Minuto 90

Parecidos, pero diferentes

Campeones
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - domingo, 16 de abril de 2017 - 0:00

Sebastián Fest, Columnista La Nación

Lo lógico hubiera sido colgar en la puerta un cartel de "abierto las 24 horas”. Era agosto de 1998 en Barcelona y la habitación 619 del hotel Hesperia tenía la potencia de un agujero negro: allí se alojaba un Marcelo Bielsa en la plenitud de su energía y demasiado excitado para dormir. Al igual que a Jorge Sampaoli hoy, le había llegado la oportunidad de su vida, dirigir a la selección nacional. Pero Bielsa le sumaba a la alegría una obsesión: quería dejar la dirección técnica del Espanyol, al que acababa de llegar, en un ambiente de "consenso y armonía”. Sampaoli, más práctico, no pretende ese imposible en el Sevilla.

La salida de Bielsa se convirtió en un culebrón de semanas que él mismo potenció hasta extremos impensables. "Hay una cláusula del contrato que me habilita a entrenar a la selección. Quiero irme despedido como caballero, porque yo me porté como caballero. Nada me afecta más que el desprestigio”, le dijo por entonces a La Nacion.
 
Aquél era el argumento central de un Bielsa que vivía a base de jugo de naranja y fotocopias de las por entonces incipientes ediciones online de los medios argentinos. Más de una madrugada debió mandar a su asistente Javier Torrente a buscar comida por media Barcelona para terminar mintiéndole al hambre con las aceitunas del minibar. Mauricio Pochettino era uno de sus jugadores y José Pekerman, mánager general de los seleccionados nacionales, el nexo con la AFA.
 
"No quiero dejar una mala imagen”, le decía Bielsa a Pekerman cuando le pasaban la llamada en el bar del Hesperia. Un Bielsa que cuando Pekerman lo contactó para ofrecerle la selección, pensó que era para que le pasara "informes” de sus jugadores: "Fui con una disposición virgen”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS