El amor y “otras cuestiones” se reflexionan en Un buen morir

La obra ganadora del XII Concurso Raúl Salmón de la Barra 2018 se presentará en el Teatro Nuna. En ella, los actores proponen una pieza íntima.
martes, 11 de junio de 2019 · 00:04

Carla Hannover  / La Paz 

El amor, la enfermedad, los encuentros y la toma de decisiones respecto de la vida y de la muerte. Esos temas aborda Teatro de Los Andes en Un buen morir. La obra se presentará desde este jueves 13 hasta el domingo 16 de junio, en el escenario del Teatro Nuna (c. 21 de Calacoto).  

“Esta es una obra que aborda varios temas. Es la historia de una pareja madura, de los encuentros y los desencuentros, de  la enfermedad y la decisión que tiene uno de decidir cuándo se termina la propia vida”, cuenta  la actriz Alice Guimaraes, integrante del elenco. 

Ella junto a su compañero Gonzalo Callejas llegan a La Paz para llevar a escena esta obra, ganadora del XII Concurso Raúl Salmón de la Barra 2018. Se trata de una pieza  íntima y en la que se apuesta por tocar tabúes en torno a la muerte. “Queremos poner a reflexión hasta qué punto uno tiene derecho de decidir cómo morir y hasta qué punto esto es un tabú para nuestra sociedad”, señala la actriz. 

Con Un buen morir, Teatro de Los Andes se reinventa como lo hace un ave fénix. “Es un momento muy particular del grupo (tras el fallecimiento de Paolo Nalli en 2017 y la partida de Lucas Achirico hacia Polonia este año). Entonces, también era importante hacer una obra sólo los dos porque ahora sólo quedamos nosotros como parte del elenco”. Según Guimaraes, Teatro de Los Andes se caracterizó, los último años por obras de corte “más grandioso”. “Las puestas en escena eran más grandes. Esta obra, en cambio,  es muy íntima. Para nosotros fue un reto trabajar en ese sentido”. 

 Un buen morir es dirigida por el chileno  Elías Cohen, quien  es coreógrafo y que  trabaja más con el teatro danza. El texto tiene como autor al poeta Álex Aillón Valverde. “Nosotros hemos construido la dramaturgia desde algunas de sus obras. Fue  un reto pero también  fue estimulante”. Aún quedan entradas. El precio de las mismas es de 100 bolivianos.