Cuento sobre un cascarrabias ch ’ukuta gana concurso edil

El sombrero de Édgar se llevó el primer lugar en el VII Concurso Municipal de Literatura Infantil – Historias Chiquitas y Ch’ukutas 2019.
miércoles, 04 de diciembre de 2019 · 00:04

Página Siete  / La Paz

La historia de Édgar Cascarrabias, que disfruta -aunque sólo momentáneamente por su amargura- de  hacer maldades a las personas que encuentra en su paseo por la ciudad de La Paz,  ganó el VII Concurso Municipal de Literatura Infantil – Historias Chiquitas y Ch’ukutas 2019.

  La obra se titula El sombrero de Édgar  y fue escrita por Laura Valentina Saavedra López, quien resultó  ganadora en la Categoría C (para participantes mayores de 19 años) del certamen.

De acuerdo con la creadora, se propuso contar  la vida de un señor “muy, muy cascarrabias” y su  historia nació a partir de una observación hecha en un día común en el centro de la ciudad, por lo que incluye en su relato  personajes como las cebras, las caseritas o encargados del aseo urbano y espacios como El Prado y la avenida Camacho.

“Este cuento habla de Édgar Cascarrabias, un señor de 50 años que al igual que otras personas, en un día común, está serio, caminando con prisa y  distraído. Es fácil confundir ese hermetismo con mal humor. Me fue fácil crear un personaje que no sea hermético, sino que realmente sea cascarrabias”, explicó Saavedra, según una nota de prensa de la Secretaría de Culturas. 

Es la primera vez que la autora se presenta al certamen de literatura infantil, aunque anteriormente se postuló al Concurso Municipal de Literatura Franz Tamayo. 

“Como ya estaba escribiendo, me resultó desestresante dejar el proceso creativo del otro cuento y dedicarme a algo que es tan bonito, que es escribir para niños. Hacer una historia más amena fue como cambiar el switch para llegar a otro público, algo distinto”, agregó la estudiante de biología de 27 años. 

“Este año retomé la escritura, porque por mi carrera había desarrollado otro estilo más enfocado a la redacción científica. Fue un reto convertirlo a lo narrativo. Haber ganado este concurso es reconfortante. Estoy muy agradecida, me siento sumamente motivada”, aseguró sobre el premio del certamen. 

El jurado del concurso estuvo conformado por: Claudia Adriázola, Manuel Vargas, Mariana Ruiz, Lourdes Valencia, Lidia Alcázar e  Isabel Mesa, personalidades reconocidas en el ámbito cultural y literario infantojuvenil. El municipio paceño otorgará a la autora un incentivo económico de  5.000 bolivianos, además de la publicación de la obra. 

Los otros ganadores

En la categoría C, se determinó otorgar el segundo lugar a Dedpul de Gabriel Mamani Magne, quien recibirá un premio de  4.000 bolivianos. El autor es también el más reciente ganador del Premio Nacional de Novela.

En la categoría B (13 a 18 años), la obra ganadora del primer lugar fue Burda tarde de un adolescente de Jesús Santiago Arias Huayller, mientras que Lo que el agua me hizo descubrir de Ian Yure Domic Cortez, obtuvo el segundo. Los autores recibirán premios de  2.000 y  1.500 bolivianos, respectivamente. 

Asimismo, El búho protector de la naturaleza de José Daniel Luna Ledezma mereció el primer lugar en la categoría A (siete a 12 años), y Robo ciudad de Sara Úrsula Zúñiga Ticona se quedó con el segundo. Los niños autores serán premiados con  1.500 y   1.000 bolivianos, correspondientemente.

Los trabajos ganadores resaltaron de entre 128 propuestas presentadas este año al certamen, cuya temática estaba centrada en “La Paz, intercultural, feliz e incluyente”.

El sombrero de Édgar

Esta es la historia de Édgar Cascarrabias, un señor de 50 años que siempre camina por la ciudad usando una nube negra de lluvia como sombrero. Siempre está de mal humor y siempre hay algo nuevo que le molesta.

 Por la mañana de aquel 15 de abril, Édgar se encontró con Federico, su vecino. 

Fico, como lo llaman sus amigos, es un joven de 15 años que trabaja como cebra en El Prado de la ciudad. Ese día llevaba su traje muy limpio y bien puesto. Debía participar de un evento que formaba parte de su trabajo y tomarían muchas fotos de él y sus compañeros. Édgar lo vio tan feliz y sonriente, que no dudó en pasar por su lado dando zancadas y empujándolo hacia un charco de lodo que se había formado por la lluvia del día anterior.

(Fragmento de la obra ganadora que será publicada por el municipio paceño en 2020)

 

11

Otras Noticias