“La vida es menos importante que la escritura”

martes, 21 de mayo de 2019 · 00:04

 Carla Hannover  / La Paz 

Nació sin el antebrazo derecho y hasta hace un tiempo tenía una colección de prótesis que evocaban diferentes objetos, elementos que en algún momento acompañaron su imaginario poético. El escritor peruano-mexicano Mario Bellatin  visita desde ayer  Cochabamba para participar en una serie de diálogos  junto a escritores bolivianos en el Centro Simón I. Patiño.

Nació en 1960, cuando comenzaba a surgir el  Boom Latinoamericano, corriente con la que 30 años más tarde rompería. Bellatin podría considerarse un autor experimental y de culto. Según detalla el diario El País, es junto a Jorge Luis Borges o Roberto Bolaño uno de los 10 escritores en español representados por el superagente literario Andrew Wyle. Su novela Salón de belleza figura en el número 19 de la lista seleccionada en 2007 por 81 escritores y críticos latinoamericanos y españoles de los mejores 100 libros en lengua castellana de los últimos 25 años. 

Tiene una decena de premios y reconocimientos, entre ellos, la Beca Guggenheim (2002), el Premio   Mazatlan de Literatura (2008) por su novela El gran vidrio, El Barbara Gitiings Literature Award, el Premio Antonin Artaud y el más reciente el  Premio Iberoamericano de las Letras José Donoso que ganó en 2018. Antes de viajar hacia Bolivia, el escritor conversó con Página Siete.

Llega al país para  una serie de diálogos titulados ¿Quién es el escritor y qué busca? Me gustaría que esta pregunta sea el inicio de nuestra charla, Mario, según usted, ¿Quién es el escritor y qué busca? 

Imagino que para cada quien algo distinto. Y precisamente me interesa recalcar (en estos diálogos) que cada quien haga evidente su camino personal.

Según entiendo usted apuesta por una enseñanza de la escritura alejada de lo académico ¿Cuál será la riqueza de alejarse de las citas bibliográficas y todo ese aparato académico que gira en torno a la escritura? ¿Se aplicará también esto a la crítica? 

 Sería lo ideal si se aplicara a todas las disciplinas. Nada más importante que un pensamiento propio. No concibo la más mínima posibilidad de enseñanza alguna en la escritura.

Para usted la conversación es importante en el proceso creativo de un texto ¿Qué encuentra en la conversación que pueda ser material para crear ficción? 

Es importante para la vida, y la vida es importante para escribir, aunque todos sepamos que la vida es menos importante que la escritura.

Leí que usted escribe varias novelas casi al mismo tiempo ¿en qué momento usted identifica que alguna de sus obras ya está en el clímax? 

 Cuando me aburre leerlo y releerlo.

¿Qué mirada tiene de la literatura Latinoamericana contemporánea? ¿Qué aportará ésta y cuál sus debilidades en relación a la literatura de otros tiempos?

 Una mirada sesgada. Nunca estoy muy al tanto de nada de lo que se produce a mi alrededor. Tengo deseos, eso sí. Por ejemplo, de qué de alguna parte surja algo que pueda ser considerado como una Nueva Escritura.

Hay mucho por reflexionar sobre la figura del escritor, ¿desde su punto de vista cuáles son  los desafíos actuales que tienen quienes se dedican a escribir ficción?

 La relación con la realidad, con su cambio constante, con los límites de la ficción. Cómo estar a la altura de las circunstancias.

Regresa a Bolivia después de cinco años ¿tuvo la oportunidad de leer a autores bolivianos? Si fuera así ¿a quiénes? Y ¿Qué destaca de su obra?

 Precisamente viajo para leer autores bolivianos de ahora. Estamos muy alejados unos de otros, y son necesarios estos desplazamientos para saber lo que realmente sucede en los países.

Por último, leí que a usted no le interesa incluir aspectos biográficos en su obra ¿Será posible esto?

No, es imposible no ser traicionado por uno mismo. Lo que he advertido es que cuando uno cree que ya no está presente es cuando se encuentra más al centro que nunca.

 

Sobre los diálogos en el Simón I. Patiño

El Centro Simón I. Patiño organiza tres días, del 20 al 22 de mayo,  de diálogos junto al escritor peruano-mexicano Mario Bellatin. 

 “Tendremos el placer de  poner a disposición de jóvenes y adultos que escriban o deseen hacerlo, tres sesiones de diálogos con el escritor”, explicó Jacky Mejía coordinadora de la actividad. “Será un espacio en el que se hablará del oficio de escritor y las nuevas narrativas contemporáneas”, agrega.

Los diálogos se llevarán a cabo en el Salón Principal del Centro pedagógico y cultural Simón I. Patiño de 18:30 a 20:30 Las inscripciones aún están abiertas y tienen un costo de 150 bolivianos. El jueves presentará el premio de novela de Kipus, del cual es jurado, y el viernes participará de un conversatorio abierto al público en el que hablará de su obra.

 

 

3
4

Otras Noticias