la ida, 1-1, no era portador de buenos augurios para unas semifinales europeas del Real Madrid. Fue el marcador que se llevó del Bernabéu a la vuelta en 1988 a Eindhoven, donde el PSV frustró la que todavía se recuerda como la gran oportunidad perdida de la Quinta del Buitre, y el preludio a la humillación (5-0) a la que le sometió el Milan en San Siro un año más tarde.

A la hora de la verdad, Zinedine Zidane recurrió a la veteranía y presentó el segundo once titular de mayor edad del Real Madrid en la Champions (29 años y 237 días). 

Obligado también por las bajas, recuperó a tiempo a Ramos y trató de sorprender con una variación táctica: defensa de tres centrales para darle a Vinicius toda la banda derecha y a Mendy la izquierda.

No hallaba el Madrid ningún asidero. Tampoco los cambios lo mejoraron. Con un centro del campo absolutamente desbordado y una exhibición táctica de Tuchel, el triunfo del rival no tuvo  discusión.

No había más equipo que el azul desde hacía muchos minutos, superior en la ida y abrumador en la vuelta. 

El Chelsea tuvo el premio que merecía y el Real Madrid deberá seguir buscando y esperar hasta el próximo año.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

45
49

Otras Noticias