Entre baile y llanto, México despide a Juan Gabriel

Ayer miles de mexicanos dieron el último adiós al Divo de Juárez en el Palacio de Bellas Artes, el recinto cultural más importante de ese país.
martes, 06 de septiembre de 2016 · 00:00
AFP  / México

Al son de baladas y rancheras, bailando y cantando a todo pulmón, una multitud se preparaba para recibir en el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México las cenizas del compositor Juan Gabriel, en un último adiós al Divo de Juárez fallecido hace ocho días. 

Pese al frío, decenas de personas empezaron a llegar cuando aún no amanecía a las puertas del máximo recinto de la cultura mexicana, en cuyos muros de mármol italiano resonó tantas veces la voz del  autor e intérprete de cientos de canciones que fueron traducidas al francés, alemán, italiano e incluso japonés. 

Ayer al  mediodía, ya eran miles las personas que se agolpaban en la explanada de Bellas Artes y la vecina Alameda, un inmenso parque del centro histórico donde se colocaron múltiples pantallas gigantes para que el público pueda seguir las actividades al interior del palacio. Bajo un fuerte dispositivo policial, Bellas Artes abrió  por la tarde sus puertas y exhibirá las cenizas de Juan Gabriel en su vestíbulo. 

La secretaría de Cultura espera que unos 700 mil asistan y desfilen frente a los restos para dar el último adiós al artista, quien el 28 de agosto, a los 66 años, fue víctima de un paro cardíaco fulminante en su casa de Santa Mónica, California.

 Las cenizas del compositor llegaron el sábado a México por Ciudad Juárez, una urbe fronteriza que le vio crecer e iniciar su carrera artística. Desde ahí, salieron ayer en un convoy fúnebre rumbo al aeropuerto local para ser trasladados a la capital mexicana. 

 Entre el baile y el llanto 

A Paty Berumén, una payasita de oficio, de 39 años, que radica desde su niñez en El Paso, Texas, no le importó dejar a sus seis hijos y a su esposo hace una semana para tomar un avión rumbo a Ciudad de México, para estar en la esperada despedida de Juanga, como lo llaman cariñosamente sus seguidores. "Yo, a mi Juanga no lo quiero, lo amo y lo que le sigue. Por eso me vine, no avisé a mi familia porque no me iban a dejar venir. He dormido aquí, en la calle, he pasado lluvia, calor y frío, pero vale la pena”, relató entusiasmada.

 Berumén y otros ocho fans que se conocieron en la explanada frente a Bellas Artes montaron ahí desde hace una semana ofrendas a Juan Gabriel con veladoras, flores e imágenes de El Divo. Desde entonces, decenas de personas han acudido al improvisado altar de este grupo, que con un altavoz alimentado por la música de sus móviles hacía sonar alegres melodías del compositor, como El Noa Noa o Me gustas mucho, que ponían a bailar a muchos. Pero en otros puntos de la Alameda sonaban canciones más nostálgicas, como Amor eterno -que Juan Gabriel le compuso a su madre cuando murió-, que sacaban lágrimas entre los asistentes. 

Jesús Badillo, un jubilado de 71 años, llegó antes del amanecer para ser de los primeros en la fila. "Me duele mucho, se me adelantó mi ídolo, uno de los hombres que más ha dado a la música de México. Mi himno es No tengo dinero, porque siempre he sido pobre, y la que me llega al alma es Amor eterno porque me recuerda a mi mamá y ahora se la dedicaré a él”, comentó con voz quebrada y ojos llorosos.

 A un par de metros, Carlos Flores, un joven de 16 años, vestido con una camisa de lentejuelas negras similares a las que usaba El Divo en el escenario, se tomaba fotos lo mismo con familias que con señoras que iban solas y le daban un beso ante su arrolladora simpatía.

 "No hay que estar tristes, Juanga era muy alegre, lo menos que quisiera ahora es vernos llorar.
 
Él quiere que lo despidamos cantando”, clamaba en voz alta Flores, originario de Ciudad Juárez y quien viajó el domingo a la capital para estar en Bellas Artes luego de asistir a la recepción de las cenizas del compositor. 
 
Empresa crea máscaras del  llamado Divo de Juárez 
 
Tras la muerte del cantautor mexicano Juan Gabriel, la empresa Morphix Group recibió un pedido para fabricar 5.000 máscaras del llamado Divo de Juárez, que serán enviadas a  Estados Unidos. "Después del llanto y del dolor viene el homenaje. Nos deja algo que decir de nuestro pueblo mexicano”, dijo  David Gómez Reséndiz director operativo de Morphix Group. 

El pedido lo hizo una empresa de espectáculos: 2.500 máscaras deberán mostrar al cantante como lucía poco antes de morir y otras 2.500 deberán retratarlo en su etapa de oro, cuando era joven. "Esto es ya la versión de los 80”,  sostuvo  Israel Gómez Reséndiz, diseñador de arte en Morphix Group, y muestra la escultura de un atractivo Juan Gabriel: "esa versión de Juanga, del Divo, que emanaba esta felicidad y que realmente es parte clave de su carrera”.

 Para realizar esta máscara, vieron decenas de fotos, películas y se metieron en el personaje, algo que para muchos mexicanos resulta fácil en el caso de Juan Gabriel.
 
 
 

Comentarios