Escuela de Músicas apuesta y promueve educación integral

El instituto artístico formó a más de 1.000 estudiantes en sus 17 años de trayectoria en La Paz. Es impulsado por el músico y pedagogo Roberto Borda.
martes, 21 de enero de 2020 · 00:04

Juan Pablo Garcia  / La Paz

“La música ofrece una serie de beneficios en el desarrollo de la inteligencia. La práctica musical aumenta de forma considerable la capacidad de concentración”, afirmó el director y fundador de la Escuela Contemporánea de Músicas, Roberto Borda Montero.

Borda destacó la importancia de la música en la formación humana  y  aseguró que la dislexia o el trastorno de déficit de atención puede  tratarse a través de  ella. “Es de gran ayuda porque tocar  instrumentos te obliga a estar  concentrado totalmente”, dijo.

 El director  sugirió que la música sea inculcada desde antes de nacer. “Hoy en día hay muchos aparatos  tecnológicos que estimulan el oído del  bebé desde  el vientre materno”, indicó.

“Sencillamente se  le puede cantar  porque el oído es el primer  sentido en  desarrollarse. Comienza  a funcionar desde la semana 20 de gestación. Claro que antes de escuchar, el bebé ya se relaciona con el ritmo, al sentir  los  latidos que emite el corazón de su madre”, destacó Borda.

Con esa premisa creó hace 17 años su centro de formación. Así, piano, guitarra popular o eléctrica, violín, flauta, saxofón, clarinete, bajo eléctrico, batería, instrumentos de percusión como el timbal o la  marimba son los instrumentos que proponen  a niños y jóvenes.

“También estamos  tratando de promover la enseñanza del arpa barroca  y eventualmente del chelo, además tenemos clases de canto”, complementó el director del espacio de formación  que cuenta con 14 profesores.

Respecto a la metodología, la escuela se enfoca en  tres lineamientos: rítmico, melódico  e  instrumental. “Estos entrenamientos son la base de cualquier formación musical“, explicó el director. Además, resaltó que el instituto cuenta con  resolución ministerial  y otorga  títulos a nivel  de técnico medio y técnico superior.

El  auditorio  tiene   capacidad para 100 personas.
Foto:Escuela Contemporánea de Músicas

La metodología de  ingreso varía de acuerdo  con  la edad, a los instrumentos y al nivel de conocimiento musical.

 “Para los niños de seis a ocho  hay una etapa probatoria.  Ver si les gusta o no; a veces algunos se desaniman por distintos motivos,  por ejemplo, el peso del instrumento. Algunos no pueden ser sostenidos  fácilmente por un niño”, indicó Borda.

“A los chicos mayores de 14 se los permite empezar de cero en algunos instrumentos, pero por ejemplo para  piano, a esa edad algunos ya deberían  tener una buena base”, añadió.

 Respecto a las clases de canto el director aconsejó que se empiecen de manera formal después de  que la voz haya cambiado. 

“A los 17 o  18 años es ideal para empezar con canto. Si se trabaja antes no es aconsejable, puede traer  consecuencias y daños en  las cuerdas vocales”, aseveró.

En cuanto al tiempo de estudio,  el de nivel técnico medio tiene una duración de dos años y    el de  técnico superior,  tres.

 La Escuela Contemporánea de Músicas se encuentra  en la calle Jaime Mendoza 922, en la zona de San Miguel.

“Antes era una casita pequeñita. Con el pasar de los años construimos este edificio e implementamos todo lo  necesario para que se convierta en una escuela”, explicó el director y aseguró que desde su apertura hasta la fecha, en la escuela se formaron  más de 1.000 estudiantes.

La infraestructura cuenta con dos aulas grandes para las clases colectivas y ocho aulas pequeñas donde se imparten  clases individuales de instrumento.

El centro  de formación está en  San Miguel.
Foto: Escuela Contemporánea de Música

El espacio se complementa con un auditorio con capacidad para 100 personas. “Acústicamente condicionado, lo hizo un ingeniero acústico”, contó Borda. Además de un estudio de grabación que aún sigue en proceso de implementación.

Roberto Borda estudió en el Conservatorio Nacional de Música de La Paz, en el taller de música de la Universidad Católica y posteriormente pedagogía en un instituto de Hungría.

 

 

12