“Volvió” Sebastiana, luego de pasar un día desaparecida

De acuerdo a los familiares de Kespi, la artista sufre pérdida de memoria.
sábado, 4 de noviembre de 2017 · 00:00
Página Siete /  La Paz
 
Sebastiana Kespi, protagonista del documental  Vuelve Sebastiana, de Jorge Ruiz, apareció luego de estar desaparecida por más de un día en la ciudad de Oruro.
 
Según sus familiares, Kespi fue encontrada alrededor de las 19:00 en la calle Soria Galvarro por una persona que la reconoció por los afiches colocados por la Policía más temprano.
 
Según la información brindada por los familiares, Kespi, de 74 años, sufre de Alzheimer, enfermedad degenerativa que provoca pérdida de memoria.
 
"Ella se encuentra bien, pero est´s desorientada, por eso la vamos a llevar al hospital hasta que se recupere”, explicó su hija Emiliana a Página Siete.
 
Los familiares de Kespi piden ayuda a la población para poder tratar a Sebastiana, ya que no cuentan con recursos económicos.
 
"Queremos que ella siga un tratamiento, pero necesitamos la ayuda de la población porque nosotros no sabemos cuánto pueda costar eso”, explicó su hija.
 
De acuerdo al parte policial, Sebastiana Kespi salió de su casa a las 6:00 del jueves con rumbo desconocido y no volvió a aparecer, por lo que sus familiares realizaron la denuncia  a la fuerza del orden y pidieron ayuda mediante medios locales.
 
Kespi, perteneciente a la etnia Chipaya, se encontraba de visita en Oruro por las fiestas de Todos Santos.
 
El año pasado, Sebastiana Kespi fue reconocida con el premio Gestión Cultural "Gunnar Mendoza” por su actuación en el filme de Jorge Ruiz.
 
"Se le confiere el premio en consideración al artículo 4, numeral 16 de la Ley Nacional Nº 530 del Patrimonio Cultural Boliviano, por considerarla Tesoro Humano viviente, obteniendo el 100 por ciento de votos”, indicaba  el Acta del Jurado.
 
El cortometraje de 1953 fue uno de las primeras producciones bolivianas en alcanzar una amplia trascendencia internacional con premios en varios festivales.
 
Vuelve Sebastiana narra la historia de una comunidad de la  etnia de los chipayas asentada en la árida meseta de Carangas, Oruro.
 
La heroína del relato es Sebastiana Kespi, una niña que se dedica a cuidar un cada vez más reducido rebaño de ovejas. La pequeña pastora convive como puede con su madre, ya que su padre ha muerto.
 
A pesar de las advertencias de los adultos, ella se aventura más allá de los límites habituales e ingresa en territorio aymara, donde conocerá a un niño de esa etnia, con quien entablará una rápida amistad. Sebastiana tarda demasiado en regresar y será su abuelo Esteban quien, pese a su precario estado de salud, saldrá en su búsqueda.
 
 A pesar del reconocimiento del filme, Sebastiana aún pastorea ovejas para subsistir, indica su hija.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

73
2

Otras Noticias