Antonio López Habas: En 1993 «la dirigencia tenía un gran entendimiento del fútbol»

Bolivia recordará este domingo 19 los 28 años de la clasificación al Mundial. Desde Dubái, el español resaltó que uno de los principios más importantes de esa Selección fue “no excusas”.
viernes, 17 de septiembre de 2021 · 05:04

Página Siete  / La Paz

Llegó a Bolivia en noviembre de 1992. Acompañaba a Xabier Azkargorta. Ese año se cumplía el quinto centenario del descubrimiento de América. Antonio López Habas y el vasco eran dos españoles en un momento que parecía no ser el adecuado. Diez meses después,  estaban convencidos. No había momento más oportuno. En septiembre de 1993 tocaron el cielo.

Este domingo 19 Bolivia recordará 28 años de la histórica clasificación al Mundial de Estados Unidos 1994, luego de empatar 1-1 con Ecuador en el  estadio Isidro Romero Carbo de Guayaquil. López Habas fue uno de los protagonistas. Como asistente técnico del Bigotón, el cordobés consiguió el mayor éxito en su carrera.

López Habas dirige en el fútbol indio.
Foto: Archivo digital

Como seleccionador oficial, en 1997 llevó a Bolivia a la final de la Copa América, dirigió a Bolívar  y en su regreso a España ganó dos ligas y una UEFA como ayudante de Rafa Benítez en el Valencia y más tarde festejó en   India.

Desde Dubái -donde su equipo, el  indio ATK Mohun Bagan, comenzó un campamento de entrenamiento para preparar sus semifinales interzonales de la Copa AFC, contra el anfitrión FC Nasaf de Uzbekistán-, el nacido en Córdoba, hace 64 años, aceptó hablar brevemente de la hazaña.

 La Selección  que López dirigió en 1997.
 Foto: Historia del fútbol boliviano

En Bolivia la gente lo recuerda con mucho cariño, ¿cómo rememora  esa histórica clasificación?

Ha sido uno de los momentos más importantes en mi carrera y la recuerdo nítidamente como si hubiera ocurrido ayer mismo. Conseguimos construir un grupo de trabajo fantástico entre jugadores, técnicos y dirigentes que permeabilizó en el pueblo boliviano y juntos logramos conseguir nuestro objetivo.

¿Cuál fue la receta?

El comportamiento de la dirigencia fue ejemplar;  con muy pocos medios, ellos apoyaron en todo al cuerpo técnico y a los jugadores, teniendo un gran entendimiento del fútbol en Sudamérica y a su vez sentido de Estado sobre la repercusión en el pueblo boliviano de un logro de esa importancia.

¿Cómo era la calidad y entrega de los jugadores bolivianos que lograron lo imposible?

Fue una generación que aglutinaba aspectos fundamentales para la consecución de cualquier objetivo deportivo: muy buenas condiciones técnicas que no habían tenido oportunidad de desarrollar hasta ese momento. Un proyecto como la clasificación a un Mundial, que era lo suficientemente atractivo como para movilizar sentimientos y aptitudes en jugadores que necesitaban demostrarse primero a sí mismos su valía. La buena sintonía e identificación de los jugadores y el cuerpo técnico desde el primer día  allanó el camino hacia el resultado final.

Con tantos años de experiencia y acompañando a técnicos del nivel de Rafa Benítez, ¿cómo ve la importancia del cuerpo técnico para estos logros?

Con Rafa Benítez conseguimos los logros más importantes en la historia del Valencia (dos Ligas y una Copa UEFA), pero con sinceridad puedo decirle que me marcó más la clasificación con Bolivia, siendo muy importante también lo conseguido en Valencia y su repercusión.

Cuando se  contacta  con jugadores, cuerpo técnico y dirigencia de ese entonces, la tertulia lleva a las anécdotas, seguramente...

No con todos, pero sí mantengo contactos. Hubo muchas anécdotas, que dan para escribir un libro. Sufrimos y disfrutamos mucho  y,  por supuesto, mereció la pena. Recuerdo canciones, etcétera, que se hicieron “virales” sin redes sociales.

¿Volvería a dirigir en Bolivia?

Ciertamente a lo largo de estos años hubo muchas conversaciones con clubes y alguna vez para volver a la Selección, pero por una cosas u otras no coincidimos en nuestro propósitos.

Rimba y  Azkargorta en Guayaquil. 
Foto: Libro El Salto al Futuro

Xabier Azkargorta respondió a unos dichos del actual seleccionador de la Verde, César Farías, ¿se enteró del tema?

Creo que esa alusión comparativa del equipo que consiguió el éxito más importante en la historia del deporte boliviano con la trayectoria de la Selección actual falta al respeto al equipo de antes y,  posiblemente al equipo de ahora. Quizás, uno de los principios más importantes de nuestro equipo fue: “No excusas”, ante los errores que se cometían, esto parece que suena a eso.

Ahora hay que olvidar estas declaraciones  que no ayudan nada y centrarse en apoyar al entrenador y al equipo en estos momentos decisivos para lo que se viene.

HOJA DE VIDA

  • Nombre Antonio López Habas.
  • Lugar y fecha de nacimiento En Pozoblanco, Córdoba, el  28 de mayo de 1957.
  •  Máximo logro Clasificación al Mundial de EEUU 1994.

 

“Fue una generación que aglutinaba aspectos fundamentales para la consecución de cualquier objetivo deportivo”. 

 

“Quizás, uno de los principios más importantes de nuestro equipo fue: ‘no excusas’, ante los errores que se cometían”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos