Murió Miguel Ángel Bastenier, el gran maestro de periodistas

Fue uno de los mayores expertos en política internacional de la prensa mundial en español. Sus alumnos, compañeros, colegas y amigos lamentaron su partida.
sábado, 29 de abril de 2017 · 00:00
Agencias   / Madrid

Fue un maestro de Periodismo con mayúsculas.  El español Miguel Ángel Bastenier, uno de los mayores expertos en política internacional de la prensa mundial en español y maestro a su vez de varias generaciones de periodistas, murió ayer en Madrid a los 76 años por un cáncer de riñón. 

Nacido en Barcelona en 1940, Bastenier  fue  profesor por años en la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, fundada por Gabriel García Márquez, y veterano periodista del diario El País,  el principal diario español donde trabajó desde los años 1980 y del que llegó a ser su subdirector. 

Especializado en asuntos latinoamericanos, Bastenier recibió la nacionalidad colombiana en 2002, concedida por el gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe, quien reconoció en ese momento su apoyo "a diferentes periodistas colombianos que han partido exiliados rumbo a España como consecuencia de la violencia política”.

 Además de su faceta periodística, Bastenier se dedicó a la enseñanza. Durante 14 años dictó un taller en la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) en Cartagena, Colombia, del fallecido Gabriel García Márquez, premio Nobel de Literatura. 

"Amigo, cómplice, generoso con sus alumnos y con esta Fundación, su partida deja una huella imperecedera y un vacío que no podrá ser llenado”, señaló la FNPI en un comunicado, en el que destacó que por el taller de Bastenier pasaron "unos 250 periodistas que hoy ejercen el oficio con sus enseñanzas como norma profesional”. 

"Paso parte del año en mi casa en la citada localidad del Caribe colombiano”, Cartagena, escribió Bastenier en su blog personal, en el que se definió como "inevitablemente español, por mi origen, y colombiano de devoción”.

 Bastenier estudió Historia en la Universidad de Barcelona y Periodismo en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid, pero en sus muchos años de profesión siempre defendió que donde se aprendía de mejor manera era en la redacción de un diario. 

Comenzó su carrera de periodista en 1968 en España, donde fue subdirector de El Periódico de Cataluña y dirigió el diario vespertino Tele/eXprés, antes de entrar a El País, con el que siguió colaborando como columnista aún después de jubilarse en 2006.

En el diario El País,  Bastenier desempeñó cargos como los de subdirector de Información y subdirector de Relaciones Internacionales hasta 2006. Paralelamente ejerció de profesor de periodismo internacional en la Escuela de Periodismo de El País, desde donde formó a varias generaciones de periodistas que hoy desempeñan su labor en todo tipo de medios en todo el mundo. 

En sus últimos años, según este diario español,  Bastenier seguía colaborando con la sección de Opinión de El País  como editorialista y columnista. Su última columna la publicó el lunes, y en ella alertaba del riesgo de los extremismos en Europa a pesar de la victoria de un candidato moderado en la primera ronda de las elecciones francesas del domingo. 

 En 2012, recibió el Premio María Moors Cabot que otorga la escuela de periodismo de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Autor de varios libros de política internacional y periodismo,  el maestro publicó los libros  El blanco móvil (Aguilar, 2001) y Cómo se escribe un periódico (Fondo de Cultura Económica de España, 2009). 

El maestro nunca dejó de lado su vocación por enseñar.  Dos días antes de morir, el pasado 26 de abril,  Bastenier publicó una de sus últimas lecciones en su  cuenta de Twitter.   "Plagas periodísticas: declaracionitis; politización; oficialismo; desconexión mundial”.

 

El periodista a sus  alumnos

Desde 2001, como sabéis, se ha ido celebrando en Cartagena de Indias por cuatro semanas   lo que yo llamo "el curso largo”. Durante ese tiempo hemos trabajado, profesor y alumnos, y digo alumnos porque de ellos he aprendido tanto como haya podido enseñarles, para mejorar nuestra comprensión y práctica del desempeño periodístico.

 Han pasado por la sala Cepeda ya casi 200 jóvenes periodistas de la mayor parte de América Latina, de lengua española habitualmente, pero también brasileños, y hasta una gentil señorita de  EEUU; y, gracias al afán y la noble voracidad que han mostrado todos ellos por debatir, acumular, trasladar a la realidad los conocimientos que allí pudieran exponerse, hemos construido mucho más que un taller o un centro de estudio; hemos creado una comunidad entrañable que ya es hoy un organismo vivo, y la mejor prueba de ello es el contacto que vía correo electrónico sostienen los alumnos entre sí y con este modesto vigía de sus inquietudes, las reuniones para las que se citan; la seguridad de que cualquiera de ellos de visita ocasional o de trabajo en el país de un compañero, tiene allí no solo un amigo sino un formidable punto de apoyo para lo que sea menester. 

Y ese es un valor que no podemos dejar que solo permanezca latente. Urge crear, dar forma institucional a esa red formada por profesionales que están llamados, si no lo son ya, a ser los grandes impulsores de un nuevo periodismo iberoamericano, que es a lo que nos exhorta la misma esencia de la FNPI, aquello para lo que la Fundación fue creada por el maestro de todos, Gabo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

104
49