Artistas nacionales apuestan por los conciertos sinfónicos

Grupos como Kalamarka, Wara y Los Kjarkas ya incursionaron en ese tipo de espectáculos. La Orquesta Sinfónica preparó programas con música de película.
domingo, 7 de octubre de 2018 · 00:04

Gabriela Alanoca C. / La Paz

Con sonidos producidos por varias familias de instrumentos, el formato sinfónico se convirtió en la apuesta de los artistas nacionales. Desde hace ya un tiempo, Wara, Kalamarka, Zulma Yugar y Los Kjarkas afrontaron el reto de realizar un concierto sinfónico, y este mes será el turno de Octavia y El Papirri.

“Es un aprendizaje”, dijo Manuel Monroy Chazarreta (El Papirri), al referirse a su primer concierto sinfónico, en sus 39 años de carrera.

El martes tuvo su primer ensayo con la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) y afirmó que la sensación es distinta. “Me emocioné al ver a 50 músicos interpretar mis canciones, entre ellos colegas, alumnos y amigos”, dijo.

El concierto de Kalamarka, en compañía de la sinfónica.
Foto: Disterio web

Octavia, el grupo de rock boliviano, presentará el sábado 13 de octubre su primera experiencia en La Paz de recital sinfónico, un show planeado por la banda y que contó con la ayuda del arreglista y compositor Huáscar Bolívar.

Hace cinco años el quinteto tuvo una experiencia similar con la Filarmónica de Cochabamba, pero en esa ocasión sólo aceptó una invitación y no fue parte del proceso de producción.

Lo vivido en ese recital motivó al grupo para preparar este concierto y grabar un disco sinfónico. “Es una joyita musical”, dijo el manager y guitarrista de la agrupación, Simón Luján, al comentar que el reto de la banda en esta producción estuvo en elegir las canciones que formarían parte del álbum y lograr que los temas no pierdan su esencia musical.

El recital sinfónico de Los Kjarkas, que se realizó en La Paz.
Foto: Disterio

Anunció que en su concierto interpretarán los 10 temas que consideran más reconocidos de la banda. Entre ellos está Después de ti, Eternidad, Ajayu, La Noche. Octavia se presentará en el Campo Ferial Chuquiago Marka.

En el caso de El Papirri, la experiencia sinfónica comenzó el año pasado, cuando sus amigos músicos le sugirieron presentar un espectáculo de ese tipo. Entonces presentó a la OSN el proyecto del concierto, con la muestra de dos arreglos musicales.

“No pensé que me llamarían, pero lo hicieron en abril y desde ese momento empezamos a trabajar en los arreglos”, indicó.

Monroy, quien se considera una persona “natural y sencilla”, ve que este espectáculo es “solemne y preciso”, que desde el principio exige seriedad.

Cuatro suits y 12 canciones serán las que presentará al público en este recital. La selección de los temas no tiene nada que ver con una preferencia personal, sino con la elección de los seis arreglistas que participaron de esta experiencia: Nicolás Suárez, Javier Parrado, Álvaro Montenegro, Juan Palacios, Patricia Bedregal y Weimar Arancibia.

“Este fue un proceso largo. Con los arreglistas hemos trabajado durante estos últimos meses, hubo peleas y discusiones, pero al final se logró quedar lo más conformes posibles, aunque todavía quedan algunas correcciones. En este proceso tuve que refrescar la lectura de las partituras”, detalló el artista.

El Papirri apuntó que de esta experiencia sale fortalecido, preparado para lo que él considera “la cúspide” de su carrera, ya que en 2019 celebrará sus 40 años de trayectoria.

Chenko total, Cabeza de Zepita, Alasita, Ego, El contreras, Ketal metal y Metafísica popular son algunos de los temas que se interpretarán en las veladas de este jueves 11 y viernes 12, en el Centro Sinfónico Nacional, a partir de las 19:30.

El grupo Octavia, en su primera experiencia de concierto con instrumentos sinfónicos.
Foto: Octavia

Acotó que participó en los arreglos de Metafísica popular junto con Arancibia, y que escribir para 50 músicos fue un reto.

Este concierto para él significa también el fin de su carrera. “Siento que voy a ir saliendo del escenario. Ahora tengo tendinitis y uno con el paso del tiempo va perdiendo muchos reflejos”, señaló.

Para el cantautor, este año fue uno de los más productivos; a principios de la gestión presentó su concierto grabado en vivo El retorno del Papirri, en el que participaron artistas como Rodrigo Villegas, Efecto Mandarina y Las Mentes Ociosas, entre otros. Además, puso a la venta la tercera edición de su libro de crónicas.

Los arreglos

Para este estilo de conciertos mantener la esencia musical del grupo es primordial. El arreglista, músico y compositor cochabambino Huáscar Bolívar indicó que en su más reciente experiencia junto a Octavia tuvo el tiempo necesario para presentar un trabajo de la más alta calidad.

“Ellos querían celebrar una etapa recopilando los 10 temas que les podían caracterizar más y darles un toque diferente a sus demás interpretaciones. En este caso, el arreglo fue para una orquesta de cámara”, mencionó.Hacer los arreglos para una orquesta puede demorar varios meses. “Realizar este trabajo es ser como un pintor: tu obra puede tomarte horas, días o meses, lo importante es el resultado”, comentó Bolívar, quien inició su carrera musical en 1987.

Hace un par de años realizó una obertura para una gira de Zulma Yugar. Además, preparó la música para películas como Boquerón y Gud Bisnes.

Consultado sobre la razón por la cual los artistas nacionales están optando por realizar conciertos de este estilo, Bolívar comentó que todo se debe al “buen momento artístico” que atraviesa la escena local.

“Ahora hay mayores recursos humanos que generan partituras, arreglos y composiciones. Además, se tiene una excelente interpretación de las orquestas”, indicó el maestro.

También opinó que esta es una posibilidad para entrar en un nuevo género sin perder esencia, presentar una oferta innovadora y darse el lujo de interpretar con amplitud sus canciones.

Randolph Ríos, músico, arreglista y director, ve todo esto como una forma de involucrar al popular de la gente a disfrutar de un espectáculo que antes era considerado como “exclusivo”.

“Hay personas que luego se enamoran de algunos instrumentos”, manifestó.

Hace al menos 10 años, Ríos realizó el primer Star Wars Sinfónico, desde entonces su carrera como arreglista y director se orientó a la música para películas y grupos de rock y pop.

“No hay diferencia en hacer arreglos para bandas de pop y grupos nacionales”, declaró, al explicar que el trabajo es el mismo al momento de escribir para 30 u 80 músicos de la sinfónica.

Añadió que hacer un concierto sinfónico es una experiencia diferente. Recordó los recitales de Wara, Kalamarka y Los Kjarkas, que con su “show deslumbraron a los espectadores”.

Bolívar apuntó que este estilo de presentaciones de alguna forma se vincula a entrar en la “moda de interpretaciones sinfónicas” que ya es frecuente en el exterior. Un ejemplo cercano es el show Diabulus in Opera, de Mägo de Oz.

Para hacer los arreglos, Ríos dijo que hay programas de computación que facilitan la tarea, aunque el resultado debe pasar por una prueba del arreglista.

El músico y arreglista Randolph Ríos dirigió a la OSN.
Foto: Randolph Ríos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

164
101

Otras Noticias