Domus Artis, los músicos que enseñan a rockear a los niños

El taller, que dura dos meses, se realiza en la Casa Distrital de Culturas de Alto Següencoma. El examen final será un concierto con todos los estudiantes.
sábado, 27 de julio de 2019 · 00:04

Milen Saavedra  / La Paz

 Hace cinco años, los hermanos músicos y metaleros Helmut y Pablo Jahnsen decidieron crear el colectivo Domus Artis, para enseñar rock a niños y jóvenes. Ambos forman parte también de la banda de metal Nordic Wolf. Actualmente, dan talleres en la Casa Distrital de Culturas Warmi Qamasa, de Alto Següencoma (Av. del Policía, calle 3).

“El proyecto lo creamos  para  tener un espacio donde los chicos  aprendan lo que quieren. Por eso, nos hemos centrado en el rock. Es una iniciativa para un público de cualquier edad, que  tenga o no conocimientos musicales, y formarlos desde una perspectiva diferente, más dinámica; no como la educación tradicional”, definió Helmut, al finalizar una clase, en la que 20 niños y jóvenes aprenden a tocar  guitarra, batería y teclado.

Las clases  incluyen la enseñanza de varios instrumentos.

Según el músico, en las clases –que son los miércoles, de 10:30 a 12:00, y los viernes, de 16:00 a 17:30– se realizan ejercicios simples de una manera “entretenida” para “jugar con los conceptos”. Así, los estudiantes, desarrollan, en corto tiempo, diferentes tipos de capacidades, desde solfear la nota hasta  distinguirla en los instrumentos.

“Trabajamos también la parte vocal. Los chicos, en la dinámica, no hacen sólo un ejercicio teórico, sino también psicomotriz porque están con el instrumento y al mismo tiempo están solfeando”, agregó.

Para Pablo, el objetivo es brindar un espacio distinto al colegio, donde el aprendizaje sea a través del juego. En ese sentido, adaptan las clases de acuerdo al nivel de los estudiantes.

Los hermanos  Helmut  y Pablo Jahnsen, de Domus Artis.

“Estamos en el nivel básico para quienes no saben nada de música. Les enseñamos desde cómo agarrar los instrumentos. Tiene que haber relación entre la parte teórica y la práctica, que deben desarrollarse al mismo tiempo, pero de manera amena”, dijo.

Por eso, su lema es “aprender jugando”. “Al terminar el curso, tendrán la capacidad de tocar piano, guitarra, batería y cantar, que les permitirá avanzar a los siguientes niveles con una buena base”, agregó.

En ese sentido, también darán talleres y cursos en niveles intermedio y avanzado, además de composición musical.

Los niños  aprenden a tocar la batería durante el taller.

“Los chicos podrán visibilizar todo un panorama nuevo musical. Incluso podrán desarrollar una carrera académica musical y crear sus propias bandas”, agregó Helmut. Ese es el sueño de Nicolás, de siete  años, y Armando, de 20 años, quienes participan en el curso desde la semana pasada. El pequeño quiere ser baterista y el joven, guitarrista. Junto a ellos Agustín, de seis  años, y Adriana, de 27, se divierten mientras aprenden a tocar el piano y la batería.

“Me están enseñando a combinar las notas, a hacer melodías y  a encontrar el tono correcto para poder conocer mi instrumento. Quiero aprender a tocar   todo tipo de música”, contó Adriana.

 

 

12
1

Otras Noticias