Raquel celebra 20 años de libertad en una acción callejera

“Siento mucha alegría. Me siento en paz”, dijo la intelectual mexicana, quien se encerró en una jaula de alambres en la puerta del viejo Palacio de Justicia de La Paz.
miércoles, 14 de junio de 2017 · 00:00
Anahí Cazas  / La Paz

Mientras un grupo de mineros  gritaba estribillos contra el presidente Evo Morales y hacía explotar petardos,  la socióloga  mexicana Raquel Gutiérrez  y la activista boliviana María Galindo alzaban los brazos  encerradas dentro de una   jaula hecha de alambres en  la puerta del viejo edificio del Palacio de Justicia.

"Me trae grandes recuerdos”, susurraba Gutiérrez. "Sí, compañera”,  respondió sonriente  Galindo. En ese instante, varios de los  mineros  observaban    con sorpresa a las dos mujeres.

La marcha de mineros interrumpió por unos minutos a Gutiérrez,  quien protagonizaba en pleno centro de ciudad de La Paz  una acción callejera denominada "No sólo la cárcel tiene rejas”. La intervención fue realizada   junto a María Galindo y el colectivo  Mujeres Creando.

La acción callejera se efectuó para recordar que hace 20  años  un hábeas corpus permitió la libertad de Raquel luego de permanecer cinco   años en la cárcel acusada de terrorismo. Al igual que la mexicana, fueron detenidos y liberados  sus otros compañeros miembros del Ejército de Liberación Tupac Katari. Todos ellos  permanecieron varios años en la cárcel, entre ellos el que fue su compañero (pareja), el vicepresidente Álvaro García Linera y también Felipe Quispe, El Mallku.
 
Unos 15 minutos antes del paso de la marcha, Raquel Gutiérrez se encerró en una jaula improvisada. Luego,  se colgó un cartel en forma de corazón  con hilos rojos  que fueron sujetados por varias mujeres.

  "Aquí estuvimos María con miedo, sintiendo que la muerte  estaba cerca. Aquí estuvimos sintiendo que estábamos en esta cárcel que no parecía poder quebrarse”, exclamó Gutiérrez.
 
"pero estuvimos además sabiendo  ser pocas y sabiendo actuar juntas”, respondió Galindo, mientras  una decena de fotógrafos se empujaban por capturar una fotografía. 

En un diálogo con Galindo, Gutiérrez  recordó el momento de su detención.  "Te agradezco que me llevaste mis calaminas para hacer un toldito (en la cárcel)”, dijo. "Así asociándonos y confiando, teniendo fuerza, aquí hace 20 años,  sentimos esa fuerza. Les he dicho a mis hermanos de México que venía a Bolivia a recoger mi sombra porque he vivido aquí momentos muy duros y buenos”, sostuvo. "Quiero ahora dar fuerza para pensar con cabeza propia”, agregó.

  Galindo agradeció este momento y apuntó: "Mi letrero dice que no sólo la cárcel tiene rejas”.
 
Contó que visitó a Raquel en la cárcel. "Nosotros las Mujeres Creando estamos aisladas por la sociedad y señaladas por la homofobia social”, sostuvo y precisó que Raquel y ella nunca se pusieron de acuerdo. "Pero creemos que es muy importante la unión entre mujeres”, indicó la activista, quien hoy presentará su libro No hay Libertad política, si no hay libertad sexual. La obra, que será lanzada hoy, a las 19:30, en el Museo de Etnografía y Folklore,  será comentada por Raquel.    

Además recordar 20 años de libertad, para la excompañera del vicepresidente Álvaro García Linera,  la acción callejera también  representó una forma de enviar un mensaje de unidad a las mujeres. Por eso, los hilos rojos que colgaban de su pecho eran jalados por una decena de mujeres. "Desde la cárcel pude tejer con diferentes y aprender una manera de hacer política, una manera de ser fuerte, una manera de laxar el deseo y el deseo era la libertad”, sostuvo.   
  
En la segunda parte de la acción  callejera, Gutiérrez se deshizo de un atado de aguayo.  Y  Galindo le dijo: "Ya estás libre hermana, tenemos que celebrar”.  La escena, según  la intelectual  mexicana, representa la mediación entre mujeres,  que no  necesitan y que ha causado distancia. "Ahora lo pondremos en un lugar alejado, donde no nos estorbe y cause distancia”, indicó.  Entonces, entre aplausos,  las asistentes empezaron a corear: "Detrás una Raquel feliz, hay un machista abandonado”. 

 Sonriente, la socióloga mexicana pidió a todas las mujeres  que se tomen de la mano para respirar juntas.  Después,   se agarraron de las manos y  se dirigieron al nuevo edificio de  la Corte de  Justicia.

"Hola Raquel”,  gritaron algunos transeúntes,  mientras la socióloga pidió un abrazo colectivo para celebrar el encuentro. La escena fue observada con recelo por  unos policías y varios  abogados que salían apresurados de los juzgados.

 Incrédulas, varias señoras y jóvenes se acercaban  y preguntaban: ¿Es  Raquel? ¿Es ella? y sin dudar se acercaban para sacarse una foto o simplemente  darle la mano. "Siento mucha alegría.
 
Me siento en paz”, dijo Gutiérrez.   "Recuerdo 20 años de la lucha por la salida de la cárcel. Estos 20 años han sido de mucho aprendizaje y de muchas dificultades también, pero al mismo tiempo yo tenía muchas ganas de venir  para celebrar   este  momento porque es una manera de tener esperanza”, dijo Raquel, tras concluir la acción callejera.

 Minutos antes, las integrantes del colectivo de Mujeres Creando y otras personas que sumaron a la intervención, gritaron: "Raquel se escribe con R de Rebeldía”.  Gutiérrez agradeció el gesto con una sonrisa y comenzó a caminar como una ciudadana más en las calles de La Paz. Y así se fue en paz.    
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

145
57

Otras Noticias