La poeta feminista Paola Senseve gana el Yolanda Bedregal 2019

“Quería hablar de la genealogía femenina”, dice la galardonada. El jurado valoró la construcción “sólida de la constelación poética desde la indagación femenina”.
martes, 05 de noviembre de 2019 · 00:04

Milen Saavedra  / La Paz

“Pensé en mi abuela, ella sería la más feliz y orgullosa”. Así relató la escritora Paola Rocío Senseve Tejada  su reacción al enterarse  que es la ganadora del Premio Nacional de Poesía Yolanda Bedregal 2019, con su obra Codex Corpus.

“Acto seguido pensé en que yo también debería sentirme muy feliz, pero suceden muchas cosas ahora. Y por último pensé en la tranquilidad que representa este premio para poder dedicarme solo a la escritura por un tiempo”, agregó Senseve.

El jurado del galardón -integrado por los poetas Sulma Montero, Óscar García, Adriana Lanza, Gabriel Chávez y Benjamín Chávez- valoró el manejo pertinente del lenguaje en la construcción de la constelación poética desde la indagación femenina. 

“Demuestra un trabajo poético y una propuesta sólida. En suma, una obra consistente”, se lee en el acta. El Premio Nacional de Poesía Yolanda Bedregal está dotado con  31.000 bolivianos y la edición e impresión de la obra.

La obra de Senseve contiene poemas que ha estado trabajando en los últimos 3 o 4 años. “Me interesaba  hablar del inicio de la muerte que a veces es un proceso y de la muerte en sí, que es algo que probablemente no tiene un final. La muerte de alguien que amas es algo que ocurre constantemente, a diario, en todos los cuerpos alrededor”, detalló.

La poemario explora también  la relación entre madres e hijas. “Quería hablar de mi abuela, de mi mamá, de esa genealogía precisa y la relación que hay entre madres e hijas y que además, es una fórmula que se puede repetir ad infinitum. Esa información celular y genética, es básicamente cuerpo y en el cuerpo se construyen códigos afectivos, políticos, territoriales y de lenguaje”, explicó.

Senseve, que se declara feminista, indicó que se trata de  “una política transversal”. “Inevitablemente se refleja en todo, especialmente en las búsquedas. Y yo creo que tanto el arte como la literatura son búsquedas constantes, de fondo y forma, de estética y contenido”, acotó.

Paola Senseve nació en Cochabamba en 1987. Es escritora, psicóloga y  gestora cultural. Ha publicado Vaginario (2008, La Hoguera), ganador del II Premio Nacional de Escritores Nóveles de la Cámara del Libro y Petrobrás; Soy dios (2011, La Hoguera), Premio Nacional de Literatura Santa Cruz; y Ego (2014, Ediciones Liliputienses, España).  También participó en el libro Quiero ser como ella (2019), de la campaña “Actúa, detén la violencia”.

 

Herrera nuevamente ganador con La cueva de los animales invisibles 

El Ministerio de Culturas y Turismo también anunció al ganador de la séptima versión del Premio Nacional de Literatura Infantil, que, de acuerdo al jurado, recayó en César Leonardo Herrera García con la obra La cueva de los animales invisibles. 

El psicólogo, dramaturgo, actor y narrador nació en Samaipata (Santa Cruz), en 1976. No es nuevo en el ámbito de los premios, ya que el año pasado ganó el Premio Nacional de Literatura Juvenil por  La Cruz de Jaén. Previamente, en 2013, con la novela El día más triste de la soberana más bella, ganó la primera versión del Premio Nacional de Literatura Juvenil Alfaguara.

Además, ganó el Primer Concurso de Cuento Infantil-juvenil 2007, organizado por Santillana, con el libro El tesoro inventado. 

Herrera empezó a escribir hace una década, a su regreso a Bolivia después de terminar  la carrera de psicología en la Universidad Metropolitana de Monterrey (México). También fundó el grupo de teatro Sembrando Surcos con el que debutó en la dramaturgia con 11 obras, entre las que se encuentra títulos como  El duende e  Hijo de la luna. 

Asimismo, su elenco participó en el Sexto Festival Internacional de Santa Cruz (2007), con la obra de su autoría La mulagente, basada en una leyenda de los valles. Luego, su texto La Santa fue llevada a las tablas en el Séptimo Festival Internacional de Teatro, en Santa Cruz (2009).

Públicó varios libros de cuentos y novelas breves; pero su primera pasión -la que no abandona- es la literatura para jóvenes y niños. En esas   historias,  César  teje leyendas tradicionales, suspenso y  acción con escenarios  bolivianos de fondo. El resultado son obras que conquistan a  lectores jóvenes,   siempre los más exigentes.

El Premio Nacional de Literatura Infantil fue creado en 2012 con el objetivo de fomentar la lectura y la escritura de obras de ficción para niños.

En ese sentido, Herrera se hará acreedor de un reconocimiento  de 20.000 bolivianos y la edición e impresión de su obra.

Vidaurre gana en la categoría juvenil del Guamán Poma

El Premio Guamán Poma de Ayala en Lengua Originaria estrenó este año su categoría juvenil. En ese sentido, la ganadora fue Mayherly Jael Vidaurre Alejo, con la obra Leyenda del Chijchipa, en lengua aymara.

La nueva categoría, que estaba dirigida a estudiantes  de entre  15 y 18 años, se creó como parte de la conmemoración del Año Internacional de las Lenguas Indígenas y para incentivar la escritura y producción literaria en lengua originaria en los jóvenes.

Además de la publicación de la obra, en 300 ejemplares; el premio consiste en un equipo móvil de última generación, una beca completa transferible para un curso de idioma portugués en el Centro Cultural Brasil en La Paz o una beca completa no transferible para un curso de francés de un año durante el  2020 en la Alianza Francesa y un diploma.

Por otro lado, en la  categoría profesional, la ganadora fue Elvia Andia Grájeda, con la obra Pirqakunawan Parlaspa (en lengua quechua y que quiere decir “Hablando con las paredes”).  En ese sentido, recibirá  15.000 bolivianos y un diploma. Más la publicación de la obra en un máximo de 500 ejemplares, según indica la convocatoria.

El Premio Guamán Poma de Ayala en Lengua Originaria, vigente desde 2012,  tiene el objetivo de fomentar la lectura, escritura, creación literaria y/o creaciones audiovisuales en lenguas indígenas originarias, campesinas y afrobolivianas, en la categoría juvenil. En la categoría profesionales, el de fomentar la lectura, escritura, producción y rescate de la literaria en lenguas indígenas originarias, campesinas y afrobolivianas y las mismas expresen o recreen los elementos estéticos, semánticos y discursos propios de su cultura y contribuyan al desarrollo, promoción y difusión de la misma.

 

 

3
4