Francisco Sierra, investigador y director de CIESPAL

El pensamiento de América Latina está a la vanguardia

Sierra explica, entre otros detalles, las razones del homenaje que hará la institución que lidera al investigador Luis Ramiro Beltrán.
sábado, 20 de septiembre de 2014 · 19:27

Alfonso Gumucio Dagron
Hace pocos meses Francisco Sierra abandonó sus actividades en la Universidad de Sevilla y en numerosas redes especializadas de investigación en comunicación de Europa, para asumir la dirección del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (CIESPAL). Por la  institución emblemática, con sede en la ciudad de Quito,   han pasado varias generaciones de especialistas de la comunicación y periodistas de la región latinoamericana.
Sierra asumió el desafío de continuar y fortalecer la labor iniciada por su predecesor, Fernando Checa, quien hizo el esfuerzo de sacar a CIESPAL de un periodo de letargo en el que estuvo sumida la institución durante gestiones anteriores.
Los libros y textos de investigación que ha publicado Francisco Sierra, su capacidad organizativa y su compromiso de muchos años con América Latina avalan su liderazgo en el campo, a pesar de las críticas de corte chovinista que recibió al asumir el cargo y del equilibrio que tendrá que ejercer día a día para mantener la independencia de CIESPAL del aparato gubernamental ecuatoriano que respalda a la institución.
Conozco a Paco Sierra desde hace algunos años y somos compañeros de ruta en varias iniciativas de fortalecimiento del campo de investigación en comunicación. Elegí un texto suyo para la Antología de Comunicación para el Cambio Social y recientemente pude conversar con él en Bogotá acerca de su primera visita a Bolivia esta semana, donde entregará la Medalla de Oro de CIESPAL a Luis Ramiro Beltrán y dictará una conferencia magistral en la Cátedra IPICOM de la UMSA.
La Medalla de Oro para Luis Ramiro Beltrán es el primer acto importante de tu gestión en CIESPAL.
El homenaje quiere poner en valor el legado de la comunicología latinoamericana, al tiempo de vivificar una obra y una trayectoria intelectual que sin duda es ejemplar. Hemos querido iniciar la nueva gestión con la Medalla de Oro instituida por esta nueva dirección general como gratitud y distinción de las contribuciones al pensamiento y, en particular, en el caso de Luis Ramiro, al desarrollo de nuestra institución. Su figura pionera dará nombre a la Cátedra de Comunicación para el Buen Vivir. De él aprendimos a pensar críticamente la comunicación y los procesos de desarrollo y a él debemos la definición y conceptualización de las políticas de comunicación.
¿Cuáles son las principales líneas de trabajo que quieres impulsar?
Es difícil resumir  98 páginas del plan estratégico, del que daremos cuenta en la página institucional que esperamos se convierta en el gran portal de la comunicología latinoamericana. Destaco tres objetivos básicos.
El primero es reforzar la visibilidad, presencia y proyección de la comunicología latinoamericana, ello planteado como un problema de economía política del conocimiento, pues estimamos que el neoliberalismo ha afectado las bases, proyección y presencia del pensamiento propio en nuestras universidades y asociaciones científicas. CIESPAL vivía un déficit notable en este sentido, empezando por no tener una agenda o política científica sistematizada.
Un segundo objetivo es la cooperación para impulsar el proceso de internacionalización de CIESPAL, que pese a ser un organismo internacional ha vivido últimamente en clave local, sin proyectos de relevancia regional. Tenemos un alto capital simbólico que permitiría contribuir a procesos de emancipación en África, Asia o en la misma Europa. Poner en valor esta experiencia y legado a nivel internacional es importante.
En tercer lugar, queremos situar a CIESPAL como centro de pensamiento y nodo de convergencia, abordando las cuestiones vitales de geopolítica de la comunicación (Unasur, CELAC, ALBA) y redes de intercambio entre academia, profesionales y medios de información y sociedad civil. Esta labor es crucial y en ello hemos venido definiendo alianzas con sociedades científicas, medios comunitarios, universidades y poderes públicos.
Trabajaremos con redes representativas de los medios comunitarios como AMARC o ALER, tratando a la vez de crear espacios de deliberación y definición de agendas sobre los medios públicos, la democratización de la comunicación y el desarrollo de proyectos integracionistas. CIESPAL es la casa de todos para articular, mediar, promover alianzas y procesos de cooperación y convergencia.
¿Cómo valoras el papel de la investigación en comunicación en América Latina?
Muy positivamente, pero mi caso es atípico. Como latinoamericanista, incluso en mi tesis doctoral cuyas referencias eran todas de América Latina, me reprocharon esta tradición.
Pero más allá de mi periferia vital que me une a México, más allá de mis afectos y reconocimiento en la segunda patria, mal llamada en su momento Nueva España, mi valoración se fundamenta en un juicio académico, científico. En muchas áreas y líneas de investigación en comunicación, el pensamiento latinoamericano está a la vanguardia.
Si Jorge González o Jesús Galindo, si Guillermo Orozco o Muniz Sodré hubieran nacido en París, serían las lecturas de referencia obligada, pero la geopolítica del conocimiento determina un limitado alcance de sus obras. Esto es un problema que hay que abordar. La obra de muchos pensadores de América Latina en comunicación está muy por delante de las aportaciones comunicológicas de Francia e Inglaterra (desde luego también de España y Estados Unidos).

Presidirá  el acto de  homenaje a Beltrán

Francisco Sierra estará en la Cátedra IPICOM, el lunes 22 de septiembre a las 18:30, en el auditorio de Sociología de la UMSA; y el martes 23 de septiembre, en la Universidad Católica  para el homenaje a Luis Ramiro Beltrán.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias