2019, el año para celebrar cinco grandes obras bolivianas

Raza de bronce, Felipe Delgado, Tirinea y Los deshabitados este año celebran emblemáticos aniversarios. Se alistan dos libros, una revista y charlas para las conmemoraciones.
domingo, 09 de junio de 2019 · 11:15

Carla Hannover  / La Paz

Raza de bronce, de Alcides Arguedas, Los deshabitados, de Marcelo Quiroga Santa Cruz,  Tirinea, de Jesús Urzagasti, y Felipe Delgado, de Jaime Saenz, este año celebran importantes aniversarios.

Por ello, la comunidad académica alista homenajes  que incluyen libros y revistas conmemorativas,  charlas y ponencias, entre otros. En el caso de las publicaciones, se estima que estarán listas a fines de año.

Una novela centenaria

Este año la novela de Alcides Arguedas (1879-1946) cumple 100 años desde su publicación en 1919. Por ello, el Instituto de Estudios Bolivianos (IEB) se encuentra  elaborando  un número de su revista (en coedición con la Carrera de Literatura) en homenaje al centenario de Raza de bronce.

“Es necesario retomar nuestros clásicos y volverlos a leer, volver sobre ellos y realizar lecturas a partir de nuevos criterios. O no: tal vez toca confirmar también todo lo que se ha dicho de ella”, señala Ana Rebeca Prada, catedrática de Literatura de la Universidad Mayor de San Andrés. 

Para Prada, es urgente seguir tratando y leyendo las novelas fundamentales y seguir pensando en ellas y con ellas. “En el trabajo con Raza de bronce queremos también incluir a quienes han trabajado a través de los años sobre el indigenismo y esta novela capital, poniéndolos en diálogo con críticos y lectores más jóvenes”.

Además de la revista  conmemorativa, alistan una serie de charlas, talleres, ponencias  en torno a esta   novela. “En septiembre estamos organizando un seminario  por los 100 años de esta novela. Para ello, ahora estamos convocando a investigadores y académicos que quieran plantear una relectura  de esta obra después de tantos ríos de tinta que han corrido y de tantas polémicas por las que ha atravesado”, detalla Cleverth Cárdenas, doctor en Estudios Culturales Latinoamericanos, quien estima que quizá  ésta es la novela boliviana  más publicada de la historia. 

“No sólo en tiraje, sino por la diversidad de editoriales que la han impreso dentro y fuera del país”, dice.

Las actividades  por el centenario de la novela  son organizadas por  la Carrera de Literatura, la Carrera de Cine y el Espacio Simón I. Patiño.

Saenz y Urzagasti releídos

En el caso de las obras   de Jaime Saenz ( 1921-1986) y  de Jesús Urzagasti (1941-2013),  la Carrera de Literatura  está armando dos libros importantes en una nueva colección. Uno en homenaje a los 50 años de Tirinea y otro en homenaje a  los 40 años de Felipe Delgado. Además, claro, vamos a hacer un reconocimiento, en el libro sobre Felipe Delgado, a Imágenes paceñas, obra del autor  que cumple también 40 años”, explica Prada.

¿Por qué Saenz y Urzagasti? “Porque varias materias de la Carrera de Literatura han siempre enfatizado la enorme importancia de estas novelas en nuestra historia literaria, siendo Jaime Saenz y Jesús Urzagasti, claro, motivo de toda suerte de reflexiones y cátedra al interior de la institución”, explica Prada.

Por ello se convocó a una pléyade de nuevos lectores, de nuevos críticos –sobre todo, pero, no únicamente– para escribir sobre Tirinea y Felipe Delgado. “Vivimos un tiempo en que el campo crítico literario se ha enriquecido con nuevas voces y nuevas miradas, y queremos dar  relevancia a  esto con el grupo de invitados que van a colaborar en las publicaciones”, agrega Prada.

En este enriquecimiento tiene mucho que ver la investigación que se realiza en la Carrera de Literatura, pero no exclusivamente. “Habrá, pues, sorpresas; creo que en ese sentido serán publicaciones interesantes, frescas”, concluye.

60 años de Los deshabitados

 Este 2019 la novela Los deshabitados de Marcelo Quiroga Santa Cruz (1931-1980)  celebra 60 años de la primera edición publicada en 1959, según se detalla en la edición de  2016 de la colección Letras Fundacionales de Plural Editores.

 Para conmemorar este cumpleaños, la editorial  alista algunas actividades. “Estamos planificando algunas cosas en torno a esta obra, que desarrollaremos más adelante”, señaló José Antonio Quiroga, director de esa casa editorial.   Los deshabitados, de Marcelo Quiroga  Santa Cruz, es considerada por los críticos como un hito de la literatura boliviana. Fue, además, ganadora del premio William Faulkner a la mejor novela hispanoamericana escrita desde la Segunda Guerra Mundial.

 “Esa distinción fue un puntapié inicial a lo que después se conoció como el boom de la literatura latinoamericana”, comentó  Quiroga hace unos días. Mencionó que la obra es considerada por la crítica como una obra innovadora en términos narrativos. Además, introdujo  en la literatura boliviana un hito que explora temáticas y formas de narración que “no eran  comunes antes”.

Hace un par de semanas, el club de lectura Renacer analizó la obra de Quiroga Santa Cruz en la Casa de las Flaviadas, en conmemoración por su 60º aniversario.

Iniciador   del indigenismo

En Raza de bronce, Alcides Arguedas toca varios temas que posteriormente serían fundamentales en el desarrollo de la literatura boliviana, como la opresión criollo-mestiza a los indígenas, la capacidad de alzamiento de éstos ante los abusos y el desencuentro entre las sociedad criolla y la indígena en Bolivia.

Para la doctora en Literatura Latinoamericana  Rosario Rodríguez,  la novela de Arguedas es considerada como la iniciadora del indigenismo. Mientras que para el doctor en Estudios Culturales y Latinoamericanos Cleverth Cárdenas,  Raza de bronce es  la novela boliviana  más publicada de la  historia.

Felipe Delgado, la novela de la ciudad

 En Felipe Delgado,  Saenz tiene a la ciudad de La Paz de los años 30 del siglo pasado como   escenario de su  novela. La obra ofrece una recreación de la ciudad vista desde los submundos paceños y desde la perspectiva de sus sorprendentes personajes.

Narra la búsqueda espiritual del protagonista de esta novela,  cuyo nombre da lugar al título del libro; pero una búsqueda que se da por caminos poco usuales. Uno de ellos, y claramente el dominante, es la vía del alcohol. Felipe Delgado se sumerge en los mundos alucinantes y destructivos de la bebida, buscando dar sentido a su vida y procurando explicar su particular percepción del mundo.

Tirinea, tras la utopía americana

“Tirinea es el territorio del Chaco llevado hasta sus confines simbólicos por la imaginación revolucionaria”, escribe Giovanna Rivero en su ensayo Una patria para la modernidad boliviana.

Para la autora, Urzagasti  funda en su novela  una geocultura afectiva de las tierras bajas bolivianas, tanto porque en su universo literario se recrean esos lugares antes ignorados o relegados a la periferia de “lo nacional”, como porque en esa recreación, a través del procedimiento melancólico, se configura una subjetividad de frontera, capaz de permear los referentes culturales hegemónicos para problematizarlos y hacerlos parte vital de la imaginación pública.

Leyenda

Los deshabitados innovó la narrativa

 Los deshabitados  de Marcelo Quiroga Santa Cruz plantea una nueva narrativa. Para el literato y escritor Mauricio Souza  es una novela que fue “tempranamente reconocida por  que era un relato inusual en la literatura boliviana”. Varios críticos consideran que en esta  novela  las   preocupaciones sociopolíticas pasaban a segundo plano o simplemente desaparecían. “La novela de Quiroga Santa Cruz es más que su diferencia (real o imaginada): es un entrañable relato muy bien escrito que, creo, está a la espera de una lectura que la libre de su representatividad, de su rol emblemático”, acotó el crítico.

 

Valorar noticia