Nobel a la agudeza de Tokarczuk y al ingenio lingüístico de Handke

La escritora polaca Olga Tokarczuk y su colega austríaco Peter Handke fueron elegidos ayer como los premiados de las ediciones 2018 y 2019, respectivamente.
viernes, 11 de octubre de 2019 · 00:04

EFE  / Copenhague

La Academia Sueca de la Lengua premió ayer con el Nobel de Literatura a la “imaginación narrativa” de la polaca Olga Tokarczuk y al “ingenio lingüístico” del austríaco Peter Handke.

Tokarczuk recibe el premio aplazado en 2018 por la crisis de la Academia Sueca a raíz de un escándalo sexual y de filtraciones, y Handke, el de este año, en una elección alejada de las sorpresas de ediciones precedentes, como la bielorrusa Svetlana Alexiévich, el cantautor estadounidense Bob Dylan o el británico Kazuo Ishiguro. La escritora polaca era una que más sonaba entre las favoritas, junto con la canadiense Anne Carson y la francesa Maryse Condé; y Handke, un clásico en los pronósticos desde hace décadas.

La Academia resaltó en su fallo el talento para explorar la periferia y la especificidad de la experiencia humana de Handke, uno de los autores europeos “más influyentes” después de la II Guerra Mundial; así como la “pasión enciclopédica” con que Tocarczuk representa “el cruce de fronteras como una forma de vida”. Ella es la decimoquinta escritora que gana el Nobel de Literatura y la primera mujer en recibirlo desde 2017.

“El arte peculiar de Handke es la extraordinaria atención a los paisajes y la presencia material del mundo, que han hecho del cine y la pintura dos de sus grandes fuentes de inspiración. A la vez su escritura muestra una búsqueda inacabada por el sentido de la existencia”, resaltó en su fallo la Academia Sueca.

El anuncio de ayer supuso el estreno de Mats Malm, elegido nuevo secretario permanente de la Academia Sueca en abril, tras un amplio proceso de reformas, renovación de miembros y estatutos y la inclusión de expertos externos en el comité elector, exigidos por la Fundación Nobel para permitir que se volviera a fallar el galardón. En su afán por darse un lavado de imagen tras las críticas del último año, la Academia cambió el modo de presentar el premio: cinco de los miembros del Comité Nobel comparecieron en rueda de prensa.

El presidente del comité y secretario provisional durante la crisis, Anders Olsson, habló de un “cambio importante” en el sistema de elección, pero dijo que era pronto para decidir si la inclusión de cinco miembros externos introducida para los galardones de 2018 a 2020 continuará.

Olsson admitió que era un “alivio” que Handke y Tokarczuk aceptaran el premio ante rumores previos de que algunos escritores podrían rechazarlo por el escándalo del año pasado.

 

Handke dijo sentirse en paz y tranquilo, con una extraña sensación de libertad

 Peter Handke  confesó  sentirse “en paz y tranquilo” tras el reconocimiento y con una “extraña sensación de libertad, como si fuera inocente”. “No soy un ganador, han confiado en mi trabajo pero no tengo madera de ganador”, dijo Handke ayer a los medios de comunicación en su casa de Chaville, en las afueras de París, donde vive desde hace varias décadas.

El austriaco, autor de La tarde de un escritor, ha sido protagonista de numerosas polémicas desde la década de los años 90 por su defensa de los serbios en la guerra de los Balcanes, objeto de críticas que le han llevado a rechazar varios premios a lo largo de su carrera.

El escritor lleva una vida discreta en una zona residencial de la periferia de París, a media de hora de la ciudad en la que vive su mujer.

Handke nació en Griffen (1942), en la región austríaca de Carintia, de madre de la minoría eslovena y un soldado alemán, al que no conoció hasta la edad adulta.

Abandonó los estudios de derecho tras su primera novela, Los avispones (1966), que con su provocador debut teatral, Insultos al público (1969), lo situaron en la escena literaria de su país.

Su  larga y prolífica carrera incluye también teatro, poesía, relato, guion, ensayo y libros de viaje. 

La consagración llegó con su novela más conocida, la existencialista El miedo del portero ante el penalti (1970). Relata la historia del antiguo guardameta Josef Bloch, después de ser despedido de su trabajo como mecánico. La novela fue llevada al cine por su amigo el director alemán Wim Wenders, con quien  realizó seis proyectos, como el guion de Wings of Desire (1987).

Sus libros contienen un “deseo fuerte” por descubrir y dar vida a los hallazgos con nuevas expresiones literarias, en una obra marcada por un espíritu aventurero y la nostalgia.

Tokarczuk: Estoy muy orgullosa de que estos dos Nobel vayan a Europa central

  La polaca Olga Tokarczuk (Sulechów, 1962)  se mostró “muy feliz y orgullosa” de haber sido premiada con Peter Handke, dos escritores de Europa central, lo que tiene “mucho significado” para ella. Europa central tiene ahora “problemas con la democracia. Estamos intentando encontrar nuestro propio camino sobre cómo lidiar con estos problemas”, dijo en  la entrevista  para la página web de los Premios Nobel.

Por eso, consideró que un premio literario como éste: “en cierto modo, nos dará una especie de optimismo, que tenemos algo que decir al mundo y  estamos activos y tenemos aún la capacidad de expresarnos y tenemos algo profundo que contar al mundo. Eso espero, por eso es muy especial para mí”.

Tokarczuk también se mostró “muy orgullosa” de que, como premiada de 2018, sea la primera escritora galardonada por la nueva Academia Sueca surgida después de la crisis del año pasado. “Eso también tiene mucho significado para mí”.

La escritora, de quien la Academia Sueca destacó su “imaginación narrativa que, con pasión enciclopédica, representa el cruce de fronteras como una forma de vida”, estaba viajando en automóvil por Alemania cuando recibió la llamada que le anunciaba el galardón. “Estaba tan sorprendida. Aún lo estoy -dijo-. No puedo encontrar las palabras justas para expresarlo. Es muy nuevo para mí. Hay cientos de llamadas de teléfono y mensajes. Me gustaría llegar a un lugar tranquilo, un hotel o algo así, para tomarme el tiempo para reaccionar”.

Hija de maestros, Tokarczuk  cultivó su interés por la literatura en la biblioteca escolar en la que también trabajaba su padre y luego hizo estudios de psicología.

Debutó como autora de ficción en 1993 con El viaje de los hombres del libro, premiada como obra debut del año por los editores polacos, aunque la consagración le llegó en 1996 con su tercera obra, En un lugar llamado antaño, una saga familiar que repasa la historia contemporánea de Polonia.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Otras Noticias