“La literatura es un caos para el cual no existe un mapa”

El escritor paceño se hizo acreedor del galardón con la obra titulada Seúl, São Paulo, en la que explora la migración desde la historia de dos adolescentes.
sábado, 09 de noviembre de 2019 · 00:04

Milen Saavedra  / La Paz

“ La novela, al fin y al cabo, es el es el territorio de la eterna pregunta”, dice el escritor  Gabriel Mamani Magne,  el  reciente ganador del Premio Nacional de Novela. La obra galardonada,  Seúl, São Paulo,  habla sobre la adolescencia, el deseo y la migración. 

La trama aborda la vivencia de dos jóvenes de 17 años que están haciendo el servicio premilitar en la Fuerza Aérea Boliviana en   El Alto. Uno de ellos es alteño y el otro es brasileño, hijo de bolivianos que en   la década de los años  80 se fueron a trabajar como costureros, y que vive en Bolivia hace un año. Un sentimiento de extrañeza y el descubrimiento de identidad afecta a ambos protagonistas.

En entrevista con Página Siete, Mamani Magne conversó sobre su obra, influencias y planes a futuro. Resaltó que la escritura de la novela ganadora fue “un viaje íntimo en el que he aprendido mucho de mí mismo y del lugar de donde vengo”.

 Seúl, São Paulo es su primera novela después de transitar por la literatura  infantil, el  cuento y la crónica. ¿Cómo logra la transición de un género a otro?  

 Pues sí, creo que la historia y los temas exigen una determinada forma. Hay historias que funcionarían mejor como novela, otras como cuento, y así. Cada género te exige métodos y formas distintas. Sin embargo, tanto en narrativa breve como en la más extensa, siempre reflexiono e investigo mucho antes de sentarme a escribir. Quizá por eso pasar de un género a otro no me causa tantos conflictos.

   Tras la novela, ¿cómo entiende ahora personalmente la migración?

Escribir Seúl, São Paulo ha sido un viaje íntimo en el que he aprendido mucho de mí mismo y del lugar de donde vengo. La migración es la pérdida del paisaje personal. Es convertirse en el otro. Uno se va porque le falta algo y tiene que buscarlo en otra parte. Un país en el que a muchos les falta algo, como Bolivia, es un país que va por mal camino.

¿Cómo fue el proceso de escritura de la obra?

La empecé a finales de 2016 cuando estaba en Río de Janeiro y la terminé este año. Esa novela me acompañó dos años y medio. Empezó como un cuento, pero eran tantos los elementos, tantas cosas que quería contar, tantas sensaciones, imaginarios, tanta rabia también. Entonces se extendió, se fue transformando en una especie de “Frankenstein”, hasta que terminó en la novela.

 ¿Ha pensado qué hará con el monto del premio?

Entiendo los premios como un posible sueldo. Entonces, uso el dinero de los premios para poder tener las condiciones de escribir un año entero, dos o tres, sin tener que preocuparme tanto por las cuentas.  Un premio te da como un colchón de seguridad que te permite dedicarte a la literatura y no alejarte de este mundo.

El crítico   Harold Bloom  decía que la novela es el cauce natural donde confluyen los géneros.  ¿Está de acuerdo?, ¿ha “incurrido” en la poesía?

 Respeto mucho a la poesía como para animarme a escribirla. La novela, por su parte, es tan grande que es indefinible. Y es esa indefinición lo que le da riqueza. No hay absolutos en la novela, por lo que entenderla como un género puro es imposible. Bajo ese razonamiento, la opinión de Bloom me parece valedera. La novela, al fin y al cabo, es  el territorio de la eterna pregunta.

Usted ha trabajado tanto cuento como ficción ¿En qué ámbito (ficción o no ficción) se siente más cómodo?

En la ficción. La literatura es un caos para el cual no existe mapa. En la crónica, mal que bien, el componente de “lo que en verdad pasó” opera como una brújula que te ayuda a no sentirte tan perdido. La ficción es más tentadora porque se va guiando por lo sensorial más que lo fáctico. Los sentidos siempre le van a ganar a la cabeza.

    ¿Qué autores han marcado su obra?, ¿qué libro se llevaría a una isla desierta?

 Más que marcar mi obra, los libros han marcado mi vida. Entre los autores a los que siempre regreso, destaco a J. M.  Coetzee, Juan Rulfo y Gabriel García Márquez. ¿Qué libro me llevaría a una isla? La biblia, quizá. Soy ateo; sin embargo, me parecería fascinante conocer bien al personaje de ficción más famoso de todos los tiempos: el dios cristiano.

  Siendo abogado decidió estudiar literatura. ¿Hay que estudiar literatura para escribir?

 A estas alturas de mi vida, tomo la palabra “abogado” como un insulto. Estudié derecho, sí, pero jamás ejercí la profesión. 

Pienso que no es necesario estudiar literatura para escribir ficción. De hecho, ni siquiera es importante haber entrado a la universidad o siquiera haber acabado el colegio para escribir ficción. Basta haber aprendido a leer y siempre pensar que se está aprendiendo a hacerlo. Lo demás es practicar, practicar, practicar.

 
 ¿Está trabajando en un nuevo proyecto literario actualmente?

 Estoy editando un libro de relatos que espero publicar el año que viene. Por otra parte, hace poco he terminado un cuento para niños que felizmente tendrá  las ilustraciones de la artista Diana Val.

 

Sobre el  autor

  • Obra Gabriel Mamani  Magne nació en La Paz. Tiene 31 años. Es autor de la novela para niños Tan cerca de la luna y de la novela Seúl, São Paulo, además de varias crónicas publicadas en medios impresos.
  • Reconocimientos  Ha sido ganador, entre otros, del Premio Nacional de Literatura Infantil (2012), del Premio de Cuento Adela Zamudio (2012), del Premio  Eduardo Abaroa en la categoría de periodismo cultural (2015), del Concurso Municipal  de Literatura Franz Tamayo (2018) y del Premio Nacional de Novela (2019).
  •  Formación Estudió derecho en la UMSA, aunque nunca ejerció –ni ejercerá– la abogacía. Cursó una maestría en Literatura en la Universidad Federal de Río de Janeiro (Brasil). En la actualidad, además de la escritura, se dedica a la edición y a la traducción de textos en lengua portuguesa. Es colaborador del periódico Página Siete y codirige el sitio babelicas.com, destinado a la difusión de narrativas de desplazamientos, migración y viajes.
2
1

Otras Noticias