Bolívar: campeonato especial, el 30, toda una historia

Campeones
La Paz - miércoles, 22 de junio de 2022 - 5:00

En 1950, Bolívar obtuvo su primer título nacional como campeón del fútbol profesional. 72 años después logra su trigésima corona, ratificando que es -por lejos- el club con más campeonatos en el fútbol boliviano. Tras una sequía de 3 torneos y casi tres años, vuelve por sus fueros con el mejor cuadro de todos los que compitieron en este Apertura.

El torneo con 16 equipos modificó después de varios años la modalidad de competición, sustituyendo el sistema de todos contra todos por el de dos series de 8 equipos cada una con partidos interseries (los llamados clásicos) y un sistema de eliminación en partidos de ida y vuelta en cuartos y semifinal, con una final a un solo partido. Se jugaron un total de 140 partidos. La modalidad tuvo una fase electrizante en cuanto comenzó la etapa de cuartos con una gran expectativa de público. En Santa Cruz y La Paz los partidos entre los grandes tuvieron estadios llenos, gran emoción y recuperaron el interés de los aficionados como no ocurría hace varios años.

El campeón, Bolívar, obtuvo el 77,77% de los puntos en juego. El subcampeón, The Strongest, obtuvo el 61,90%.

23 goleadas en el campeonato (33 menos que en el anterior torneo aunque con menos partidos). Fue una competencia más equilibrada que las de versiones anteriores, salvo la ventaja del campeón sobre el resto de los clubes.

Los clubes más goleadores: Bolívar con 7 goleadas a favor, The Strongest 4 y Royal Pari 4. Los equipos más goleados: Blooming, Universitario de Vinto, Atlético Palmaflor y Royal Pari con 3 goleadas en contra cada uno.

Revisemos las goleadas más abultadas: Bolívar 7 -Blooming 0, Bolívar 6-Royal Pari 0, Royal Pari 6 -Real Tomayapo 1, Blooming 5-Universitario de Vinto 0, Nacional Potosí 5-Real Tomayapo 0, Always Ready 5- Real Santa Cruz 0. Goleadas como visitantes: Blooming 0-Bolívar 7, Atlético Palmaflor 0-The Strongest 3, Guabirá 0-Royal Pari 3, Universitario de Vinto 1-Bolívar 4, Wilstermann 1-Bolívar 4, Royal Pari 0-The Strongest 3.

Los clubes grandes que fueron goleados: Blooming 3 veces, Wilstermann 1 vez, The Strongest 1 vez.

Veamos los goles anotados por equipos. Los más: Bolívar 53 goles a favor (2,52 por partido), Nacional Potosí 34 (1,88) y The Strongest 32 (1,52). Los menos: Real Tomayapo 14 goles a favor (0,87 por partido), Wilstermann 16 (1,00); Guabirá, Universitario e Independiente Petrolero 17 cada uno (1,06). Las mejores defensas: Bolívar con 12 goles en contra (0,57 por partido), The Strongest con 16 (0,76) y Wilstermann con 20 (1,25). Las peores defensas: Blooming con 37 goles en contra (1,85 por partido), Royal Pari con 33 (1,83) y Real Santa Cruz 28 (1,75 por partido).

El número de triunfos y derrotas de los punteros es ilustrativo. El campeón ganó 16, empató 1 y perdió 4. El subcampeón ganó 11, empató 6 y perdió 4.

Bolívar volvió por sus fueros. Fue, sin discusión, el mejor equipo del torneo. Logró armar un equipo consistente y equilibrado. Para su presidente Marcelo Claure fue el título más dulce. Si bien el club bajo la égida de BAISA logró 9 títulos; siendo él presidente logró 2: el 2009A como copresidente con Guido Loayza y este 2022A como presidente.

El equipo campeón tuvo atrás solidez con Martins y José Sagredo como pilares fundamentales. Un medio campo compacto con Villamil, Justiniano y Rodríguez (además de Granell) con especial énfasis en la figura descollante de Villamil. Adelante con una dupla brasileña letal, Chico Da Costa y Savio. En la proyección, más como alero incisivo que como marcador, Roberto Fernández. Después del fiasco de la participación en la Libertadores, el DT brasileño Antonio Carlos Zago fue ajustando un planteamiento táctico que contó además con figuras relevantes como Bruno Miranda y el joven revelación Javier Uzeda. Si hay que escoger un jugador destacado, hay que hacerlo entre Fernández, Villamil, Da Costa y Rodríguez, por su capacidad de definición y asistencias y por su condición de creadores en el medio campo ofensivo.

