Cineastas piden aplicar medidas más rígidas contra la piratería

La norma ya se encuentra en la Asamblea Legislativa y se busca que sea promulgada a principios de 2017. Ayer, el Ministerio de Culturas se reunió con cineastas.
jueves, 8 de diciembre de 2016 · 00:00
Eliana Flores  / La Paz

Reforzar la lucha contra la piratería. Esa fue una de las principales propuestas para mejorar el anteproyecto de la Ley del Cine. 

"Es un punto por el que hemos luchado con el Conacine. Cada vez que pedíamos que se haga algo nos respondían que no, porque no había nada en la ley que penalice esta acción”, sostuvo  Mela Márquez, cineasta y directora de la Cinemateca Boliviana.

Según Márquez, la lucha contra  la piratería es fundamental, porque se tiene intenciones de imponer tazas de cobro a la venta de taquillas, pero (en el anteproyecto de  la Ley del Cine)  no hay una protección contundente respecto a la piratería. 

"Yo creo que sí debería haber un artículo en la ley que diga que el Dinacab (Dirección Nacional de Cine y Audiovisual Boliviano) o la autoridad competente tiene que coordinar las acciones para el combate contra la piratería”,  sostuvo.

 Ayer, cineastas y representantes del Ministerio de Culturas se reunieron  para discutir y sugerir cambios en el anteproyecto  de la Ley del Cine  en ambientes de la Cinemateca Boliviana.  
La propuesta ya se encuentra en la Asamblea Legislativa y se busca que sea promulgada  a principios del próximo año. 
 

Otra de  las sugerencias fue    incluir una tarifa a las productoras  internacionales que deseen rodar en Bolivia y con la ayuda de técnicos nacionales.   
  
   "Nuestra inquietud era introducir no solo un concepto, sino un principio que defina  la co-producción nacional, en la que se establezcan criterios para acceder al interior de fondos nacionales o internacionales”,  dijo el cineasta Nelson Martínez.

Este comentario fue realizado en relación al cobro de coproducciones nacionales e internacionales  en las que, en  opinión de varios cineastas, es necesario  recaudar  algunos  ingresos. 

"No podemos introducir porcentajes deliberadamente en la norma, pero sí definiremos las coproducciones entre bolivianos y extranjeros”,  sugirió Max Eguívar, jefe de la Unidad de Promoción del Viceministerio de Turismo, en representación de Marko Machicao, quien estuvo ausente en la charla.

La abogada Joselín Chávez aclaró que ciertos puntos ya mencionados están incluidos en el artículo 14 de la nueva normativa. "Incentivar a nivel nacional e internacional la distribución, exhibición y preservación de filmes nacionales y coproducciones bolivianas”,  dice el inciso B. 
También, en el encuentro, varios de los asistentes  reclamaron  la presencia implícita y escrita de la Cinemateca Boliviana en la nueva normativa. Según varios de los invitados   dicha institución  se merece un reconocimiento por su trabajo de 40 años ad honorem.

"Es importante la presencia de la Cinemateca Boliviana  como contraparte en el texto, debido a que es la institución que resguarda de manera física los materiales audiovisuales que son patrimonio. Cuando tengamos que ir  a la Asamblea será de manera conjunta, porque si la Cinemateca no aparece en la comisión legislativa nos va a ir peor que en gabinete”,  explicó Sergio Paz.


En palabras de Ramiro Fierro, la experiencia con el Conacine demostró que "de donaciones y créditos tuvimos cero, y que el TGN sólo ha aportado lo mínimo para el funcionamiento del Conacine. Después que se apruebe la ley, puede que el Dinacab  sobreviva con el cobro de las tazas, cuando esos recursos deben estar encaminados al fomento de las actividades cinematográficas”,  expresó.

En el  artículo 12 del nuevo proyecto de ley se establece de que el Dinacab  será financiado por el Tesoro General de la Nación, donaciones, créditos, y  tazas administrativas que serán cobradas.

Otra de las sugerencias fue  obligar al Estado a realizar contrataciones a empresas productoras bolivianas para sus producciones, promociones y publicidades antes que a las empresas extranjeras”, añadió  Márquez.
 
Plantean crear una entidad al margen de Culturas
 
 Varios de los asistentes expresaron ayer la necesidad de crear  una entidad aparte del Ministerio de Culturas y Turismo  para manejar todas las regulaciones de la nueva ley.

"Todo pasará  por decisiones del ministro y no necesariamente por decisión de la institución. En otros países se relega esa decisión a la autoridad máxima del cine, ¿En  Bolivia tendremos esa misma situación o vamos a continuar con esa visión paterna del ministerio?”,  cuestionó Nelson Martínez.

En respuesta a la consulta, la abogada Joselin Chávez expresó que detalles como ése se añadirán no como un artículo y como una atribución más de la Dirección Nacional de Cine y Audiovisual Boliviano (Dinacab).

"Estamos planteando  tazas que cobren un determinado monto a la exhibición de películas extranjeras. Lo que nos interesa a nosotros como sector es disminuir la piratería, empezando a implementar políticas para ello, pero también los fondos tienen que provenir de  su propia institucionalidad para que así se capten mayores recursos”,  añadió Chávez sobre el perjuicio de la piratería.

Max Eguívar aseguró que la reglamentación de la nueva ley  apuntará a un trabajo conjunto con la sociedad civil como respuesta a las inquietudes de que en el texto no se menciona que la comunidad cinematográfica pueda participar en decisiones.

"Ninguna legislación se puede hacer sin la participación del sector de interés”,  comentó al respecto Eguívar.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1