Urquiola y Yujra, ganadores del premio literario Franz Tamayo

Árbol es el título de la obra con el que el escritor paceño Rodrigo Urquiola obtuvo el primer lugar del certamen de literatura en el género de cuento.
miércoles, 26 de julio de 2017 · 00:00
José Antonio Vásquez  / La Paz

"Es un cuento al que quiero mucho  porque el año pasado ha sido muy difícil para mí emocionalmente. No pude escribir nada y este cuento fue lo primero que escribí después de esa depresión. Entonces, que ahora reciba este premio es una alegría”. 

Con esas palabras, el escritor paceño  Rodrigo Urquiola celebró ayer un nuevo logro en su carrera: ganar  el XLIV Concurso Municipal de Literatura Franz Tamayo 2017, en la categoría de cuento.  El narrador conquistó este galardón con la obra  Árbol.  

Sobre el certamen impulsado por la Alcaldía  de La Paz -a través de la Secretaría Municipal de Culturas-, Urquiola aseguró que después de obtener menciones con las obras Invisibles, La puerta del sol y La emboscada, además del segundo lugar con  El cazador, el Franz Tamayo "ha sido siempre una ambición, porque ha sido un premio que conocí cuando estaba empezando y me ha tomado como 50 años ganarlo”, dijo respecto al tiempo que le llevó en obtener el ansiado primer lugar.

Árbol es parte de un nuevo libro de cuentos -el tercero- de Urquiola, que también se encuentra dedicado actualmente a la escritura de una novela.
  
En la categoría de cuento, el jurado estuvo conformado por Claudia Peña Claros (ganadora de la versión XLIII), Daniela Renjel, Martín Zelaya, Liliana Colanzi y Claudio Ferrufino-Coquegniot. Los expertos  determinaron otorgar el primer lugar a Árbol, de Rodrigo Urquiola Flores, y el segundo lugar a Ella, de Leni Favela Flores Espinoza.

Además, se entregó menciones a las obras Ateo, de Bernardo Paz Gonzales; Deconstrucción, de José Amilkar Jaldín Rojas, y  Recreación, de Daniel Alejandro Urquizo Tejada. A la lista se suman  Eduardo, mi padre, el gato, Lewis Carrol, los tres mosqueteros, el Puente de las Américas, la intertextualidad, la muerte y yo sin dormir, de Winner Antonio Zeballos Torrejón; El viaje de Cuaunacaztli, de Melissa Isabelle Sauma Vaca, y Rabia, de Daniel Mauricio Illanes Velasco.

Según  la convocatoria, en la categoría de cuento  se otorgará un primer premio de  15.000 bolivianos  y la inclusión de la obra ganadora en la antología publicada por Editorial 3600.  El segundo lugar será premiado con  5.000 bolivianos  y la publicación de la obra en la antología de cuentos.

Urquiola nació el 1 de noviembre de 1986 en La Paz. Es autor del libro de cuentos Eva y los espejos (Gente Común, 2008), de las obras de teatro El bloqueo (Premio Adolfo Costa du Rels, 2010) y El retorno (Premio Municipal de Dramaturgia Cochabamba, 2015) y de las novelas Lluvia de piedra y El sonido de la muralla (Premio Marcelo Quiroga Santa Cruz, 2014). En 2015, con un cuento  obtuvo una mención en el Premio Iberoamericano Julio Cortázar. También ganó en Foz de Iguacu y obtuvo el segundo lugar en el Premio Franz Tamayo, además de un galardón de dramaturgia en Cochabamba.

La categoría de poesía

En la categoría de poesía, el jurado estuvo compuesto por Mónica Velásquez, Gary Daher, Ariel Pérez, Benjamín Chávez y Vilma Tapia Anaya, quienes determinaron otorgar el primer premio a La nómada, de Esperanza Yujra Gómez, y el segundo a Sarcoma, de Édgar Soliz Guzmán.

El poemario ganador, que consta de más de 50 páginas, "intenta explorar sobre la condición humana, pero desde una voz poética femenina. Desde un viaje que busca abarcar diferentes territorios, pero que en realidad es un viaje introspectivo, de reconocimiento”, según Esperanza Yujra. La nómada es parte de un trabajo más grande que se inició hace siete años.

"El próximo año, en el contexto de Capital Iberoamericana de las Culturas 2018, se generará una antología del concurso -repitiendo lo hecho en 2012- con la idea de rescatar y revalorar los trabajos, pero también hay que destacar en esta versión  que las obras ganadoras se publicarán en septiembre o a finales de agosto”, dijo   el secretario municipal de Culturas, Andrés Zaratti.
 
En la categoría de poesía  el primer premio será de  15.000 bolivianos  y la publicación del trabajo en la primera edición de la antología editada por Editorial 3600; mientras que el segundo premio será acreedor a  5.000 bolivianos  y la inclusión en la antología.

"Árbol es un cuento al que le tengo cariño”

 "Árbol es un cuento al que le tengo mucho cariño por lo que significa: en 2016 hubo un tiempo amplio en el que  no pude escribir ni una letra por una tristeza grande con la que no sabía cómo lidiar; este cuento vino a ponerle fin a la sequía”, escribió ayer en las redes sociales el ganador en la categoría  de cuento del concurso Franz Tamayo XLIV, Rodrigo Urquiola.

  Además, el escritor sugirió que se revalorice al cuentista paceño  Óscar Cerruto y se le dedique una categoría con su nombre. 

"Que (la categoría) Franz Tamayo se dedique a premiar la labor poética y que se cree un nuevo premio para los cuentistas y que lleve el nombre de Cerruto”, reflexionó Urquiola.

  Para el  escritor paceño,  los lectores son los  que deciden si el cuento ganador mereció ser premiado con el primer lugar. "Ah, y que se aumente el monto del premio”, concluyó el ganador.

 

 

"En mi obra exploro la condición humana”

Esperanza Yujra contó que La nómada,  ganadora de  la categoría poesía en el premio  Franz Tamayo XLIV,  es parte de un proyecto  literario más grande que trabaja desde hace varios  años. 

   "Escribo poesía desde que tengo 20 años y seriamente desde que ingrese a la carrera de Literatura de la UMSA”, dijo Yujra, que conquistó   dos menciones de honor en el Premio Nacional de Poesía  Yolanda Bedregal. Además, consiguió el primer lugar en el concurso departamental de Poesía de La Paz.

"El eje de  mi poema fue el de explorar  la condición humana sobre la existencia, el ser y su finitud. Ese poema trata sobre el viaje por los diferentes territorios pero que al final es un viaje introspectivo”, sostuvo la autora del poemario  La nómada.

"Soy literata, abogada y mamá a tiempo completo y aprovecho cuando todos duermen para escribir mis poemas”, concluyó Yujra.

 

12
2