En la primera fase, en la serie de todos contra todos, los celestes hicieron un paseo, lograron una ventaja de 10 puntos sobre Blooming que obtuvo el segundo lugar. En la segunda fase, tuvieron en Oriente a un gran rival, contra el que disputaron los dos partidos más igualados del torneo con un 1 a 0 para cada uno en condición de local y difícil definición por penales que clasificó a los celestes.

El partido final se abrió a la claridad de la goleada académica frente a The Strongest, por el gol logrado a los 18 segundos por Chico tras un error garrafal de Wayar. De allí en más, el campeón se apoderó del encuentro y lo cerró con un claro y justo 3 a 0.

The Strongest, a pesar de algunas dificultades económicas, logró armar un híbrido exitoso entre unos pocos “históricos” y muchas nuevas contrataciones, apostando por un técnico motivador, Cristian Díaz (que tuvo algunos exabruptos innecesarios en algún episodio con hinchas). Su primera fase -en la que salió segundo- no fue ideal, mantuvo un estándar de juego de equipo mordedor y resultados más bien ajustados, situación entendible si consideramos el esforzado trabajo del largo camino en la Libertadores en la que jugó 10 partidos muy exigentes, sobre todo en las rondas iniciales. Ursino y Saucedo tuvieron en su mano el eje de movimiento del equipo con un Wayar retrasado y algo desgastado. Henry Vaca, cuyo talento no se discute, fue irregular y de medios tiempos. En el ataque Prost (que no logró cubrir las expectativas) Triverio y un recuperado Jaime Arrascaita que fue una parcial solución goleadora.

El Tigre recuperó autoridad desde el periodo de cuartos y semifinal, ganando los cuatro partidos para llegar a la final, en la que tropezó con el mejor cuadro del torneo. El gol en contra a los 18 segundos del comienzo selló el destino del encuentro. Arrastraba además el trauma de 7 subcampeonatos consecutivos, racha que no pudo romper con este octavo (hecha la salvedad del subcampeonato de 2021 que le correspondió a Always).

Atlético Palmaflor hizo una gran tarea, logró ganar su serie en la primera fase y se convirtió en un rival con opciones al dejar en el camino a Always en cuartos y dar pelea a The Strongest en semifinal, aunque acabó perdiendo los dos últimos partidos. Con 31 puntos obtuvo el tercer lugar en el torneo. El equipo de Quillacollo con un cuadro más bien veterano bajo la conducción de Humberto Viviani, contó con Didi Torrico manejando el medio campo y un Ancieta muy eficiente en la creación. Un equipo sólido y correoso, con buenas perspectivas de futuro.

Nacional Potosí, 4º, se consolida como un equipo a tomar siempre en serio. Jugó con calidad los cuartos ante Blooming y perdió por la vía de los penales. Entre sus figuras más interesantes está Cristian Álvarez.

Para los grandes cruceños esta modalidad fue un respiro. El casi descendido Blooming de la temporada anterior resurgió de sus cenizas y armó un equipo competitivo. Si bien su segundo lugar en la serie lo colocó a 10 puntos del ganador, Bolívar, hizo una campaña muy interesante que lo llevó luego hasta la semifinal. Acarició la ilusión de una final y un título después de casi 13 años. Bajo la batuta del chileno Rodrigo Venegas contó en el campo con un notable Rafinha y un sólido Jesús Sagredo, el celeste llegó lejos y le complicó la vida al campeón en el Tahuichi en la ida a pesar del 2-3 final a favor de los paceños.

Oriente fue de menos a más. Quedó a 6 puntos de A. Palmaflor ganador de su serie. Pero en los cuartos de final se agrandó y a punto estuvo de frenar a Bolívar. Platiní Sánchez hizo un planteamiento de una gran solidez táctica en ambos encuentros, apostando a contener y atacar punzantemente en el contexto de ocasiones específicas. El esforzado 1 a 0 en Santa Cruz parecía mezquino para sus aspiraciones en la vuelta, pero en La Paz contuvo a los celestes con un cerrojo y una marca atrás muy seria con Roca, Suárez, Caire y García y un sólido arquero, el paraguayo Quiñonez. Su ariete ofensivo, el argentino Facundo Suárez, le dio gran resultado goleador. Después de varios campeonatos de media tabla, los albiverdes ambicionaron el máximo galardón y a punto estuvieron de conseguirlo.

