Una película muestra el impacto de la muerte del Che en Bolivia

El director Bahman Tavoosi llegó al país por primera vez en 2014. Entonces ya planeaba hacer una película relacionada con el guerrillero que murió en La Higuera en 1967.
miércoles, 03 de agosto de 2016 · 00:00
Gonzalo Díaz Díaz de Oropeza   / La Paz

En febrero llegó a Bolivia el director iraní-canadiense Bahman Tavoosi, quien trabaja en el rodaje de la película llamada Julia and Saint Che (Julia y San Che). El estreno está previsto para el próximo año, cuando se cumplen 50 años de la muerte del guerrillero Ernesto  Che  Guevara. 

"El filme está relacionado con el Che, pero muestra el impacto de su muerte en la vida de la gente en Bolivia”, explicó el cineasta. "Quiero mostrar cómo la muerte del Che ha impactado en la vida de la gente que vive en la región. Esa relación es muy simbólica porque, al final, también representa la relación del país con ellos”.

Tavoosi llegó a Bolivia por primera vez en 2014 para presentar en la Cinemateca Boliviana su documental A Dress Rehearsal for an Execution, que muestra la historia de una foto tomada durante la revolución de 1979 en Irán.

Tavoosi nació en Teheran, la capital iraní. En 2006, cuando tenía 23 años de edad, se trasladó a Canadá, donde comenzó a trabajar en la industria cinematográfica. "En mi país de origen era periodista y también hice filmes cortos”, contó. Cuando tenía entre 17 y 18 años presentó su segundo cortometraje. Tavoosi conoce los sets de producción desde pequeño, pues su padre es productor de películas.

Antes de la revolución de 1979 en Irán, surgió una nueva corriente cinematográfica. "Cuando comenzó la revolución, se hizo más fuerte. Ahora, gracias  a 37 años de historia, el cine iraní es de categoría mundial”, explicó. Entre los principales representantes están Abbas Kiarostami, Mohsen Makhmalbaf, Jafar Panahi o Asghar Farhadi. Éste último ganó un Oscar por su película Una separación (2011).

 Hace mucho tiempo, los cineastas de ese país han dejado las locaciones urbanas para trabajar en el campo, en las áreas rurales. Son producciones que reflejan la realidad, la cuestión humana y social. "El cine iraní trabaja mucho con niños y actores naturales”, explicó Tavoosi. 

En la producción de Julia and Saint Che participan productores canadienses y estadounidenses. En Bolivia, la producción ejecutiva está a cargo de Andrea Gutiérrez Miranda de Nirvana Producciones. "Hemos hecho una primera etapa del rodaje en lugares complejos; por ejemplo, en Chonchocoro o San Pedro”, señaló la ejecutiva. 

En estos meses, también han preparado a niños y han refaccionado lugares para los rodajes. Recientemente rodaron en Milluni, cerca del Huayna Potosí.

Es difícil rodar en un país que  no tiene industria cinematográfica, como Bolivia. "Voy a ser honesto, ésta es la experiencia más difícil de mi vida”, afirmó el director al explicar que no tuvo vivencias similares en otras partes del mundo donde ha trabajado como Irak, Canadá o Europa.

 Los fondos para la realización del filme provienen de Canadá y Estados Unidos. En Bolivia, sobre todo, hay un apoyo institucional. Gracias a éste,  por ejemplo, pudieron filmar en San Pedro o Chonchocoro. 

La película sólo se filmará en Bolivia. Aunque, el director tuvo que ir a diferentes lugares para conversar con personajes relacionados con el Che. En Estados Unidos, por ejemplo, conversó con el exagente de la CIA, Félix Rodríguez, que pasó la orden de ejecutar al guerrillero. Asimismo, en su exhaustiva investigación, ha conversado con las mujeres que lavaron el cuerpo del Che y le dieron de comer por última vez. 

Bolivia tiene muchas historias para contar al mundo. "Algo que me sorprendió de Bolivia es que la gente es amigable con las cámaras; no se escapan, quieren participar, tienen una gran pasión por el cine”, afirmó el cineasta.

 

 
 

2
5

Comentarios

Otras Noticias