Sakamoto: Buscamos que Freddy sea conocido en Japón

El largometraje cuenta la vida de Freddy Maymura, un médico boliviano de ascendencia japonesa que se convirtió en guerrillero y luchó junto con el Che Guevara.
miércoles, 8 de noviembre de 2017 · 00:00
Manuel Filomeno /  La Paz
 
"Freddy Maymura, al igual que el Che, tenía una visión idealista y revolucionaria. Por un lado   muy humanitaria y por otro una  llena de ira en contra de la injusticia. Es lo que hemos tratado de reflejar en la película y hacer que Japón lo conozca”, relata el director de la película Ernesto, Junji Sakamoto.
 
El director de cine japones visitó Bolivia para la presentación especial de su película, la cual relata la vida del guerrillero boliviano-japones del Ejército de Liberación Nacional (ELN) del Che Guevara, Freddy Maymura, interpretado por el actor Joe Odagiri.
 
La película de 124 minutos se estrenó en Japón el pasado 10 de agosto y se presentó por única vez en el país anoche en la Cinemateca Boliviana.
 
El guión, escrito por el director, toma algunas escenas del libro  El Samurái de la revolución,  de Mary Maymura, hermana del guerrillero.

De acuerdo con Sakamoto, durante la producción de la película tuvo la oportunidad de visitar el Museo de la Revolución en La Habana, el Museo de Vallegrande y  la ruta del Che en La Higuera  y en todos esos lugares encontró a jóvenes japoneses.
 
"Por un lado está la imagen del guerrillero, muy reconocida a nivel mundial, que se encuentra en camisetas, grafitis y letreros en las calles;  pero por otro, están sus ideales y su lucha, la que también ha calado hondo en los jóvenes japoneses”, explica.
 
El reto de una película social

La película se inicia con una escena ocurrida en 1959, cuando el Che visitó el memorial de las víctimas de la primera bomba atómica, en Hiroshima, en su visita a  Japón. Entonces Guevara presentó una ofrenda floral.
 
  "Es una escena muy linda y marca una relación entre el Che y Japón, por eso la escogimos para iniciar la película”.
 
Sakamoto señala que la apuesta de hacer una película de esta índole en su país fue arriesgada, ya que en los últimos años, el público que asiste a los cines y las producciones japonesas han estado más orientadas hacia la animación y el terror.
 
"La productora (Kino Films) no cuenta con los recursos de una realizadora grande, así que su apuesta fue grande. Por suerte, su director tiene un gran respeto por el Che y gracias a eso pudimos sacar el proyecto adelante”, explica.
 
 Con un presupuesto limitado (Sakamoto no quiso revelar cuánto) el largometraje fue filmado en Japón y Cuba.
 
 Sin embargo, el director visitó Bolivia en tres oportunidades para realizar las entrevistas a compañeros de universidad de Maymura y a su familia.
 
Sakamoto comenta que durante su estreno en Japón, muchos de los espectadores pensaron que se trataba de una película de acción y se sorprendieron al darse cuenta  que el filme cuenta los años de enseñanza de Maymura en Cuba.
 
"Queríamos mostrar el desarrollo de la conciencia revolucionaria de Maymura, la cual germinó mientras estudiaba medicina. Sólo al final, luego de todo ese crecimiento personal, lo podemos ver como guerrillero, luchando”. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

80
14