David Aruquipa: “Mostramos que la china es resistencia”

El investigador participó como juez en la entrada folklórica del norte de Chile.
miércoles, 20 de febrero de 2019 · 00:04

 Anabel Vaca / La Paz

“La china morena significa revolución y resistencia, porque realmente es el símbolo de lucha de un grupo discriminado que se ha visibilizado en las fiestas a partir de su corporalidad con ese traje”, manifestó el investigador boliviano y activista por los derechos TLGB, David Aruquipa.

El investigador expone La china morena, memoria histórica en el folklore boliviano, en el Teatro Municipal de Arica, en Chile, hasta el 15 de marzo. Aruquipa también participó como juez en la entrada del Carnaval Andino Internacional Con la Fuerza del Sol, del 15 al 17 de febrero.

La muestra  fotográfica busca acercar a la comunidad ariqueña a la investigación de Aruquipa respecto de la figura de la china morena, personaje tradicional de la morenada en el Carnaval de Oruro o en la entrada del Gran Poder, en la ciudad de La Paz.

 El trabajo de Aruquipa muestra cómo a través del paso de las décadas, los espacios folklóricos fueron esenciales para la comunidad TLGB en Bolivia.

El expositor resaltó el aporte de Carlos Espinoza, quien representó a Ofelia en las décadas de los años 60 y 70 del siglo pasado, en las entradas orureñas y paceñas, vestido como china morena y que además rediseñó la vestimenta.

  Ofelia se inspiró en personajes femeninos populares de Latinoamérica como las vedettes argentinas y las rumberas cubanas de la época. A partir de ello,  personajes travestis icónicos como la china supay, de la danza de la diablada, y  la awila en la kullawada  engalanaban las fiestas, según el investigador.

El personaje, además, impulsó la participación de las propias mujeres con los trajes con los que se las conoce en la actualidad. 

“A partir de las prohibiciones para bailar, Ofelia hacía y bordaba las vestimentas para las mujeres más bellas. Se veía reflejada a través de ellas”, comentó.

David Aruquipa observa la entrada de Arica, el sábado 16.

A partir de la investigación, David mantiene una amistad con Espinoza, quien en la actualidad anda por los 80 años. 

“Después de haber bailado dos años, yo quería innovar el baile tanto como la vestimenta;  entonces(...) subí el largo de la pollera, subí el largo de las botas y ya se hizo muy diferente… Nosotros empezamos con colores fuertes; como yo estaba inmerso en la costura, sabía qué colores estaban de moda, qué telas eran de actualidad”, asegura Espinoza en  el libro La china morena: memoria histórica travesti, publicado en 2012, por Aruquipa.

 Este personaje -aseguró el escritor- es altamente sexualizado, provoca admiración y seduce a los espectadores, que lo convierten en un personaje “marica” que se populariza y se posiciona en el Carnaval  y otras fiestas.

Como jurado en la entrada folklórica en Chile, el investigador fue entrevistado en vivo por TV Arica y expuso también al público sobre el Carnaval de Oruro y la historia de la china morena dentro del folklore nacional.

“He hablado del Carnaval de Oruro, sobre Ofelia y la china morena. Me extendí por completo y el público reaccionó bastante bien”, comentó el expositor.

Una banda folklórica boliviana ameniza la fiesta ariqueña.

Aruquipa ve la necesidad de realizar una investigación sobre las fraternidades bolivianas que participan en la ciudad de Arica, tanto en el ámbito político, cultural y económico.

 “Se debería conformar una asamblea de antropólogos, investigadores bolivianos que podamos entender toda esta historia desde el territorio chileno”, comentó, y añadió que los residentes bolivianos conquistaron Chile con su cultura.

Sostuvo que al menos 80% de las danzas en la entrada de  Arica son bolivianas, entre ellas, los caporales, morenada, thinku, tobas y diablada, entre otras.

 

 

3
4