“Para Bolivia, lo que sucede es un gran territorio de creación”

El creador, residente en España, gestiona la “Clínica de la obsesión”, un espacio formativo impulsado a nivel nacional por el proyecto Plataforma 1.
sábado, 23 de noviembre de 2019 · 00:04

Milen Saavedra  / La Paz

Para el artista escénico y transdisciplinario argentino  Matías Umpierrez  la situación que atraviesa actualmente y en los últimos años el país es “un gran territorio para hacer buenas creaciones”.

El también curador dictó, entre el 18 y 22 de noviembre, el taller denominado “Clínica de la Obsesión”,  en el que participaron  artistas de Cochabamba, La Paz,  Santa Cruz y Sucre. Previamente, llevó el proyecto a ciudades como Nueva Jersey (Estados Unidos), Caracas (Venezuela), Montevideo (Uruguay) y San Sebastián (España), donde trabajó con artistas vascos. 

“La clínica  está pensada  para que artistas  de diferentes geografías puedan pensar el cuerpo de su obra, desde qué punto parte y cuáles son las preguntas que hacen se defina y singularice”, definió Umpierrez.

 El creador indicó que la clínica en Bolivia es más pedagógica, en el sentido de encuentros y de formación. Usualmente   él desarrolla proyectos transdisciplinarios, que van desde obras de teatro, videoinstalaciones a piezas cinematográficas, intervenciones site-specific  y otras.

 También hace  trabajos  como curador en  proyectos en los que  invita a artistas a reflexionar sobre  preguntas que él mismo se plantea. “Por ejemplo: ¿qué es lo que nos obsesiona para sublimar por medio de las artes, ¿cuáles son las obsesiones que están dentro de los artistas para crear una obra?”, destacó.

Umpierrez afirmó que la experiencia  en Bolivia es “vital”  por cómo los creadores, por medio de las artes, resisten  cualquier situación adversa. “Es un contexto muy doloroso, pero lo que hacemos los artistas  es protegernos de la realidad por medio de las artes  y, a la vez, tratamos  que la realidad se pregunte  cosas como nosotros”, dijo.

Para el creador, la clínica apunta a la intimidad del origen de las búsquedas creativas que es la génesis motivacional de la cual parten  para ser artistas. 

“Los que nacimos en países donde la realidad por momentos es  dura y difícil, y somos artistas debemos estar  muy despiertos. La mayoría  tiene pensamientos muy claros sobre qué es lo que está buscando, cuáles son sus motivaciones, de dónde parten y cuál es su territorio estético. Ahí hay una formación natural, intuitiva, y también por parte de otros artistas bolivianos y  centros de formación”, apuntó.

Umpierrez destacó también el trabajo de Plataforma 1, que  impulsa voces que  piensan de manera diferente en plena era global. 

“Es un gran privilegio entrar en el mundo de los artistas bolivianos. Me quedo muy impactado porque cada uno tiene modos de creación muy personales y eso es importante. Lo que más me emociona  es cómo ellos se entienden y entienden muy bien por qué están haciendo esto. Tienen filosofías detrás de su trabajo que las desarrollaron, en la mayoría de casos, por lo dura que es la realidad”, dijo.

Asimismo, el curador explicó que la clínica plantea que los artistas entren en un estadio de búsqueda personal  profunda. “Eso genera un desorden  en su sistema establecido,  pues cuando  uno va al origen, empieza  aparecer un montón de emociones y todo pareciera que se desacomoda. Entonces es más  importante  el trayecto que permite acercarse al territorio de búsqueda más complejo y más abstracto de un artista”, explicó.

Por eso -agregó- los participantes  de su taller analizan las filiaciones de su trabajo; es decir, cuáles son sus patrones  y en dónde se inscribe su obra en el mercado real de las artes.

“Hacemos una serie de ejercicios plásticos y narrativos; los primeros  van hacia el  origen de lo que es la plástica para ellos y eso aparece en imágenes e historias familiares. Lo mismo sucede en el sentido narrativo: escriben sobre ellos mismos, desarrollan una escritura que  tendría que estar presente en ellos como escritores, directores, dramaturgos; es decir, en el modo de narrar el trabajo”, indicó.

Finalmente, el creador argentino destacó la fuerza de la cultura y la identidad de nuestro país. Esas características -dijo- son únicas. “Bolivia se muestra al mundo de una manera única y en plena era lamentable de la globalización, logra conservar su raíz. Ojalá que en esta guerra  que están enfrentando no permitan que se les borre la certeza de  quiénes son. Bolivia refleja que en medio de este continente tan complejo y esta Sudamérica tan lastimada es posible  sostener una personalidad”, afirmó.

 

 

4
1