Filme de Jáuregui, de 1927, ya se puede descargar de internet

La cinta, titulada El bolillo fatal, fue dirigida por Luis del Castilla. La película, hallada y resguardada en la Cinemateca Boliviana, fue restaurada en México.
miércoles, 05 de octubre de 2016 · 02:00
Anahí Cazas  / La Paz

 El filme  El bolillo fatal, un histórico documental que muestra el fusilamiento de Alfredo Jáuregui, acusado de matar al expresidente José Manuel Pando, ya se puede descargar directamente -en  más de 190 países- del portal boliviano www.vivirenbolivia.net. La cinta, dirigida por  Luis del Castillo,  data de 1927 y es uno de los filmes más antiguos de Bolivia.

"El bolillo fatal ya se puede descargar o ver en línea. La idea de subir el filme surge  por dos razones:  la demanda que tenemos del exterior y las dificultades que existen para enviar copias al exterior”, aseguró Elizabeth Carrasco, responsable del Centro de Documentación de la Cinemateca Boliviana.

  Según Carrasco,  muchos investigadores se muestran interesados en ver el filme. "Llegan a la Cinemateca y  pueden ver el material. Sin embargo, tenemos pedidos de mucha gente que trabaja en el exterior y quiere ver la cinta”, comentó.

   El costo de la descarga es 9,90 dólares. Además,  se ha habilitado  la opción de alquilar  la película en línea por el precio de 7,5 dólares.  Todo el dinero recaudado   beneficiará directamente a la Cinemateca Boliviana.

"Trabajamos con el responsable del portal, Daniel Casatiel, quien  también es el encargado de nuestra página web”, contó Carrasco.

 El año pasado, la  Cinemateca Boliviana subió al portal la película silente  Wara Wara (1930), de José María Velasco Maidana. "Este filme ha sido muy demandado en países de Europa”, añadió.

   La plataforma de distribución digital  www.vivirenbolivia.net    ofrece a los internautas  un catálogo con varios filmes bolivianos, como el documental Corazón de dragón, de Paolo Agazzi; Las bellas durmientes, de Marcos Loayza, Evo Pueblo, de Tonchy Antezana.       

En la página se incluye la sinopsis de la película,  la ficha técnica y un pequeño adelanto audiovisual  del filme.  
 

 El bolillo fatal  fue hallado en  marzo de 2012 por técnicos de catalogación del archivo de la Cinemateca Boliviana, en el marco del proyecto Imágenes Bolivia. Desde esa fecha  la institución gestionó la restauración de esa cinta. 

En agosto de 2014, la Cinemateca   gestionó la restauración del filme con expertos de la Videoteca de la  UNAM, de la Cineteca de Chile y  otras instituciones especializadas.

Luego de varias gestiones, el filme fue restaurado   el  año pasado  por técnicos de la Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En esa ocasión, las expertas de la Cinemateca,  Carolina Cappa y María Domínguez, quienes descubrieron los rollos de nitrato de plata de la cinta en 2012,  trajeron  al país  las copias digitalizadas. En la actualidad, los rollos  y una copia digital en DVD se guardan en el archivo de esa fundación.

 Según Márquez,  la Cinemateca invirtió un monto de  2.500 dólares en el material de la cinta. Destacó que los expertos  restauraron  de forma gratuita por más de 15 días. En esa ocasión, se informó que los rollos estaban guardados en una lata junto a un material que fue donado por el ex Cine Bolívar de La Paz. En 2014,   Márquez viajó a México para entregar los rollos   a la Filmoteca de la UNAM.

Un hecho histórico

El 5 noviembre de 1927, a pocas horas de morir fusilado, Alfredo Jáuregui sonreía, miraba al suelo y luego elevaba la cabeza hacia el cielo. Ésa es la primera escena del filme El bolillo fatal o El emblema de la muerte, del director Luis del Castillo, cinta  que en marzo de 2012 fue hallada por técnicos de la Cinemateca Bolivia. 

El filme  muestra también escenas de la lectura de la sentencia, su fusilamiento en El Kenko e instalaciones de la cárcel de San Pedro de entonces. Alfredo Jáuregui y sus dos hermanos fueron acusados de asesinar al expresidente José Manuel Pando. Ellos fueron sindicados porque encontraron el cadáver del exmandatario. Sin embargo, él fue el único sentenciado a muerte por fusilamiento, luego de un sorteo, un procedimiento legal que se practicaba en la época. Sus dos hermanos tuvieron otras condenas. El caso conmocionó a la sociedad boliviana de ese entonces.

 

 

 
 
 
 
 

 

33
6

Otras Noticias