Minuto 90

El caso Bosman

Minuto 90
lunes, 5 de julio de 2021 · 05:00

Carolina Zalaquett / Abogada

El caso Bosman revolucionó el fútbol del viejo continente y constituye un hito en la historia del deporte rey. Esta decisión de los tribunales europeos pronunciada en la década de los noventa es conocida como la sentencia deportiva más importante hasta la fecha y sus efectos han sido globales. 

El caso se inició el año 1990, cuando el futbolista belga Jean-Marc Bosman jugaba para el RFC de Lieja, un equipo que en ese entonces competía en la primera división de Bélgica. Antes de la expiración de su contrato, el club le ofreció una renovación por una sola temporada por el salario mínimo permitido por la Real Asociación Belga de Fútbol – lo que implicada una reducción sustancial de más de la mitad de lo que era su salario actual. Bosman rechazó la oferta y, consecuentemente, su nombre fue incluido en la lista de transferibles, fijándose la indemnización por traspaso correspondiente.  

 Según el sistema de transferencia vigente en ese entonces, un jugador cuyo contrato había expirado no tenía la libertad para firmar con otro club sin el pago previo de una indemnización por traspaso. Dicho sistema otorgó un poder excesivo a los clubes, restringiendo la movilidad de los jugadores y manteniendo sus salarios bajos.   

 Posteriormente, Bosman llegó a un acuerdo con el equipo francés de segunda división US Dunkerque. Siguiendo la regulación del sistema de transferencias, el club galo firmó un acuerdo paralelo con el Lieja, estableciéndose las condiciones del traspaso y la cláusula de indemnización correspondiente. Ambos contratos, sin embargo, estaban sujetos a la expedición del certificado de transferencia internacional por parte de la federación belga antes del inicio de la temporada. 

Pero dicho certificado no fue emitidoy ninguno de los contratos suscritos surtió efecto por encontrarse fallida la condición suspensiva - algunos dicen que el club belga, dudando de la capacidad de pago de su contraparte, no solicitó el certificado de transferencia a su federación; otros, que el club francés no habría estado de acuerdo con la cláusula de indemnización. Finalmente, el Lieja apartó a Bosman por toda la temporada y éste inició acciones legales contra su club de origen – dichas acciones fueron extendidas, posteriormente, a la Real Asociación Belga de Fútbol y UEFA.   

 La batalla legal iniciada en las cortes belgas desembocó en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En ella, Bosman cuestionó la legalidad del sistema de transferencia de jugadores tanto en Bélgica como en Europa y demandó una indemnización de perjuicios por lo que consideró un bloqueo de su futuro deportivo. El 15 de diciembre de 1995, el máximo tribunal de la Unión Europea dictaminó: 1) la abolición de las indemnizaciones por traspaso de los jugadores cuyos contratos hubiese expirado y 2) la eliminación del sistema de cuotas (cupo de extranjeros) entre ciudadanos de la Unión Europea, por atentar contra el derecho de libre circulación de los trabajadores (uno de los pilares fundamentales del mercado común de la Unión Europea) y contra normas del derecho europeo de la libre competencia – Es lo que se conoce como la Ley Bosman.

Ahora bien, ¿qué importancia tiene este caso de derecho comunitario europeo para el fútbol sudamericano? El fútbol es una realidad transnacional. La denominada Ley Bosman tuvo un efecto regulatorio, económico y político que trascendió las frontera del viejo continente. Nos referiremos a estos efectos en la próxima publicación.

 Carolina Zalaquett-Asbún es abogada, máster en derecho internacional de los negocios & deportes por la Universidad de Zúrich en colaboración con la FIFA. 
 


 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

12
1