Reseña

Viejo Calavera, una experiencia sensorial

martes, 13 de diciembre de 2016 · 01:53
Gonzalo Díaz Díaz de Oropeza (*)

Luego de ver el trailer de Viejo Calavera, la expectativa por ver la película de Kiro Russo era muy grande. Las luces y la música en la discoteca, por ejemplo, evocaban a la producción del danés Nicholas Winding Refn (sobre todo With Blood on My Hands: Pusher II, 2004). Asimismo, el minero que habla sobre lo mal que se porta el protagonista Elder Mamani recordaba a películas con actores naturales, como La perrera (2006) del uruguayo Manolo Nieto.

Estas primeras impresiones, sumadas al casi continuo anuncio de reconocimientos obtenidos por la película en el exterior, prometían que se trataba de un hito del cine boliviano. Y, evidentemente, esta obra cinematográfica lo es, porque "actualiza” la producción boliviana independiente, respecto a la de otros países.

El filme de Russo puede dialogar de igual a igual con películas como La Libertad (2001) o Jauja (2014) del argentino Lisandro Alonso, Madeinusa (2005), de la peruana Claudia Llosa o Post tenebras lux (2012), del mexicano Carlos Reygadas Barguín. Sin embargo, para quien escribe, la primera impresión que dejó la película fue de incomprensión, de un vacío que difería totalmente a lo provocado por el trailer.

Cuando aquella incomprensión se fue transformando en reflexión, recién comenzaron a aflorar las virtudes de la producción.

Lo mejor de la película es la fotografía. Hay escenas memorables que permanecerán en la psique de los espectadores, como la imagen del Cinturón de Orión, que se ve por encima de los cerros o las numerosas secuencias filmadas en el interior de la mina. Asimismo, los colores y las luces de la escena inicial en la discoteca son perfectas, lo mismo que la música elegida para ella.
Precisamente, la música y los sonidos son los otros aspectos sobresalientes del filme. Hay escenas visualmente memorables, que son anunciadas y sustentadas con sonidos, como aquella en la que el protagonista toma un baño en una laguna subterránea; o esa otra en la que un grupo de llamas irrumpe en la pantalla, generando sonidos que parecen inframundanos, lo mismo que aquellos producidos por las máquinas.

El guión es otro aspecto destacable del filme. Éste genera múltiples interpretaciones. Personalmente creo que la película plantea una reflexión sobre las luchas fratricidas entre mineros, que han ocurrido en años recientes, justamente, en los lugares donde la película fue rodada, como el cerro PosoKoni.

La historia de la película  gira en torno al   deceso misterioso de un minero, cuyo puesto es ocupado por su hijo. Éste último, al igual que los otros trabajadores, no tienen claras las circunstancias del fallecimiento, por lo que, incluso, llegan a sospechar del hermano del desaparecido. Este personaje, llamado Francisco, es el más misterioso del filme. Casi nunca habla y todos le reclaman por ello; además, es el único que lleva un casco en el que se lee claramente: Comibol.

Viejo Calavera también es una historia de redención. En una primera parte, caracterizada por la oscuridad, en la que los mineros aparecen dentro de la mina o fuera -pero de noche-, se ve al protagonista en una suerte de autodestrucción. En cambio en la segunda parte, caracterizada por una abundante luz blanca, se observa un cambio en el personaje, que al final demuestra que es capaz de sentir empatía. Lo que pasa en la transición entre estas dos etapas es otro de los misterios del filme.

En resumen, se trata de una película que pone a la producción nacional al mismo nivel de las producciones independientes extranjeras de los años recientes. Y lo logra con una excelente producción técnica y un guión oscuro, que obliga a ver el filme más de una vez.

(*) Es periodista. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

78
7

Otras Noticias