Barón Rojo dejó su huella en La Paz en un show “potente”

El momento cúspide del show fue cuando el grupo interpretó Hijos de Caín.
miércoles, 13 de abril de 2016 · 00:00
Diego Gonzales  / La Paz

La legendaria banda española de heavy metal y hard rock, Barón Rojo, cumplió su promesa y retornó a Bolivia luego de año y medio de su última presentación, en la que no pudieron realizar un show completo, debido a que se trataba de un festival con invitados internacionales del ámbito del metal, lo que generó una molestia de parte de los ibéricos.
 
El pasado sábado los españoles presentaron  un concierto de más de dos horas y media en el salón El Fantasio, ubicado en el centro de la sede de Gobierno. La Paz fue la tercera parada dentro de la gira por el país  que realizó una de las bandas más representativas de este  género en español y con  más de 30 años de trayectoria.
 
Ese día, los fanáticos del metal  de varias generaciones  se reunieron  desde muy temprano en la puerta del Fantasio.  Pese al mal clima, los seguidores   esperaron pacientemente el momento de ingreso.  El show comenzó con más de dos horas de retraso.
 
Cuando faltaban 20 minutos para la medianoche comenzaron a sonar las guitarras de los hermanos Armando y Carlos de Castro, riffs ochenteros que inmediatamente se convirtieron en los primeros acordes de Barón Rojo, tema homónimo de la banda española que cuenta la historia del famoso aviador de la Primera Guerra Mundial. 
 
Luego, De Castro dio la bienvenida al público y se entonó Larga vida al rock and roll, canción que fue coreada por todos los asistentes.
 
Los fanáticos de la banda ibérica acompañaron cada uno de sus temas durante más de dos horas, lapso en el que pudieron escuchar éxitos del hard rock en español como Las flores del mal, Volumen brutal o Cuerdas de acero. 
 
Uno de los  momentos cúspide de la primera parte del show fue cuando Barón Rojo, ayudado de todo el público, interpretó Hijos de Caín y Los rockeros van al infierno, temas que marcaron la década de los años  80 para muchos de los asistentes. Luego, sonó Los desertores del rock,  que acompañó la presentación de los integrantes. Uno de ellos fue José Luis Aragón,  histórico bajista que conformó la banda entre 1992 y 1995.
 
Luego de la primera vez que  dejaron  el escenario, volvieron e interpretaron tres temas representativos del rock español, Concierto para ellos, Resistiré y Siempre estás allí.  La última era una balada que cantaron todos los presentes con encendedores en la mano.
 
El show terminó pasada las dos de la mañana. A pedido de los asistentes, los españoles se despidieron del público paceño con El malo y Son como hormigas.  Con la misma energía como empezó el show, los hermanos De Castro nunca hablaron de cansancio ni de la altitud pese a ser su tercer concierto en el país y mientras bajaban del escenario solo se escuchaban gritos de ¡Larga vida al barón!

Comentarios