Ana María Vera: “Hay un gran vacío cultural en el país”

La pianista boliviana habló sobre la situación en Bolivia y anunció que gestiona un centro cultural para todas las artes. Hay aún mucho por hacer, dice.
domingo, 05 de mayo de 2019 · 00:04

Fernando Chávez V.  / La Paz

La famosa pianista boliviana Ana María Vera es siempre feliz cuando viene al país. Esta vez llegó para brindar tres conciertos junto al talentoso violinista británico Thomas Gould, como parte del Festival Bolivia Clásica 2019.

Página Siete conversó con la gran artista sobre diversos aspectos de su carrera, los proyectos que ejecuta actualmente y sus planes para el futuro.

¿Cómo ve usted la situación actual de Bolivia?

Hay mucho por hacer, pero lo que sí he visto es que hay mucho interés, muchos proyectos que se están montando, parece que cada vez hay más orquestas, por ejemplo. Eso me anima bastante. Yo sé que hay mucho apetito por la música y por el arte, lo que falta son recursos e infraestructura, lo de siempre, no es una sorpresa que diga esto. Hay mucha buena voluntad, lo estoy sintiendo. Estamos abriendo nuevos caminos, rompiendo barreras, creando nuevos puentes, también a nivel internacional y eso es algo muy necesario para el arte y también para Bolivia.

¿Más allá de la música folklórica, se conoce en el mundo algo más de la música boliviana?

El folklore obviamente es lo que más se conoce y caracteriza al país y es una riqueza enorme que tenemos, pero en mi caso, la música clásica no ha tenido la misma resonancia a nivel global. Los artistas bolivianos por falta de oportunidad, los músicos, no han tenido acceso a la educación musical del más alto nivel. Todos siempre querían salir para poder estudiar. Eso creo que está cambiando, pero aún falta mucho. Por eso, uno de los enfoques importantes es la capacitación de los profesores. Estamos trayendo a músicos de todo el mundo para trabajar con nosotros, con nuestros equipos y con nuestros músicos.

 ¿Cómo se logró esto?

 En los pocos años que estamos trabajando, hemos podido mandar a dos de nuestros alumnos a Londres,  al Royal Academy of Music, una de las instituciones más famosas del mundo para la música clásica . Podrán acceder a grandes profesores,  porque estos dos alumnos, Gabriel Bilbao (violín)  y Marco Pérez (piano), nunca hubiesen podido estudiar afuera. 

Creo que esto se da por primera vez, que dos alumnos, sin haber accedido a educación en el exterior, hayan podido conseguir ese nivel, para poder ser aceptados en una institución como ésta. Hoy tienen una beca completa. 

Tenemos también a otro joven estudiando en París.  Entonces, creo que las cosas sí están mejorando. Somos parte de ese proceso; para mí es un gran orgullo y una gran satisfacción poder ser parte de esto.

Cuéntenos un poco de Bolivia Clásica y esta serie de conciertos.

Yo viví muchos años en Londres y tengo muchos colegas allí y siempre trato de traerlos a Bolivia. Tengo una lista de espera de músicos que quieren venir a Bolivia y Thomas Gould ha estado en Sucre, en Potosí, ha entrado a las minas, ha ido a Uyuni y está fascinado. Primera vez que viene a Bolivia, primera vez a Sudamérica, de hecho.  Es lindo ver cómo Thomas, que ha viajado por todo el mundo, conoce nuestro país. Ha viajado por todo el mundo y es hermoso escucharlo hablar sobre sus experiencias aquí. Es solista y es el líder de una de las orquestas de cámara más famosas de Londres. También toca jazz, le encanta e improvisa. 

 Vamos a tocar las obras del compositor boliviano Agustín Fernández, que ha vivido en el Reino Unido por muchos años y es profesor de composición en una universidad de Newcastle; es una gran referencia, no sólo para Bolivia, sino a nivel global. Vamos a interpretar obras suyas en este concierto.

El violinista británico  Thomas Gould, también ama el jazz.

¿Qué tipo de música compone Agustín Fernández?

 Música, lo que llamamos contemporánea, clásica (música seria) muy interesante, pero él ha hecho obras inspiradas profundamente en la música boliviana. Las obras se basan en huayños  y taquiraris. Realmente van a reconocer estos ritmos bolivianos  en estas obras, que están muy bien escritas para la orquesta; de hecho,  las hemos comisionado para nuestra orquesta. Y yo también voy a interpretar con Tom algunos ritmos bolivianos. 

Quiero destacar que hay músicos bolivianos haciendo grandes cosas en el mundo y esto no siempre se sabe aquí. 

Yo estoy justamente tratando de crear un tipo de network de bolivianos en el mundo, artistas sobre todo, que están haciendo cosas interesantes y que pueden aportar de alguna manera al país, que los necesita.

