“Mientras más maneras de ser escritor haya en Bolivia, mejor”

El autor boliviano más internacional cierra hoy la Feria del Libro con un conversatorio y el lanzamiento de una novela que disecciona a la juventud de EEUU.
domingo, 11 de agosto de 2019 · 00:04

Liliana Carrillo V. / La Paz

“Nuestro ecosistema literario es pequeñísimo y  mientras más puertas abiertas haya para que otros escritores puedan pasar por ellas, mejor”, dice el escritor boliviano más internacional. Edmundo Paz Soldán cerrará esta noche la XXIV Feria Internacional del Libro de La Paz con la presentación de la nueva edición de su novela Los vivos y los muertos.

La obra, basada en hechos reales registrados en Madison  hace una década, retrata a la clase media de   los pueblos de la Norte América más profunda, joven y tecnológica. En clave de thriller policial y novela negra cuenta una serie de crímenes protagonizados y sufridos por adolescentes.

Es quizás, la novela más norteamericanizada del escritor boliviano que ha mantenido -antes y después-  el tema de la migración como uno de sus ejes narrativos. Bien vista,  es también una crítica ácida al sueño americano y un alegato  contra la violencia,  que no tiene nacionalidad.

  La edición boliviana de la novela se lanza bajo el sello de Nuevo Milenio. Se presenta esta noche a las 20:00 con un conversatorio con el autor en la FIL. 

Los vivos y los muertos tiene ya  10 años y muchas cosas han cambiado, en Bolivia y en EEUU, desde su publicación ¿Cuál es su expectativa la nueva edición  de la novela que lanza Nuevo Milenio?

Más que expectativas tengo curiosidad por ver cómo se lee hoy esta novela. Quizás el contexto actual de violencia a todos los niveles de la sociedad norteamericana y la mayor consciencia de los feminicidios en nuestra sociedad le dé actualidad; pero una novela debe ser capaz de decir algo más allá de esa actualidad, ser un poco anacrónica y también un poco visionaria. Así que a ver cómo le va a este libro resucitado.

 ¿Por qué abordó un tema tan gringo, a qué público apuntaba inicialmente la novela?

Quería escribir una novela ambientada en los Estados Unidos pero la inmensidad del país me abrumaba. Lo intenté una vez, con La materia del deseo (2000), y el eje narrativo terminó desplazándose a América Latina.

 La historia que está en la base de Los vivos y los muertos me impactó desde el principio, en buena parte porque los hechos ocurrieron en un pueblito a 20 minutos de donde yo vivía. Había pasado por el colegio donde ocurrió la tragedia muchas veces, conocía bien el paisaje nevado, el frío y la desolación de la zona. Todo eso ayudó a que no sintiera extraña la historia, que más bien me pareciera familiar; era una historia gringa, pero también estaba contando la historia de un territorio en el que yo había estado viviendo durante una década. 

Pensé en un público latinoamericano; podía estar trabajando con materiales de la cultura pop norteamericana o dejar que me influyera Faulkner, pero a la vez sentía que estaba escribiendo dentro de la tradición literaria latinoamericana.

Dice Javier Marías que la “novela es omnívora”, que ya se comió el ensayo, a la historia y que ahora  se come el periodismo (lo dice mejor). ¿Su novela “se devora” al periodismo? 

No creo que la novela se devore al periodismo; en todo caso, la escribí alimentándome del trabajo periodístico, pero también sintiendo que el género me permitía llegar a lugares a los que quizás no hubiera podido llegar con el periodismo (que, a su vez, llega mejor a lugares a donde no llega una novela).

 No resultó una crónica porque en mi cabeza se fueron recombinando las cosas y comencé a inventarme la psicología de los personajes a partir de lo que había leído de los verdaderos actores del drama. Decidí que la fórmula sería tratar de respetar lo más posible la cronología de los hechos, pero ser libre a la hora de crear a los personajes.

 Para muchos,  usted ha impuesto “una manera de ser escritor” (migrar, vida académica) ¿Cuánta responsabilidad implica esto?

Mientras más maneras de ser escritor tengamos en nuestro país, mejor. No pienso en responsabilidades, pienso que nuestro ecosistema literario es pequeñísimo y que mientras más puertas abiertas haya para que otros escritores puedan pasar por ellas, mejor.

¿Cómo ve a la Bolivia actual?

Un país con muchas ansias de futuro, con nuevas generaciones muy diversas –en todos los sentidos–, abiertas y llenas de proyectos fascinantes, y al que a la vez le cuesta avanzar por culpa de viejos vicios (el caudillismo, el centralismo, la corrupción).

 ¿En qué obra trabaja ahora?

Estoy terminando una novela ambientada en la frontera entre Bolivia y Brasil, y trabajando un libro de cuentos sobre el impacto de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana.

HOJA DE  VIDA

  • Autor  Nacido en Cochabamba en 1967, es uno de los escritores  más representativos de Bolivia.
  • Carrera   Doctor en  Literatura Hispana, es docente  en la Universidad de Cornell (EEUU)
  •  Obras  Autor de una veintena de novelas es premio nacional.
18
2

Otras Noticias