Cannes premia a Banderas: mejor actor

El español, de 58 años, da vida en Dolor y gloria a Salvador Mallo, quien encarna al director Almodóvar.
domingo, 26 de mayo de 2019 · 00:00

AFP  / Cannes, Francia

Cannes coronó ayer con la Palma de Oro a una tragicomedia surcoreana con tintes sociales, mientras Pedro Almodóvar tuvo que conformarse con el premio a la mejor interpretación masculina para Antonio Banderas por su papel en Dolor y gloria.

La película autobiográfica de Almodóvar destacaba entre las favoritas, pero al director español se le escapó por sexta vez el grial del séptimo arte.  Ni siquiera estuvo presente en la ceremonia de entrega de premios, anunciados por el director mexicano Alejandro González Iñárritu, presidente del jurado.

  Banderas, el español que  ha encarnado a Zorro y a Picasso, a vampiros y a latin lovers, para esta última aventura con Almodóvar se vistió con los coloridos polos y las zapatillas del cineasta para, en su propia casa y entre sus muebles, encarnar su doble: un realizador angustiado y adolorido, que el actor interpreta con sobriedad.

El desempeño ha sido tan de su gusto que el propio Almodóvar lleva meses diciendo que el de Banderas “es el mejor trabajo que ha hecho en su vida”. “Lo respeto, lo quiero, es mi mentor”, dijo el actor español al recoger el premio en la gala de  ayer.

El director manchego recuerda cómo en sus inicios “Antonio era un animal apasionado, quien  barría con su sola presencia”, tal como explicó a la revista española de cine Fotogramas. “Ahora es otro, porque está en la madurez y porque ha pasado en tres ocasiones por el quirófano” para ser operado del corazón, tras un infarto en 2017.

Brasil dio la sorpresa: Bacurau, dirigida por Kleber Mendonça Filho y Juliano Dornelles, recibió el premio del jurado, ex aequo con la francesa Los miserables.

 Parásito, dirigida por Bong Joon-ho, era también una de las grandes favoritas de la crítica. Es la primera película surcoreana en obtener el máximo galardón y la segunda asiática consecutiva, después de Un asunto de familia, del japonés Hirokazu Koreeda en 2018.

El título es una irónica referencia a una familia de desempleados que malvive en un sórdido subsuelo sin apenas dinero para comer. Con una buena dosis de ingenio, se las arreglan para trabajar en una majestuosa mansión, al servicio de una familia de burgueses crédulos.

Nada sucede como esperado en esta tragicomedia que retrata con picardía las insalvables diferencias entre clases, arrancando risas y a la vez invitando a la reflexión sobre la injusticia social.