Crítica

Siete operares

viernes, 4 de noviembre de 2016 · 00:00
Diego Aramburo (*)

Son seis obras, pero siete operares (a parte del operar conjunto en la Bienal). Siete porque cada obra tiene el suyo y el laboratorio en sí es el séptimo.

¿Cómo es la lógica de un laboratorio artístico? Este procedimiento en sí es una acción en el tiempo entre cuerpos encontrados. Es una suerte de "performance” con consciencia de diálogo artístico. Diálogo en el que hay un movimiento desde la curaduría  hacia la compenetración en lógicas y sensibilidades individuales para ayudarlas a moverse hasta profundizarse y transformarse en acciones cada vez más contundentes y coherentes consigo mismas y con su autor (con su lógica y sensibilidad de base). Otra vez la acción de ver con los oídos y de (re)mover algo hacia su propio trasfondo.

Y luego las seis obras que, pecando de simplificar lo complejo, pueden enmarcarse de alguna forma en las siguientes frases que sirven de provocación al ingreso de los universos que contienen.

La operación del transformar el tiempo de una acción casi cotidiana y mecánica-laboral en un gesto artístico y performático: Sin Título / Hôtel de Cloître de Alfredo Coloma.

La acción de revelar la sustancia/esencia trascendental/inmaterial de algo tan subjetivo, pero pretendidamente "objetivado” como es un diagnóstico médico: Transmutación de Aldair Indra. 
Descubrir/ofrecer un accionar a través de los años (desde el activismo y accionismo), como obra, como una sola acción deconstruida: Máquina 13MAGPEG de Andrés Mallo.

Cómo opera el miedo en una sociedad que exige que la gente, pero particularmente mujer, esté alerta, a la defensiva, listo para la violencia: C9H13NO3 de Paola Oña.

El accionar del tiempo sobre uno (a través de un mensaje repetido), la acción repercutiendo sobre el receptor de la misma, que a su vez es protagonista/performer de esta recepción: Inercia de Camila Rocha.

Y, finalmente, la operación de desmontar la imagen del propio artista (en nuestro contexto), y factores que poetizan esta figura, como la "soledad filosófica” y la "angustia creadora”: Jamás Leído de Winner Zeballos.

Seis operaciones performáticas, cada una con una forma final que deriva de su propia lógica y no así del canon de lo que se asocia a priori (románticamente), con "performance” y "accionismo”.

(*) Es dramaturgo y director de teatro. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1