Pentimalli deja Patiño: “Llegué con miedo, me voy satisfecha”

“Todos cierran y abren ciclos, es el momento de cerrar uno en mi vida”, dice la historiadora italiana. En su gestión se construyó la sede del Espacio Patiño.
viernes, 06 de diciembre de 2019 · 00:04

Juan Pablo García /  La Paz 

“Llegué con mucho miedo, pero ahora me voy satisfecha”, son las palabras con las que se despide la directora del Espacio Simón I. Patiño en La Paz, Michella Pentimalli. La politóloga e historiadora italiana   renunció al cargo después 18 años de  gestión.

“Todas las personas cierran y abren ciclos, es el momento de cerrar este ciclo de mi vida”, reflexionó Pentimalli. Ese -dijo- es el principal motivo de su partida del centro  y también del país.

“Miedo” es la sensación con la que  llegó al Espacio Patiño. Fue posesionada como directora  el 1 de febrero de 2001. “Llegué a principios de un año y me voy a principios de otro”, comparó la gestora haciendo referencia a que su vuelo con destino a Italia está programado para el 2 de enero de 2020.

Cuenta que al momento de iniciarse en el cargo, Pentimalli “no tenía idea” de lo que le esperaba ni la dimensión de los frutos que el centro cultural cosecharía durante  su gestión. “Al principio el Espacio tenía una instalación muy pequeña y éramos solo tres personas”, recordó. 

El Espacio Patiño  inició sus funciones el 14 de septiembre de 1984 en El Prado. Después trabajó muchos años en el edificio Guayaquil. Finalmente,  inauguró su nueva infraestructura el 29 de noviembre de 2018. Construido especialmente para el centro cultural, el  edificio de Patiño está ubicado en la avenida Ecuador, entre las calles  Gutiérrez y Quito.

“Hoy, uno de los mayores logros alcanzados fue la construcción del nuevo edificio. Tardó un poco, mandamos la solicitud, analizamos los presupuestos, la búsqueda del terreno y demás detalles, pero felizmente aprobaron el proyecto y ahora lo hicimos realidad”, explicó.

Dos décadas en Patiño

Michella Pentimalli se formó para ser maestra y posteriormente estudió Ciencias Políticas con mención en Historia en la Universidad Italiana de Brescia, Padua. Impulsora del arte, la cultura y la pedagogía, consideró que trabajar en el Espacio Patiño por casi dos décadas no sólo le ayudó en su crecimiento profesional, sino también en su vida personal. Por eso -afirmó- que se va “llena de satisfacción”.

Destacó  que se va “confiada” porque deja un personal de trabajo “bien sólido y confiable”. “Sé que harán las cosas bien, la gente que trabaja aquí es muy comprometida con las labores que realiza”, aseveró.

“Si bien estoy renunciando al cargo de directora, eso no significa que dejaré de estar atenta a todo lo que se haga. Siempre estaré pendiente y predispuesta a colaborar cuando me necesiten”, aclaró Pentimalli.

Además, dijo estar conforme  con la persona que ocupará interinamente su cargo y expresó  que, al igual que ella, la nueva directora es amante de la pedagogía. Se trata de la responsable del Centro de Acción Pedagógica, Sussy Soto, que actualmente se encarga de las actividades vinculadas a la literatura infantil y  lúdico-pedagógicas, entre diferentes encuentros programados por  el Espacio Patiño.

Emblemático espacio cultural

En 1931, el mismo Simón I. Patiño creó la Fundación Universitaria que lleva su nombre. En 1958, sus herederos establecieron la fundación actual, que trabaja en beneficio de América del Sur, en general, y de Bolivia, en particular, para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos en los campos de la educación, la cultura, la investigación, la salud, la higiene, la nutrición, la agricultura y la ecología. 

La fundación opera a partir de 15 centros  situados en Bolivia y en la ciudad de Ginebra, Suiza. El Espacio Simón I. Patiño en La Paz es uno de ellos y tiene como objetivo  promover temas de cultura, educación e investigación.

Pentimalli llegó a Bolivia a finales de 1978 y después de 40 años viviendo en el país se va a inicios del siguiente año. Cuenta que quiere encontrarse con los suyos y con ella se lleva algunos libros y cuadros, además de “otras cosas no tangibles, que son difíciles de soltar”.

“Es una alegría y a la vez me da mucha tristeza (…) me va a doler dejar el nido que construí. Mi casa, en el sentido de hogar”, explicó . “A mí me gusta vivir rodeada de cosas bonitas, de mis libros, de mis cuadros”, así expresó sus sentimientos sobre su partida.

  También contó que para irse vendió alguna de sus cosas y   regaló unos libros  y que “los más valiosos, los que lleva en su corazón, se los llevará con ella”. 

“Me va a doler dejar a mi hijo y a mis nietos que viven en Cochabamba, pero también me hará feliz encontrarme con la otra parte de mi familia, con mi hija que vive en Italia”, reflexionó.

También le será difícil,  comentó,    dejar a todas las personas que conoció y a las amistades que hizo en el país. Por eso la puerta del regreso permanecerá abierta.

Siempre sonriendo, Michaella Pentinalli comentó a Página Siete que piensa volver a Bolivia y tiene la expectativa de encontrarse con el mismo Espacio que dejó, un lugar que “se mantenga firme ante la lucha por la cultura y la educación del país”.

El Espacio  Patiño

  • Inauguración Fue inaugurado el 29 de noviembre de 2018.
  • Arquitectura El edificio fue diseñado por el arquitecto Juan Carlos Calderón, quien falleció en diciembre de 2017. “Al arquitecto le gustaba mucho la conectividad entre la ciudad y el edificio, la naturaleza”, explicó el arquitecto supervisor de la obra  Sergio Céspedes, que al mismo tiempo explicó que la Fundación Patiño respetó el proyecto.
  •  Salas   Cuenta con un teatro que lleva el nombre de “Doña Albina”, en honor a la esposa de Simón I. Patiño, y tiene una capacidad para 180 personas. Además hay una sala de cómics, una sala de música y un sin fin de talleres afines al arte.
26
1