También siento que los bolivianos que están en el exterior sienten un deseo profundo de estar en su país y cualquier excusa para regresar a Bolivia es buena.

Lo único que hace falta aquí es crear esas plataformas para que puedan regresar y hacer una labor. Pero muchas veces ellos dicen “queremos hacer algo, pero regresamos y nos miran como quiénes son éstos y qué se creen”. 

Pero las cosas cambian. Estamos viviendo una nueva época en muchos sentidos. Los jóvenes también con estas maquinitas que tenemos (los celulares), saben qué está pasando en el mundo y tienen nuevas exigencias para Bolivia; eso es muy positivo.

¿Hacia dónde apunta Bolivia Clásica?

Su objetivo es enriquecer el paisaje cultural, pero también abrir nuevos caminos y crear puentes con otros países, con otras instituciones y hacia el mundo cultural a nivel mundial.  Eso hemos hecho a través de los festivales, invitando siempre a los más grandes artistas para venir a tocar con músicos bolivianos. Por ejemplo, Tom dará una clase magistral abierta al público en el auditorio de la  UPB el lunes a las tres de la tarde.

 ¿Qué  puede decir de los  conciertos junto a Thomas Gould?

Son tres. El primero es en la Cancillería, pero ese es con invitación, el martes 7. 

Y lo hacemos en la Cancillería por una razón: que tienen el mejor piano de Bolivia. Es difícil conseguir un lugar con piano, un piano bueno.  Y este es, de lejos, el mejor y tal vez el único que realmente se puede considerar piano de concierto y que además está en buen estado. Es un muy lindo espacio el salón Tiwanaku. 

 El miércoles 8  estaremos en el Museo Nacional de Arte, donde no hay piano, lastimosamente, pero es un lugar muy lindo para hacer música. Pero Thomas   tocará una partitura de Bach que es una de las maravillas de este mundo y la acústica y el lugar se van a prestar de una manera muy especial. Será un lindo concierto.

 El último, el jueves 9, es en el Círculo de la Unión, donde han conseguido un piano (antiguo); entonces no se puede tocar el mismo repertorio. Lastimosamente es la realidad. Lo voy a decir, es un piano que tiene sus limitaciones.

 Hemos intentado hace meses conseguir el Teatro Municipal, que tiene un público más grande y hay un piano que sirve, pero estaba completo hasta fin de año. ¿Qué estarán haciendo en el Teatro Municipal hasta fin de año?, no creo que sean conciertos.

Hay un gran vacío en el país; no hay un centro cultural. Ese es un tema que estamos explorando para resolver este problema para el país y para la gente, pero yo sé lo que  significa un centro cultural para un país. 

La Orquesta  de Cámara Bolivia Clásica en La Paz.

¿Alguna opinión sobre los gestores de la cultura desde el Estado?

He tenido varias reuniones interesantes con algunas autoridades del Estado y del municipio y lo veo positivo; es como que quieren realmente hacer más para la cultura. Y no hablo necesariamente del Ministerio de Culturas, no tengo una conexión particular allí, pero  sí siento que hay la posibilidad de cambiar porque hay la motivación y la buena voluntad de las autoridades.

¿Además de la música de Agustín Fernández, que mencionó, ha interpretado música de  Cergio Prudencio  o de Alberto Villalpando?

 De Villalpando sí. Hace unos años  hemos hecho un lindo programa. Para mis 50 años, mi esposo me regaló una obra escrita para piano y orquesta de cámara de Alberto Villalpando.

Alberto me escribió ese concierto que interpretamos bajo la dirección del único que yo pensaba que era la persona para este evento, que es Cergio Prudencio, que,  además de ser un gran compositor y un gran músico, es un gran director de orquesta. Fue algo maravilloso juntar lo mejor de los músicos bolivianos y trabajar con la orquesta de jóvenes. 

  ¿El autor clásico que más le gusta interpretar?

No tengo un preferido. Le puedo decir que en este programa estamos tocando Beethoven, que es un gran amor, porque yo nací escuchando su música y también estudiando con profesores que  fueron, digamos, los “descendientes directos” y con esa tradición europea tan rica. Entonces, Beethoven siempre ha sido muy cercano a mí. 

 También de Claude Debussy, que es otro, voy a decirlo, de mis preferidos y esta sonata en particular, es una joya. Así que espero que lo disfruten.

  Después de 40 años de carrera, siento que todavía hay cosas nuevas que podría hacer y una nueva manera de contribuir que podría ser todavía más importante que mi propia carrera. Yo lo veo como una gran oportunidad, compartir mi experiencia y mis contactos para hacer algo lindo.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

51
17