Donó sus trajes para su exposición y conservación

El colectivo busca abrir un museo para exhibir polleras y bordados que fueron donados por varias personalidades folklóricas.
domingo, 03 de marzo de 2019 · 00:04

Anabel Vaca  / La Paz

Carlos Espinoza donó a la comunidad LGBTI de La Paz varios trajes que diseñó y confeccionó cuando bailaba como Ofelia en la entrada del Carnaval de Oruro y en el  Gran Poder de La Paz.

“Tengo todavía varios trajes que  voy a donar porque en casa no se conservan. Entonces, la mejor persona que puede conservarlos y exponerlos es David (Aruquipa, activista de la comunidad LGBT), quien es un muy buen amigo”, comentó Espinoza, quien, también cedió fotografías de sus presentaciones como Ofelia en los años 60 y 70, que se exhiben en Arica, Chile.

Aruquipa, quien conserva al menos 50 trajes, entre polleras, máscaras y bordados tradicionales de Espinoza y otros personajes, aseguró que planea abrir un museo con todas las piezas de los aportes de la población LGBTI a la cultura popular nacional.

“Es un legado muy importante el que tenemos. Vamos a hacer un museo montando todos los aportes en la música, en la danza, en las fiestas populares de la población trans”, dijo el activista.

Además, aseguró que se encuentra gestionando un espacio con la Alcaldía paceña para hacer posible la exhibición de los más de 50 trajes y piezas donados.

El aporte de Espinoza como Ofelia dentro de la cultura y el Carnaval boliviano –según Aruquipa– tiene que ver con una “revolución” y “visibilización” de la comunidad LGBTI y de los “maricas” en los espacios públicos.

El activista e investigador paceño escribió el libro La china morena: Memoria histórica travesti, en el que revela que las figuras de la  morenada eran representadas por homosexuales como Barbarella (Peter Alaiza), Titina (Diego Marangani), Candy, Juana, Rommy, Lucha y Lis, entre otras que se apropiaron de la china.

Aruquipa sostuvo  que la figura de la china morena travesti tuvo como inspiración personajes populares de este ámbito como las vedetes argentinas y mexicanas, y las rumberas cubanas.

La investigación también revela que estas figuras no fueron rechazadas por las fraternidades folklóricas, sino que eran un gesto intercultural. Las chinas travestis se convirtieron en una figura esencial en las morenadas.

Su arte y su aporte a la cultura popular fueron reconocidos por las fraternidades que las contrataban con anticipación, para que bailen en varias entradas.

“Las chinas morenas, en la actualidad, son las figuras más bellas de las fraternidades, visten un traje del que muchas personas no conocen su origen ”, manifestó David Aruquipa.

8
9

Otras Noticias