Los fans de Playmobil consiguen piezas mediante internet y en la feria de El Alto

Los que valoran estos juguetes construyen historias que tienen un comienzo, muchas ramificaciones y que tal vez son interminables. Agregan gradualmente más muñecos a las colecciones que atesoran.
domingo, 10 de abril de 2016 · 00:00
Rodrigo Salcedo / La Paz

Hubo un tiempo en el que los coleccionistas no tenían la posibilidad de conseguir los Playmobil fácilmente. Estos juguetes, fabricados en Zirndorf (Alemania), eran comercializados por la juguetería Ismar, la cual desapareció tras los saqueos que sufrió durante la convulsión política que vivió el país en 2003.
 
"Yo iba hasta la Feria 16 de Julio, ahí encontrabas Playmobil desde 5 bolivianos, muchos de ellos sin accesorios y en regular estado. Con el tiempo los comerciantes se dieron cuenta que había mucho coleccionista y subieron sus precios hasta 25 bolivianos, como uno nuevo”, evoca Paolo Michel Navia, uno de los seis coleccionistas que exhiben sus Playmobil en el museo Costumbrista Juan de Vargas.
 
Otra forma de conseguir estos juguetes es a través de pedidos por internet. "De  Amazon  compré  a Frankenstein y todo su laboratorio y  de eBay, caballos de circo, que llegaron desde Argentina”, relata Enrique Montoya Choque.
 
"Gustavo Alonz es otro coleccionista, él compra mucho de eBay y es un purista, porque le gustan los barcos y las temáticas de la vieja época”, agrega.
 
En la actualidad, es la empresa  San Carlo  la encargada de vender y distribuir la línea Playmobil en la ciudad de La Paz.
 
Tanto Paolo como Enrique afirman que su colección está valuada entre 1.000 y 2.000 dólares, respectivamente. Aunque hay piezas como Billy o el Circo, que simplemente "no tienen precio”.
 
Los nostálgicos recordarán sus propias historias, la función del Circo Romani aún no terminó y habrá quienes se apuren para no perder su lugar; eso sí, los comisarios tendrán que estar atentos a que no llegue un grupo de piratas que busca secuestrar a una hermosa dama. 
 
Enrique es el creador de la popular "cholita Playmobil”. Su idea nació cuando creó la página de Facebook para coleccionistas locales. Ahí, relata, a la hora de crear el logo necesitaba algo representativo para que identifique al espacio como algo paceño. "Utilicé las trenzas de una dama china, el vestido de una dama antigua que emula a la tradicional pollera de chola y las abarcas; en sí, la hice  con tres Playmobil”, comenta.
 
Playmobil y tecnología
 
El romanticismo nos lleva a pensar que todo tiempo pasado fue mejor. De esa manera, nos remontamos a 1995: un niño crea una historia de piratas, castillos medievales, circos, princesas, cowboys y vampiros.  Su imaginación establece un enlace perfecto entre todos, la fantasía construye ficciones memorables.
 
Sólo es necesaria la vasta creatividad infantil y pequeños muñecos de 7,5 centímetros con sus respectivos accesorios.  Lejos en el tiempo ha quedado esto. Hoy vivimos una época en la que  las nuevas generaciones utilizan teléfonos móviles o juegos de video, lo tienen todo construido, todo armado digitalmente, dicen los especialistas.
 
Enrique, de 26 años, es coleccionista de Playmobil desde los cinco. El regalo más emblemático que recuerda de su padre es un circo Playmobil, que constaba de ocho muñequitos y  una pequeña pista. Aquel sería el comienzo del  Circo Romani  que ostenta hoy, lleno de elefantes, monos, camellos, público, automóviles, diversidad de payasos, malabaristas, magos y leones, además de toboganes y un palco VIP.
 
Su idea es "rescatar” la creatividad de las nuevas generaciones: "Hoy en día están -los niños-  con celulares o tabletas que básicamente no son juegos para niños; con esto creo que marcamos a nuevas generaciones para que despierten su imaginación”, afirma.
 
Las horas pasaban rápidas para Enrique, con historias en las que un vampiro amenazaba la paz y la armonía del resto de los ciudadanos. Para él, no había forma de que el mal triunfara y siempre aparecía un héroe que derrotaba a aquel pálido hombre de cabello púrpura. 
 
"Psicopedagógicamente ayuda a resolver problemas, al plantear situaciones que se presentan en la edad adulta, es importante este juego de roles. Despiertan la imaginación, se crea un mundo, una historia que no tiene límites”, dice.
 
Para Paolo esto es una pasión. Guarda en su bolsillo un comisario de atuendo azul y una bufanda oscura, que no está en exhibición, puesto que le tiene  un profundo cariño: es  uno de sus primeros muñequitos (fue fabricado en 1974). 
 
"En aquella época estaban los Power Rangers y por eso -muestra a su muñeco- se llama Billy”, expresa.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Comentarios