Niño de 7 años gana concurso de arte “Octubre Negro”

El pequeño Leandro Ulises Mariño presentó el dibujo Estallido, que muestra a un dinosaurio diseñado con figuras geométricas y colores primarios.
lunes, 28 de octubre de 2019 · 01:02

Wara Arteaga  / El Alto

En la premiación del concurso de artes plásticas “Octubre negro”, el único que no brindó fue el ganador. Se llama Leandro Ulises Mariño Fernández, tiene siete años, y aún asimila la idea de haber logrado el primer puesto en uno de los certámenes artísticos más importantes de la ciudad de El Alto. Su cuadro, entre más de un centenar de propuestas, impactó al jurado calificador por el coraje que se muestra, sin embargo, la decisión sorprendió a algunos de los asistentes al acto realizado en el Museo de Arte “Antonio Paredes Candia”.

Se trata del  dibujo de un dinosaurio  formado con diferentes  figuras geométricas: círculos irregulares, cuadrados, rectángulos y triángulos; además Ulises destaca que está diseñado con los colores primarios. Se llama Estallido. La mamá del pequeño artista bautizó así al cuadro porque fue lo primero que llegó a su mente cuando lo vio. “Tú lo ves y es eso, es un estallido”, comenta.

Para el jurado calificador -conformado  por personalidades entendidas en la materia como  Adda Donato, Erlini Tola, Eusebio Choque, Esmeralda Méndez, Jorge Dávalos y el veedor Reinaldo Chávez-, esta obra, en competencia con las demás, “se defendió sola, a la par con  obras de otras categorías. Ella habló por su propia voz, dialogó y nos habló”, explican. 

El joven artista durante el acto de premiación, el viernes.

Para ellos esta pieza expresa muchas cosas, es libre, sincera, tiene un manejo de técnica, armonía y color, pero sobre todo tiene coraje y éste es “indispensable para el artista”, destacan.

El dinosaurio representa para Ulises  el retrato  de un juguete que aún conserva y que en su imaginación destruye todo, causa caos. En cambio, para su profesor  este cuadro, elaborado con una técnica mixta, refleja el volver a los conceptos básicos que muchos artistas ignoran.

“El jurado eligió una obra que sobresalga entre todas. El arte tiene que hacer sentir, tiene que reflejar algo. Hay cosas que vemos cotidianamente y eso lo vemos un poco común, pero Ulises llegó a romper toda esa lógica. Detrás de la obra de Ulises hay una escuela muy grande, viene de la escuela de la bug house, donde los niños aprenden a dibujar y hacer arte como niños, no como personas grandes. Muchos debemos volver a ser niños para llegar a esta calidad de obras”, destaca Omar Pintones, el docente de Ulises en la Escuela Municipal de Artes, en el CRP Franz Tamayo de Ciudad Satélite.

Para Pintones, la obra del niño es completa. “Figuras geométricas y colores primarios, esta obra lo tiene todo en cuanto a arte, tiene un concepto y una escuela, desde Joan Miró hasta Wassily  Kandisnky”, alega. 

A propósito, el secretario municipal de culturas de El Alto, Jaime Gira, destaca que esta obra es sinónimo de libertad de expresión. “Me refleja libertad, para mí tuvo un efecto catártico. Hay diversos temas desde   Goni (Gonzalo Sánchez de Lozada) hasta Tánatos, es la percepción  y sensación de cada uno. Acá se puede sentir el alma de cada uno, hay un alto desarrollo estético de cada uno. Los jóvenes nos enseñan a otra perspectiva y en esa lógica estamos felices de ver estas expresiones”, destaca.

Aunque Ulises  fue el que obtuvo el Gran Premio, el  que recibió más reconocimientos fue Iván Alegría. Él, con tan solo 18 años, destacó en cuatro categorías diferentes: pintura, escultura, dibujo y cerámica.

Aunque aún estudia en la escuela de artes, Alegría es un artista nato. “Recién volví de Cochabamba  y Oruro, estaba presentando obras”, comenta. Su gusto por las artes plásticas le llevó a tomar clases desde muy pequeño. “Estudio desde que tengo conocimiento”, explica.

Quizá por eso las cuatro obras que presentó al concurso fueron premiadas. Pero él quiere enfocarse en la pintura.

Para Alegría, un artista tiene que plasmar lo que siente y por eso  sus obras nacieron de las emociones que le transmitieron sus padres cuando le contaron las historias de aquel Octubre Negro del 2003. En ese entonces, Alegría tenía tan solo dos años.

Otros ganadores son Noemy Quispe Juli (pintura), Jhonny Machaca Macuchapi (escultura) y Harold Wilter Calcina Cruz (grabado).

En la muestra “Octubre Negro” hay un Gonzalo Sánchez de Lozada, también una garrafa que lleva un listón negro, está un bebe que espera saciar su sed de agua, pero también hay un jaguar pisando cráneos  de animales. 

Iván Alegría, de 18 años, destacó en cuatro categorías.

Aunque todas -105 en total- son esmeradas, hay un dinosaurio que impresiona por su osadía y por el caos que refleja. Es que, a juzgar del jurado, “aunque el concurso es libre y no específicamente de Octubre Negro, la obra ganadora tiene cualidades que nos recuerdan esa gran lucha de ‘libertad y coraje’”.

El concurso “Octubre Negro” surgió hace 14 años  luego de los hechos de octubre del 2003  como una iniciativa en la que los jóvenes de la Escuela Municipal de Artes de El Alto expresaban, a través de sus obras,  su sentir respecto a la Guerra del Gas. 

Con el correr de los años se amplió a otros sectores y actualmente participan artistas no sólo de EMDA, sino de las ciudades de El Alto y La Paz.

5
4