Hilari: “Los jóvenes aymaras son migrantes digitales del siglo XXI”

Con una obra que aborda los saberes ancestrales y la tecnología, el ciberactivista ganó el certamen nacional. “Salvo Patzi, no veo candidatos que hablen aymara”, dice.
domingo, 20 de enero de 2019 · 00:15

Liliana Carrillo V. /  La Paz

R ubén Hilari pasó su infancia en la comunidad de  Walata Chico, cercana a Achacachi, cosechando papa y pastoreando ovejas. Años después, en la Upea, se convirtió en pionero del ciberactivismo. Lingüista  de profesión, Hilari acaba  de ganar el  Premio Nacional Guamán Poma de Ayala en Lengua Originaria con el poemario Aruskipt’asipxañanakasakipunirakispawa (Todos debemos estar en constante comunicación).

 “Hasta que he entrado a la escuela yo sólo hablaba aymara en mi casa y en mi comunidad pero tenía que aprender a leer en castellano… no pues.  ¿Por qué no nos comunicamos en aymara si es nuestro idioma?”.  Esa pregunta,  que en su infancia era una intuición para Rubén, se convirtió décadas después en una demanda política  y el norte para su trabajo en diferentes ámbitos.

Como uno de los estudiantes fundadores de la Upea, como lingüista, como ciberactivista  a la cabeza del colectivo Jaqi Aru (lengua aymara, en castellano) y ahora como poeta, Rubén busca ante todo revalorar  la lengua aymara y el orgullo de su cultura . “Yo, como mi descendencia, seguiré siendo qullanaymara esté donde esté”, asegura Hilari. 

Lo conocíamos como ciberactivista y lingüista. ¿Cómo descubrió su vena poética?

Yo tampoco reconocía que los versos  corrían por mis venas hasta que revisé  varios escritos de los últimos años. Así junté  49 poemas que presenté al concurso de Guaman Poma de Ayala.  Son poemas que abordan  temáticas de saberes y conocimientos de la nación aymara, específicamente de la región altiplánica Walata Chico, que es donde nací. Otra de las temáticas es la tecnología y ahí estaría lo de ciberactivista aymara.

De su premiado poemario Aruskipt’asipxañanakasakipunirakispawa el jurado valoró el tejido de cultura aymara y tecnología. ¿Cómo logró sazonar esos elementos con poesía?

Aruskipt’asipxañanakasakipunirakispawa significa en castellano ”todos debemos estar en constante comunicación”, unos con otros y es precisamente de lo que tratan los poemas. Esta combinación de cultura y tecnología es de acuerdo con la experiencia vivida de los jóvenes aymaras, migrantes digitales al ingresar al siglo XXI.

¿La poesía aymara es distinta a la castellana? ¿Su libro traducido  perdería su esencia?

Hemos realizado ya una traducción que  corresponde a una traducción literal, no poética. De hecho, muchas categorías (conceptos) aymaras  no se pueden traducir al castellano.

 ¿Es significativo el número de obras escritas y publicadas en aymara? Pienso, entre las contemporáneas, en los poemas  de  Elvira Espejo, por ejemplo.

Sí existen:  Gramática Aymara, de Claudio Marcapaillo; Laxra Chinjanaka (Trabalenguas en aymara), de Nicolás Ramos; Sarnaqawinaka (Vivencias), de Claudio Marcapaillo; Diccionario Bilingüe de José Siñani, Aymar Panka  de la UPEA En lingüística la lista es amplia y no se terminaría. Sobre todo hay bastante material  en cuanto a  manuales para la enseñanza de esta lengua. Este 2019, en alianza entre varias instituciones,  realizaremos el Panka Qhatu  (Feria de Libros en Aymara).

¿Cuáles son sus libros favoritos?

Todos los libros que sean sobre epistemología.

Como lingüista ¿cómo ve la consolidación de una gramática de la lengua  aymara? ¿Por qué es tan difícil?

De alguna manera todas las culturas tienen su modo de registrar la experiencia oral, la nación aymara también. Por ahora, la escritura aymara está con grafías latinas pero  es necesario adaptar una propia escritura, una  representación gráfica de las ideas y palabras. La consolidación de esta escritura aymara depende de muchos actores: hablantes, academia, Estado; unir estas fuerzas es difícil.

¿Cuál crees que es la situación de la lengua  aymara en Bolivia y en la región? ¿Estará en riesgo?

Desde mi experiencia no está en riesgo. Si yo, aymara, voy a vivir 50 años más, la lengua aymara seguirá viva por 50 años también. Y si enseño a mis hijos, y si ellos viven un promedio de 80 años, entonces la lengua vivirá otro tanto más.

El problema radica en las políticas de transmisión a las próximas generaciones. Muchas familias ya no la transmiten   por estereotipos y estigmas que aún persisten en contra de la lengua y cultura aymara.

