Se trata de la novela del escritor paceño Rodrigo Urquiola

Lluvia de piedra, hacia una narración de la revelación

La obra fue finalista del Premio Nacional de Novela de 2010. Según la reseña, en el libro se conjugan fuertemente, la poesía, la narración y la descripción.
lunes, 27 de octubre de 2014 · 22:23
Christian J. Kanahuaty   / La Paz (*)
Lluvia de piedra, finalista del Premio Nacional de Novela de 2010, es sin duda una novela que vale la pena leer. Escribo esto no con el ánimo del crítico sino con el sentimiento de la amistad, del respecto y la admiración por su obra.
Urquiola marca el camino. La novela de Urquiola es de una sutileza estremecedora, podría ser comparada con otras novelas aparentemente similares, pero lo que hace es justamente convertir elementos ya conocidos en una suma completamente nueva de realidad que va a camino entre lo onírico, el horror, la ansiedad y el viaje íntimo.
Y aquí, intimidad no significa habitaciones o departamentos de puertas cerradas. Intimidad significa permanente cuestionamiento sobre lo que los ojos ven y resulta increíble que así sea, porque la realidad que nos presenta Lluvia de piedra está marcada por el constante nombramiento de aquello que nos empeñamos en señalar como real. No es simplemente una novela sino una forma de ver y entender el mundo y la escritura.
Porque justamente uno de los rasgos de la novela de Urquiola es su escritura, ya Mauricio Souza Crespo lo decía al referirse a la obra de Zavaleta Mercado, lo que se presenta es, como en el cuento de Poe, una carta robada que se oculta en el lugar más visible de la habitación, y esa carta, en ambos casos, es la escritura. La forma peculiar de construir con palabras un apocalíptico escenario dota a la novela de una singular belleza. Cercana quizás a la novela de Auster El país de las últimas cosas. Pero, no. Lluvia de piedra no sigue esa senda descrita por Auster, lo que nos muestra es que existe y hay otra forma de nombrar las cosas; en su escritura se siente el aliento de otras lecturas y de otra forma de construir todo el andamiaje narrativo para convertir un hecho como la vida después de la muerte en un acontecimiento digno de narrar.
En la novela se conjugan fuertemente, la poesía, la narración y la descripción. Urquiola, entonces es poseedor de un conocimiento genuino sobre lo que es escribir y contar una historia, no sólo con el fin de entretener, sino con la idea de introducir al lector dentro de los escenarios que él es capaz de crear en cada página.
Finalmente, al leer tuve la sensación de asistir a un momento importante. Uno donde debía decidir. Me explico. Desde hace un tiempo se ha venido escribiendo y reseñando novelas de corte intimista que parece ser el signo con el cual se van escribiendo ciertas historias y novelas en la Bolivia de hoy. Los artífices de esa tendencia son jóvenes nacidos entre 1975 y los primeros años de la década de los 80.

Y sin embargo, la novela de Urquiola parece dividir las aguas. Unas hacia Fantasmas asesinos, Hablar con los perros y Lluvia de piedra y otras hacia El lugar del cuerpo, Hoteles, El amor según, Western y Cinco. Ninguna de las dos aguas es mala o buena, simplemente son tendencias hacia donde se dirige la narrativa en nuestro país. Y por ello, es necesario prestar atención a todo el ejercicio narrativo desplegado por Urquiola, porque es diferente y de alguna manera oxigena y demuestra que hay un punto intermedio al igual que Hablar con los perros, entre la intimidad y el exterior, o si se quiere ir más lejos, entre el intimismo y la política.

 HOJA DE VIDA

Origen Urquiola nació el  1 de noviembre de 1986, en La Paz.
Obras Publicó el  libro de cuentos   Eva y los espejos (2008) y  la obra de teatro El bloqueo (2011). Hace una semana ganó el  Concurso de Novela Marcelo Quiroga Santa Cruz.

 

 

 

 (*) Es escritor y periodista
 paceño.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios