Notre Dame inspiró al cine, la música y aventuras literarias

La consagración de Napoleón es la pintura más conocida del interior de la catedral, que ha pasado por los estudios de Disney y llegó hasta al cómic y los videojuegos.
miércoles, 17 de abril de 2019 · 00:04

EFE y AFP  / Madrid y París

La catedral de Notre Dame de París, arrasada por las llamas y convertida en un símbolo de la desolación, no es sólo conocida por su apabullante valor artístico, sino también por haber sido escenario para la imaginación de cineastas y literatos en muchas obras. Estas son las más significativas:

Notre Dame de París. En 1831, Víctor Hugo publicó una novela que fue un fresco del París de 1482 y con la que lanzó un mensaje sobre el estado lamentable en el que se encontraban las iglesias medievales. Creó el personaje de Quasimodo, que posteriormente pasaría a ser conocido como “el jorobado”, encargado de tocar las campanas de la catedral y servidor del arcediano.

El jorobado de Notre Dame fue adaptada numerosas veces al cine, en especial por los estudios Disney, o transformada en comedia musical. Fue para salvar el monumento, fuertemente degradado, que el escritor indignado comenzó en 1831 a escribir esta obra.

Una escena  de The Hunchback of Notre Dame, de Disney.

En el capítulo titulado Nuestra Señora, Victor Hugo escribió: “Todavía hoy la iglesia de Nuestra Señora de París continúa siendo un sublime y majestuoso monumento”.

Pero, añadió, “por majestuoso que se haya conservado con el tiempo no puede uno por menos que indignarse ante las degradaciones y mutilaciones de todo tipo que los hombres y el paso de los años han infligido a este venerable monumento, sin el menor respeto hacia Carlomagno que colocó su primera piedra, ni aún hacia Felipe Augusto que colocó la última”.

The Hunchback of Notre Dame (1939). Primera adaptación al cine de la novela de Víctor Hugo, con un brillante Charles Laughton en el papel del jorobado y Maureen O’Hara como Esmeralda, el objeto de deseo del arcediano de la catedral. Le seguirían decenas de filmes, aunque el más famoso es sin duda el de 1956 con Anthony Quinn y Gina Lollobrigida.

The Hunchback of Notre Dame (1996). Disney repitió título para su adaptación animada de la historia de la catedral parisina, pero como es habitual en su cine, la llenó de color, de humor y de ternura, para felicidad de los niños y horror de los amantes de la tenebrista obra de Víctor Hugo.

Notre Dame de Paris (1998). La ficción creada por Víctor Hugo tuvo un importante resurgir con la adaptación para el teatro musical, que recuperó su título original. Con música de Richard Cocciante, fue un enorme éxito que se tradujo en adaptación a nueve idiomas -entre ellos el español- y que este año superó las 5.000 representaciones.

Notre Dame de Paris (1952). Mucho antes, una de las grandes voces de la chanson francesa, Edith Piaf, le dedicó una bella canción. “En el París de Notre Dame, de Notre-Dame de París, hay un vagabundo que tiene la espalda cargada, de llevar Notre-Dame sobre su espalda. Se toma por Quasimodo”, cantaba La mome con esas erres que caracterizaban su música.

La consagración de Napoleon (1804) es la representación pictórica más conocida del interior de la catedral, realizada por uno de los clásicos de la pintura francesa, Jacques-Louis David, que dio a su cuadro toda la grandilocuencia necesaria para reflejar la megalomanía del emperador.

Assassin’s Creed Unity (2014). Hasta la cultura más moderna ha llegado el peso y el valor de Notre Dame, concretamente al mundo de los videojuegos, con la octava entrega de una de las sagas más populares, la de Assassin’s Creed, que ubicó esta aventura en el París de la Revolución francesa y uno de sus principales escenarios es la catedral.

La catedral  ha aparecido también en el cómic, en aventuras de Batman, como bello escenario de películas que recorren París, como  Before Sunset (2004). 

Relato de   Víctor Hugo

  • Descripción Hoy, en la cabeza de todo amante de la cultura, queda la imagen descrita por Víctor Hugo en su novela: “Todas las miradas se dirigían a la parte superior de la catedral y era algo extraordinario lo que estaban viendo: en la parte más elevada de la última galería, por encima del rosetón central, había una gran llama que subía entre los campanarios con torbellinos de chispas, una gran llama revuelta y furiosa, de la que el viento arrancaba a veces una lengua en medio de una gran humareda”. “Quizás la iglesia misma desaparezca pronto de la faz de la tierra”, profetizaba el escritor.

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.