Por otro lado, en las redes sociales, hay grupos y páginas que tienen 5.000, 20.000, 50.000 seguidores. Esto podría ser uno de los indicadores deque hay gente joven interesada en la lengua y  cultura aymara. Además, aunque un aymara no hable, siempre tendrá en su alma lo que es, su raíz de donde procede.

Ahora que el tema está tan en boga, ¿ha escuchado algún candidato político  que hable bien la lengua aymara?

Félix Patzi hizo su defensa en el Congreso aquella vez íntegramente en aymara. Yo no he visto a ningún otro candidato usar la lengua, aunque este requisito es constitucional.

Su labor como ciberactivista aymara  es pionera en el país. En 2009, con el colectivo  Jaqi Aru, encararon la misión de traducir el Facebook al aymara. ¿Qué avances han tenido?

Uno de los avances es tener el libro en borrador de neologismos (palabras, términos, frases) inglés-castellano-aymara.

Facebook es una transnacional típica de los capitalistas, poco o nada les va a importar el aymara. Pero nosotros estamos aprovechando los términos actuales que usan en su plataforma para realizar otras traducciones en aymara, tal es el caso de la aplicación sobre seguridad digital  ORBOT.

Esperamos que se presenten más oportunidades este 2109, ya  que se  ha declarado el Año Internacional de las Lenguas.

  ¿Cuáles son los próximos  proyectos de Jaqi Aru?

En Jaqi Aru tenemos proyectos pequeños para este 2019: Primero queremos presentar la aplicación traducida al aymara sobre seguridad digital, ORBOT. Además, crear, escribir, traducir en aymara Wikipedia 

También queremos concretar alianzas  con otras organizaciones e instituciones para fortalecer la lengua y cultura en el Año Internacional de la Lengua 2019.

Seguiremos realizando talleres sobre seguridad digital y la lengua y cultura aymara. Además, queremos escribir libros en conjunto en aymara y castellano sobre temáticas variadas. Y fortalecer la enseñanza de la lengua y cultura aymara en los jardines infantiles a niños bilingües en El Alto.

Aymara,  hablante de inglés y ciberactivista. A estas alturas, Rubén, ¿cómo define su identidad?

Yo, como mi descendencia, seguiré siendo qullanaymara esté donde esté.

Hoja de vida

  • Rubén Hilari Quispe  Nació en la comuidad Walata Chico del municipio paceño de Achacachi en 1980.
  • Estudios  Es titulado en Lingüística en la Upea.
  • Ciberactivista   Fundador de Jaqi Aru,  cuyo objetivo es fomentar la lengua aymara con las nuevas tecnologías.

Llika Taypinkaña 

 Llika taypinkxapxtanwa.
Facebook tuqis aruskipxtanwa. 
Twitter tuqins qillqxapxtanwa. 
YouTube tuqis yatiyasxtanwa. 
WhatsApp tuqis art’asxtanwa. 

Silularas amparanakasankxiwa.
  Jichhürunx llikax taqiwjankiwa. 
Walin wali jan walinakaniwa. Askin jan aski yatichäwiniwa. 
Jaqi lunthatas ukankarakiwa.
 Q’ara amuyus ulluqirakiwa. 
Qullan jaqix ukx sum uñt’xañasa.

 Qullan aymar jaqix amuyumpipuni,
wayn tawaqux ch’ikht’asisapuni, 
wawanakarus sum yaticht’asapuni, 
aksans uksans p’arxtasapuni, jan wali amuyunakar taqxatasapuni, 
Markasan askipatak ch’amt’asapuni.

 Jichhapachax llikamp qamañawa. 
Amuyusanak llikan q’aphirayañawa.
 Jan wali antäwinakar tukjañawa. 
Sallqa amuyunakar allintañawa. 
Jakañ amuyunak ch’iqiyañawa. 
Aski amtanak phuqhantañ pachawa. 
Amuyumpipun llikachapxañäni.

Estamos en la red de redes

  Nos comunicamos por Facebook.
Publicamos por Twitter en aymara. 
Difundimos por YouTube en aymara. 
Chateamos por WhatsApp en aymara. 
Pronto los móviles hablarán en aymara.
     El internet está en todas las latitutdes.
 Claro, cargado de cosas buenas y malas.
 Con enseñanzas doctrinarias de consumo.
 Están los traficantes de personas, órganos. 
Están los mismos verdugos candidateando. 
Aquello debemos identificar como qullanas.

El aymara qullana, siempre cauteloso, 
el joven y la joven con mucha sabiduría, el niño debe aprender a usar con acierto, despertando la conciencia en todo lado,
 es posible la lucha con el buen quehacer, 
postemos las fortalezas de nuestro pueblo.

Es era de la digitalización.

11
17

Otras Noticias