Las escritoras que tuvieron que usar seudónimos masculinos

“En aquella época, una mujer que fuera activa intelectualmente estaba cometiendo una transgresión enorme”, contó una maestra.
domingo, 18 de octubre de 2020 · 00:00

BBC    / Brasil

La novela Middlemarch: un estudio de la vida de provincia, publicada en 1874 y escrita por el novelista George Eliot, es considerada como una de las mejores obras de la literatura inglesa. La escritora Virginia Woolf llegó a llamarlo “uno de los pocos libros ingleses escritos para adultos”.

En Francia, en el mismo siglo XIX, George Sand también dejaba su huella en la literatura. Él fue descrito por el autor ruso Fiódor Dostoiévski como ocupante del “primer lugar en las filas de los escritores nuevos”. Recientemente, el Gobierno francés debatió enterrar sus restos en el Panteón, al lado de nombres como Víctor Hugo y Voltaire.

Ambos Georges, el británico y el francés, eran mujeres, que utilizaron alias masculino para publicar. George Eliot era Mary Ann Evans y firmó artículos con su propio nombre en un periódico. Para adentrarse en el mundo de la ficción, sin embargo, adoptó la identidad masculina.

Escribió incluso un ensayo titulado “Silly Novels by Lady Novelists” (Novelas tontas de las novelistas, en traducción libre), criticando las novelas escritas por mujeres, para distanciarse de otras autoras de su época y para que su trabajo fuera tomado en serio.

George Sand era la francesa Amantine Dupin, una de las autoras más prolíficas de su época. Escribía historias de amor y de diferencias de clase, criticando las normas sociales. Y también escribió textos políticos y piezas que escenificaba en un teatro privado.

“En aquella época, una mujer que fuera activa intelectualmente estaba cometiendo una transgresión enorme”,  dijo a la BBC Brasil Sandra Vasconcelos, profesora titular de Literatura Inglesa y Comparada de la Universidad de Sao Paulo (USP).

“Las que se atrevían a publicar usando sus propios nombres recibían muchas críticas, porque estaban extrapolando el papel asignado para ellas. La mayoría termina usando seudónimo porque no querían exponerse públicamente”.

Ahora, un proyecto brasileño de la empresa HP y de una agencia de publicidad quiere estimular la lectura de estas y de otras autoras con nuevas portadas que muestran sus nombres reales.

“Queríamos volver a imprimir las historias que, por diversas razones, no trataron bien a las autoras”,  explicó a BBC Brasil Keka Morelle, el director creativo de los proyectos OriginalWriters. Los libros de las autoras del siglo XIX y principios del siglo XX, principalmente europeos,   ya estaban disponibles en el sitio Proyecto Gutenberg, que ofrece gratuitamente más de 50.000 obras de dominio público.
 

 

 

 


   

Valorar noticia