Antes de cada juego besa una medallita que lleva a todas partes

El DT Costas, un fiel devoto que “no parece argentino”

No le molesta que lo apoden Alf, pero en Ecuador y Colombia lo llaman Jorge Messi, por el parecido que tiene con el padre del astro que milita en el PSG.

Campeones
Marco Mejia
Por 
La Paz - martes, 16 de agosto de 2022 - 0:00

Gustavo Costas se define como un hombre devoto. El entrenador cumple antes de cada partido un ritual de besar una medallita del Señor de los Milagros, que la lleva desde que dirigió al Alianza Lima de Perú. Es cabalero y “no parece argentino”.

El nuevo seleccionador de la Verde contó en diversas entrevistas que su apego a la imagen de Jesucristo empezó hace casi dos décadas.

“Es una medallita del Señor de los Milagros. Empecé en 2003 como entrenador de Alianza Lima porque la gente del club es muy devota. El equipo y todos los trabajadores del club participan de la procesión y pasean la imagen por toda la ciudad. Es más, como el homenaje dura todo el mes, el club cambia durante octubre su camiseta azul y blanca por azul y morado, que es el color del Señor de los Milagros”, confesó Costas al portal El Gráfico.

Se le consultó qué pedía en el rezo que realiza antes de cada compromiso. El DT comentó que “obviamente no pido por un resultado deportivo, porque además el rival también puede pedir lo mismo, no tiene sentido. Sí le pido que nos cuide a todos, que salga lo mejor, y que sepamos aceptar la derrota y la victoria”.

Entre 2017 y 2018, Costas dirigió por seis meses al club Al-Fayha, de Arabia Saudita, donde la dirigencia de esa entidad se enteró del rito que tenía el entrenador y le pusieron algunas condiciones: “No podía besar la medallita ni persignarme. Los príncipes sabían de mis ritos y me lo dejaron claro: podía hacerlo en el vestuario, pero no en público. Tenía que llevar la medalla en el bolsillo, no exhibirla ni besarla”.

Cuando Costas dirija a la Verde, no tendrá problemas en besar la medallita; es más, cuando tenga un tiempo podría hasta visitar al Señor de los Milagros, que se encuentra en la parroquia La Merced, de la calle Colón y Comercio, al frente de la sede histórica del club The Strongest.

¿Y el apodo?

Costas afirma que no le molesta que le hayan puesto el apodo de Alf, el muñeco de la serie de televisión de la década de los años 90. Sin embargo, saca a la luz que en los países en los que dirigió le decían Jorge Messi, por el parecido que tiene con el padre del astro que milita actualmente en filas del PSG.

“No me molestaba para nada que me digan Alf, si ahora me dicen Messi, Jorge Messi, todo el mundo, en Ecuador, en Colombia dicen que me parezco. De chico me decían Chino, en el barrio, me lo pusieron así por los ojos”, recordó. Costas dirigió en varios países del continente y tiene claro que en varios lugares no quieren a los argentinos por ser “soberbios”.

“Pensamos que somos superiores a todos. Somos soberbios y eso molesta. Ojo que también nos respetan y nos admiran mucho. Cuando fui campeón con Alianza me hicieron un reportaje y el título fue: No parece argentino”, contó.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS