La mujer que puso a Bolivia en el mapa del patrimonio mundial

El trabajo de la historiadora y gestora cultural logró que la Unesco nombre patrimonio a la cosmovisión kallawaya y la Ichapekene Piesta de Moxos.
domingo, 24 de noviembre de 2019 · 00:04

Milen Saavedra  / La Paz

Luego de una larga enfermedad, la historiadora y gestora cultural Carmen Beatriz Loza Vidaurre  falleció el  pasado viernes 8 de noviembre en La Paz. Su trabajo  académico  y, sobre todo, su aporte al reconocimiento del patrimonio nacional a nivel mundial conforman el gran legado que deja Loza.

Según el portal digital Pieb, la historiadora luchaba contra un  cáncer. A pesar de ello y al igual que durante su carrera, realizaba varias investigaciones  históricas, archivísticas y antropológicas.

Trabajó en la investigación de la cosmovisión kallawaya con publicaciones como   Reconocimiento mundial a una ciencia de los Andes (2004), lo  que se constituyó en la base para su declaratoria como Obra Maestra del Patrimonio Intangible de la Humanidad por la  Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en 2003.

Asimismo, estuvo en la dirección del equipo de investigadores y el cabildo indígena sobre la “Ichapekene Piesta de San Ignacio de Moxos”, la celebración más grande y antigua del departamento de Beni. Documentó los rituales, personajes, comida, música y la tradición de esta expresión cultural y material. Este trabajo sirvió para su postulación como patrimonio intangible ante la Unesco y su nombramiento en 2012. Del mismo modo  participó en la postulación de la festividad del Gran Poder, que aún no obtuvo respuesta.

Igualmente, preparó  las carpetas para postular la fiesta de la abundancia de Alasita, con lo que se logró que “Los recorridos rituales en la ciudad de La Paz durante la Feria de Alasita” fueran declarados  Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2017.

 “Me siento todavía en el inicio,  empezaré  a trabajar, a estudiar    aún más la Alasita para los derroteros que vienen para el país y  para la candidatura”, afirmó la historiadora cuando se presentó la postulación.

También  formó parte  del equipo de trabajo para la postulación de la Fundación Cinemateca Boliviana al Mowlac.

Por otro lado, Loza estudió la presencia del  arqueólogo alemán Max Uhle (1856-1944) en el altiplano de Bolivia, con el respaldo del Max Planck Institute. En su estudio sobre las libretas de apuntes de Uhle, reconstruyó -según la literata e investigadora Kurmi Soto- la rica actividad finisecular de los círculos aymaristas. En ese sentido, logró proponer una lista pormenorizada de las personalidades que participaron en la Academia Aymara y aportó un amplio panorama  sobre el aymarismo del siglo XIX. 

Además, participó en la organización del archivo fotográfico de la despenalización de medicinas tradicionales andinas para el Instituto Boliviano de Medicina Tradicional Kallawaya. 

En los últimos años trabajó en la Dirección de Patrimonio Cultural del Ministerio de Culturas y Turismo, que recuperó  más de 600 bienes culturales del tráfico patrimonial como  la Illa del Ekeko, que fue repatriada  desde Suiza.

Aportó a la construcción de la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia (BBB)  de la Vicepresidencia del Estado.

“Loza estuvo vinculada con especial énfasis a la mirada antropológica e histórica de la salud en las comunidades locales y populares. Sus estudios sobre la medicina tradicional, el parto y sobreparto, así como en la última época su acercamiento a los enfermos de cáncer  formaron parte de sus intereses tanto históricos como antropológicos”, destaca el portal Pieb.

Sus investigaciones fueron publicadas en varias revistas a nivel internacional. Entre su producción bibliográfica  se encuentra: El equipo y la prueba en la práctica del derecho de Indias, 1550-1581 (2000), Las libretas bolivianas de Max Uhle, un análisis histórico (2004), Develando órdenes y desatando sentidos. Un atado de remedios de la cultura Tiwanaku (2007), Las compañeras en el alumbrar. Despejando la penumbra en el arte obstétrico (2012) y El Poder del bordado, historia, arte y fe de los bordadores del Gran Poder (2018).

Kallawayas,  la Ichapekene Piesta y Alasita fueron nombrados Patrimonio Mundial gracias al trabajo de Loza.

El escritor Esteban Ticona comentó que Loza preparaba una obra sobre la extirpación de idolatrías a los médicos ancestrales durante la colonización española, además de la compilación de las obras del historiador francés Thierry Saignes para la BBB.

El director del Archivo y Biblioteca del Congreso, Luis Oporto, la definió como una “acuciosa investigadora” y “experta en fuentes primarias”.

Sobre su  trayectoria

  • Vida Carmen Beatriz Loza nació en 1962 y falleció el 8 de noviembre de 2019.
  • Formación Era  licenciada en Historia de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), doctora en Demografía y Ciencias Sociales de la Escuela de Estudios Superiores en Ciencias Sociales-EHESS, de Francia. Además, realizó un  posgrado en el Instituto de Altos Estudios para América Latina.
  • Trayectoria Fue docente de la carrera de Historia de la UMSA y del Archivo de La Paz. También trabajó en el Instituto Nacional de Antropología. En los últimos años estaba en la Dirección de Patrimonio Cultural del Ministerio de Culturas y Turismo y colaboró con la Biblioteca del Bicentenario.
  • Patrimonio Aportó en la postulación a Patrimonio de la Humanidad de la Unesco de  la cosmovisión kallawaya, la Ichapekene Piesta de San Ignacio de Moxos y los recorridos rituales en la ciudad de La Paz durante la Feria de Alasita.
46
3