Rock and roll en el salón de la fama

sábado, 21 de diciembre de 2013 · 19:02
Nirvana, Kiss y Peter Gabriel han sido nominados para ser incluidos en el Salón de la Fama del Rock and Roll y la noticia ha causado, como todos los años, una mezcla de molestia y repudio, no por los nombres elegidos, sino por la injusta tardanza.
Este sentimiento ha acompañado el "Hall” desde hace mucho por constantes y globales cuestionamientos a sus periódicas elecciones que pretenden premiar y elegir los nombres claves de la historia del rock.
El  Hall Fame of Rock and Roll  se fundó en 1983 con un monumental museo en Ohio diseñado por el famoso arquitecto de la pirámide del Louvre, el chino-americano Leoch Ming Pei. Y allí, cada año se han ido incluyendo los nombres que han escrito la historia del rock, tarea que lleva adelante un grupo de 30 jurados provenientes de distintas disciplinas ligadas a la música, quienes evalúan en una reunión anual las opciones propuestas por los miembros, con la única salvedad de que el artista o el grupo haya lanzado su primer disco sencillo hace 25 años. Basado en las propuestas se conforman comités que evalúan el historial y el aporte dentro del Rock progresivo, el Hard – metal (o rock pesado), el  Rhythm and blues y el Hip Hop.
En 1986 comenzó la inclusión de nombres fundamentales, en esa oportunidad se indujo a los pioneros del Rock and Roll: Chuck Berry, Elvis Presley, Little Richard, James Brown, Ray Charles, Jerry Lee Lewis y Buddy Holly. Posteriormente ingresaron B.B. King, The Beatles, Bob Dylan y los Rolling Stones, lo que hacía suponer que había de seguir una lógica selección de los nombres que han ido escribiendo la historia del rock, sin embargo, el tiempo fue mostrando inexplicables criterios por los cuales se elige a unos y se pasan por alto a muchísimos otros indiscutiblemente imprescindibles.
Al llegar a sus 20 años, los historiadores y fans del rock ya tildaban de "Hall de la vergüenza” a la institución por sus sorprendentes elecciones que provocaban efusivas reacciones de indignación y rechazo. No era para menos, ya que en el camino quedaban artistas y grupos sin los cuales jamás se habría pensando siquiera en construir un museo del rock y sí figuraban una lista de nombres que nadie realmente hubiera extrañado como Clyde Mc Phatter, LaVem Baker, Jimmy Reed, Bobby Bland, Duane Eddy, The Moonglows, Steve Douglas y The Flamingos.
En contraposición, hasta la fecha no son parte del Salón de la Fama del Rock and Roll nombres como Deep Purple, autores del riff de rock más famoso en el mundo, el de  Smoke on the wáter,  con el cual todo adolescente inicia sus aspiraciones de guitarrista de rock. Cómo se explica que tampoco estén Jethro Tull, King Crimson, Emerson, Lake and Palmer, Yes, creadores del rock progresivo. Y en el caso del sonido pesado, resulta inaudito que no figuren Judas Priest "Los Dioses del Metal”, Ronnie James Dio y Iron Maiden. La lista podría seguir con muchísimos nombres que realmente han escrito las más logradas páginas de la historia del rock, a diferencia de otros artistas como Madonna, Prince o Abba que bien podrían encabezar la lista del Museo del Pop o del comercio de la música y que curiosamente ya fueron incluidos. En los últimos años recién los jurados han comenzado a ceder en algunos nombres exigidos por los fans, permitiendo el ingreso de Rush, Alice Cooper, Genesis y Metallica.
Pero no toda la gente del rock ha recibido con agrado y gratitud su asignación y han respondido con el desplante, Eric Burdon de los Animals, Van Morrison, Levon Helm de The Band, David Bowie y Axl Rose son algunos de los que no acudieron al evento, los Sex Pistols, como era de esperarse del grupo emblemático del punk, respondieron con una carta insultante.
Este año finalmente ingresan tres nombres fundamentales, sin los cuales no se podría contar la historia del rock, en especial Nirvana, que revolucionó el sonido de los 90 y que posibilitó además alargarle la vida al rock.
Como suele ocurrir con los premios Grammys, los premios Oscar en el cine y la mayoría de las instituciones de reconocimiento, el Salón de la Fama del Rock and Roll suele caer en la confusión de creer que lo bueno es lo que vende más, lo que explica el término "fama” en su nombre, pero si se trata de evaluar y seleccionar a quienes han creado y han desarrollado el rock no es recomendable, ni creíble, tomar como fuente este museo, afortunadamente hay muchos textos y sobre todo discos que cuentan la verdadera historia y los aportes de grupos y artistas, al "Hall Fame” vale la pena considerarlo sólo como un bonito salón de fiestas, donde algunos privilegiados celebran la existencia y el crecimiento de la música más transgresora, el rock.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias