González trae cine y poesía desde las marginalidades

Conocido como El poeta de la Gardel, el cineasta visita la ciudad en el marco de Festival de Cine Radical. La cita es el 7 de septiembre en la Casa Espejo.
lunes, 4 de septiembre de 2017 · 00:00
ANF  / La Paz 
 
César González tiene 28 años y por primera vez llegará a La Paz para conocer el lugar donde, según cuenta, nació su abuela materna. Conocido por su seudónimo Camilo Blajaquis y bajo el apodo de  El poeta de la Gardel  se ancló en la construcción de la identidad desde los márgenes, desde el barrio donde vive y vivió : Villa Carlos Gardel.
 
Ahí es donde nace su cine, su poesía y desde donde puso las trincheras para su revolución cinematográfica. "Queríamos mostrar películas que no circulan en el medio comercial, pero también que cuestionan desde su forma y contenido, el papel del cine dentro de la sociedad”, señala María Domínguez  quien,  junto a Carolina Cappa, conforma Kinetoscopio Monstruo que nuevamente apoya al Festival de Cine Radical con la gestión de la llegada de González. 
 
En el pasado, el colectivo Kinetoscopio Monstruo también gestionó la llegada al país de una retrospectiva de Raymundo Gleyzer, cineasta argentino de fuerte convicción política y cuestionador del quehacer cinematográfico. De igual manera González maneja conceptos que al colectivo le interesa mostrar. 
 
"Su cine habla sobre marginalidad, sobre los mecanismos de poder que estigmatiza a los jóvenes de las conocidas como ‘villas miseria’. César trabaja estos temas, los deconstruye y analiza desde lo más profundo, con mucha pasión por su trabajo, por su gente de la villa. Me parece importante traer a este cineasta que sale de los cánones. Él no sólo es cineasta y poeta, es un artista completo”, explica Domínguez.
 
La muestra en La Paz 
 
González hará una exhibición retrospectiva de su trabajo en La Paz, donde dialogará con el público dentro del marco del Festival de Cine Radical. La muestra se  inicia el 7 de septiembre en Casa Espejo con Corte Rancho (2013), una serie documental que realizó en varias villas. En el mismo lugar, pero el 8 de septiembre, se mostrará su ópera prima Diagnóstico Esperanza (2013). 
 
Un día después en la Radio Wayna Tambo de El Alto se verá ¿Qué puede un cuerpo? (2015). Del 10 al 15 de septiembre la Cinemateca y la Casa Espejo exhibirán Atenas (2017), además de los cortometrajes Guachines (2014) y Truco (2014). El sábado 9 González tendrá una lectura de su poesía desde las 21:00 en el bar Bocaisapo de La Paz.
 
Poeta, filósofo y cineasta
 
"César es un gran filósofo y escritor. Tenemos la oportunidad de tenerlo en La Paz  y escuchar de su propia voz, la voz de miles de jóvenes de la villa que tienen su propia filosofía, su propia sabiduría”, indica Domínguez que prosigue: "Es un cine de muy alto vuelo, él conoce mucho de cine, literatura y filosofía, ama leer, se puede compartir mucho. Espero que la gente venga a sus proyecciones, a conocerlo a él y a escucharlo”. 
 
González ingresó a los 16 años a un reformatorio de menores y al cumplir la mayoría de edad pasó a una cárcel de adultos, cumplió una condena de cinco años. 
 
"Allí adentro terminé los estudios secundarios y comencé a leer compulsivamente todo lo que se me cruzaba en el camino. En ese sentido fue fundamental el aporte de Patricio, que fue una persona que daba talleres de magia en las cárceles y que al entablar amistad con él, comenzó a traerme distintos libros de historia y literatura latinoamericana, de filosofía, poesía, etc.”, explica González. 
 
Fue después de esta experiencia que empezó a escribir sus propios poemas, sus primeros cuentos y armó una revista en la que  escribían algunos presos.
 
González retoma a Nietzsche -entre otros filósofos- para explicarse: "No creo en los talentos o don de innatos (...) si debo buscar algo racional para explicar ese amor tan grande que siento por este arte,  puedo mencionar que cuando era un niño, con un grupo de vecinos logramos robarles la señal del cable a la gente que vive afuera de la villa y así fue cómo descubrí todo un universo nuevo a través de los canales de cable, donde trataba de ver todas las películas que pudiese, programas de detrás de cámara, entrevistas al elenco y al director”, recuerda. 
 
Para González hacer cine es tratar de encontrar una visión del mundo coherente con el estado de cosas que suceden. A su vez, para él, el cine es una herramienta fantástica -"en todo sentido”- capaz de hacer emocionar y despertar "fibras que en la propia realidad están dormidas”.
 
"A su vez lo considero una gran forma de pensamiento o de ayuda para pensar. Más allá de su natural carácter didáctico y pedagógico, ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos y por ende al mundo que habitamos, a poder soñar un mundo nuevo. El cine es una forma hermosa de representar ese sueño.  El cine no puede hacer la revolución, pero sí transmitirnos sentimientos revolucionarios”, señala.

Para finalizar, González refiere: "El cine, como sabemos, es un arte obscenamente burgués. Los cineastas consciente o inconscientemente defienden en sus películas el modelo de vida de la clase a la que pertenecen, dice Umberto Bárbaro, y yo me  adhiero”. 
 
Para él, tanto los medios de producción como los productos finales están en manos de pequeños y grandes burgueses. "El solo hecho que un pobre tome la cámara en sus manos es un acontecimiento gigante, que equilibra un poco la balanza histórica del arte. Pero si bien es un paso fundamental, siempre aclaro que el fin absoluto no puede ser tan sólo aspirar a tomar la cámara, sino que hay que ver qué mensaje se va a dar  y, sobre todo, si se va a mostrar a la propia comunidad, tratar de no caer en esos clichés perversos y morbosos tan habituales en las imágenes que genera la sociedad sobre las poblaciones villeras”, concluye. 
 
Sobre  el cineasta
  • Obra  González es un cineasta y escritor argentino de 28 años, director de cuatro largometrajes: Diagnóstico esperanza (2013), ¿Qué puede un cuerpo? (2015) -ambos disponibles en YouTube-, Exomologesis (2016) y Atenas, el cual va a presentar el mes que viene.
  • Orígenes  La obra de César González está permeada por su experiencia como habitante de una villa (que incluye robos y otros delitos por los que pasó cinco años recluido, así como varios episodios violentos),  y por su pensamiento político y filosófico.
  • Apodo  El cineasta conocido como  El poeta de la Gardel  se ancló en la construcción de la identidad desde los márgenes, desde el barrio donde vive y vivió : Villa Carlos Gardel, en Buenos Aires.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

65
1

Otras Noticias