La Placa: “El arte es un don que no sabemos a qué obedece”

El creador potosino Alfredo La Placa contó varios detalles de vida y obra en una entrevista anterior.
sábado, 31 de diciembre de 2016 · 00:00
Página Siete  / La Paz

"El artista tiene una visión más larga de cosas que otros no ven”, dijo   el maestro Alfredo La Placa, quien aseguró  en una entrevista anterior   que la   esencia de sus obras ha nacido  de los momentos más sencillos, como oler una flor en el Montículo, en Sopocachi, uno de los lugares que más extrañaba en los últimos años.
   
 ¿Cómo ha comenzado  su relación con el arte? 

De niño tenía un interés especial por la ciencia y leía muchos libros científicos que me facilitaba mi padre. Así, empezó a desarrollarse en mí un deseo de conocer todo, de conocer el mundo.
 
Pero mi interés por el arte llegó sobre todo con el estudio de la medicina, al conocer el cuerpo humano. Cuando uno hace disecciones, ve el funcionamiento anatómico, se da cuenta de que es un mecanismo extraordinario, que cada cosa obedece a una razón.

 Más allá de que tuvo una formación autodidacta, ¿qué influencias reconoce?

Cuando llegué a Europa, a cuatro años del final de la Segunda Guerra Mundial, lo primero que hice fue ir a ver la colección de la Academia de Arte Breda en Milán. Me sobrecogió el Cristo de Mantegna porque en él vi lo que había estado estudiando en el cuerpo humano. Fue algo extraordinario, una de esas experiencias que marcan para toda la vida.

 ¿Cuáles son sus pintores favoritos?

Velásquez y Mantegna, pero desde luego hay muchos grandes... Goya, Tintoretto, Rubens... Pero también hay artistas más próximos, pintores como Gorki en Estados Unidos, que fue el maestro de todos; Kuning, que es un grande.

Teresa Gisbert lo califica como un artista independiente de la generación del 52, ¿esto se debe a una posición de defensa de la autonomía del arte?

 Es eso exactamente. No es mi posición la de plegarme a una u otra tendencia. Cada quien es libre de elegir lo que le mueve, lo que le emociona. Siempre me emocionó la naturaleza y a partir de ella construí mi pintura.

Tiene series inspiradas en lo telúrico, las montañas...

 Vienen de la necesidad de representar elementos que construyen la visión de país, del entorno en el que se vive.  Esencialmente yo he vivido en el altiplano, porque he nacido en Potosí, he crecido en Oruro y he vivido en La Paz y siempre he estado ligado a la minería. Cuando tenía 14 años me fascinaba entrar a las bocaminas de Oruro, sentir el olor de los minerales, ver los charcos de agua, los colores de los minerales combinados… 

¿Cuál es su definición del arte? 

El arte es 1% de inspiración y 99% de transpiración. Es sobre todo un don que no sabemos a qué obedece. El artista es un elegido para transmitir algunas voces, algunas formas, algo que el resto no percibe. En el momento de pintar uno no sabe qué va a hacer frente al lienzo. De repente empiezas a poner color y una cosa te lleva a otra y a otra... y el primer sorprendido del resultado eres tú mismo, porque si pintas de corazón, te pierdes en el acto de pintar. Es como si entraras en un estado de trance en el que alguien te está llevando de la mano. Yo sólo me doy cuenta cuando "despierto”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

158
94