Royal Pari fue un equipo irregular, de algunos resultados contundentes a favor, tanto como derrotas inexplicables. Baldivieso no pudo culminar con éxito su paso por la dirección técnica del cuadro inmobiliario. Veteranos como Daniel Vaca en el arco o Marvin Bejarano, fueron piezas importantes, pero la realidad le puso los dos partidos de cuartos frente a The Strongest en que se vio superado sin atenuantes con dos goleadas en contra, tanto de local como de visitante, que dejaron en 7º lugar a los rojos cruceños.

Quizás la mayor decepción fue Always Ready, el último subcampeón. Había armado un equipo prácticamente nuevo bajo la dirección de Eduardo Villegas para hacer un papel competitivo en la Libertadores. Inexplicablemente su rendimiento como local en El Alto fue insuficiente con algunos resultados que casi lo sacan de competencia. Por gol diferencia logró entrar entre los 4 clasificados, pero no pudo superar a A. Palmaflor por la vía de los penales en la instancia de cuartos. Destacaron en los albirrojos Sergio Adrián, Chumacero que fue de menos a más, Enoumbá y Flores. No llegaron a su nivel Arce ni Cabrera.

Los 8 eliminados mantuvieron un rendimiento muy parejo. La diferencia de puntos entre el 9º y el 16º, combinando puntajes de ambas series, fue de apenas 3 puntos: 19 Guabirá y Universitario de Vinto y 16 Universitario de Sucre.

Entre ellos estuvo un grande, Wilstermann (18 puntos, 11ª), que atraviesa una severa crisis de conducción y de carácter económico.

Vale la pena mencionar la caída libre de Independiente Petrolero que de campeón del torneo 2021 pasó al 13º lugar en este torneo. La razón fue el desmantelamiento del equipo que obtuvo el título, lo que lo llevó a hacer una de las peores campañas de un equipo boliviano en la historia de la Libertadores y un mal papel en el torneo Apertura.

El último lugar lo ocupó el recién ascendido Universitario de Sucre, que con un equipo muy poco ensamblado no tuvo nunca expectativa alguna de clasificación.

Real Santa Cruz (12ª), Real Tomayapo (14ª) y Aurora (15º) mantuvieron una presencia testimonial que marca la necesidad de una reflexión en torno a los clubes con menos recursos, que a pesar de sus esfuerzos no logran ser competitivos en el ámbito de un campeonato dominado por tres o cuatro clubes desde hace varios años.

Bolívar, el campeón, tuvo este plantel: Víctor Ábrego, Carlos Adorno, Diego Bejarano, Lucas Chávez, Rubén Cordano, Francisco “Chico” Da Costa, Roberto Fernández, Álex Granell, Alberto Guitián, Luis Haquín, José Herrera, Leonel Justiniano, Raí Lima, César Martins, Carlos Melgar, Sebastián Melgar, Bruno Miranda, Sebastián Reyes, Yomar Rocha, Patricio Rodríguez, Javier Rojas, José Sagredo, Kevin Salvatierra, Bruno Savio, Javier Uzeda, Jhon Velázquez y Gabriel Villamil. DT Antonio Carlos Zago. Roberto Fernández, un jugador desequilibrante con gran velocidad por el ala izquierda, punzante y habilidoso, capaz de bajar en los tiempos adecuados. Se ha consolidado en un puesto que es clave en el fútbol de hoy, desdibujando un rol específico de marca y fortaleciendo la condición de apertura de espacios y llegadas de gran riesgo por uno de los costados del campo.

El brasileño “Chico” Da Costa, además de ser un jugador desequilibrante, se constituyó en el máximo goleador del campeonato con 10 goles. Uno de ellos histórico, al anotarlo a los 18 segundo de comenzada la final contra The Strongest. Le siguieron Bruno Miranda también de Bolívar y el argentino Facundo Suárez de Oriente Petrolero, ambos con 9 goles.

El arquero menos vencido: en términos estadísticos el arquero menos vencido del torneo fue Rubén Cordano, de Bolívar, con 12 goles en contra en 21 partidos, un promedio espectacular con apenas 0,57 goles en contra por partido.

Expresidente de Bolivia e historiador.

“El campeón, Bolívar, obtuvo el 77,77% de los puntos en juego. El subcampeón, The Strongest, obtuvo el 61,90%.
23 goleadas en el campeonato (33 menos que en el anterior torneo”.
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS