De «El Infierno» a «Anticristo», la historia del cine de terror

El teórico de cine José Manuel Pérez repasa la evolución del género de horror y reflexiona sobre su presencia en el audiovisual boliviano.
jueves, 29 de octubre de 2020 · 00:04

Paz Monasterios  / La Paz

Desde sus orígenes con películas como 'El Infierno' hasta propuestas contemporáneas como 'Anticristo', el cine de terror lleva cerca de un siglo cautivando a numerosos espectadores en diferentes puntos del globo. Atraidos por la adrenalina y las historias, año a año el público copa las salas para asistir a la proyección de las cada vez más frecuentes cintas de horror, con el único objetivo de ser asustados.

En la misma semana en la que dicta un curso en la Escuela de Cine y Artes Audiovisuales (ECA) sobre el género, el  teórico y analista cinematográfico José Manuel Pérez  repasa los momentos más importantes en la historia del cine de terror y reflexiona sobre su presencia en el cine boliviano.
 
¿Cómo surge el cine de terror?

Se puede decir que el cine de horror aparece desde la primera proyección que ha existido en la historia del cine. La proyección de los hermanos Lumière en el Grand Café de París no era más que una pequeña filmación, una toma de un tren llegando a la estación, pero como la gente nunca había visto fotografía en movimiento, al ver el tren llegar, acercarse a la pantalla, tuvieron una sensación de vértigo casi como si pensaran que el tren fuese a salir de la pantalla y se asustaron. Ese sería el primer susto del cine. 

La primera película realmente pensada para asustar a la gente, se podría considerar que es 'El Infierno' (L’Inferno), que es el primer largometraje italiano de la historia (1911). Es una adaptación del primer canto de 'La Divina Comedia', de Dante

Ya después la necesidad de asustar y de asustarse surge muy naturalmente en todos los países con la llegada del cine.

¿Cómo ha ido evolucionando?

El cine de terror pasa por esta primera etapa del cine silente, cine mudo, donde ya se empiezan a abordar algunas temáticas como la imaginería satánica y cosas así. También se adapta desde muy temprano literatura de terror porque el terror ya existía en otras artes como el teatro y la literatura. 

Luego hay un periodo muy importante en Alemania, entre las dos guerras, que es un periodo al que se le llama el cine expresionista alemán, en el que había una sociedad traumatizada por su contexto, asustada. Este era un movimiento que se enfocaba en la expresión del artista, de realmente basarse en los sentimientos del artista, y lo que salió de ahí fueron los primeros monstruos, los primeros seres un poco atormentados, con películas como 'El Gabinete del doctor Caligari' o 'Nosferatu'. Entonces, los primeros vampiros, zombis y autómatas que sustituyen a las personas  surgen de ese movimiento.

En esa época, en los años 20, Alemania era la capital del cine mundial, como es hoy en día Hollywood. En Estados Unidos (EEUU) trataron de replicar un poco el éxito de estas películas y de ahí surgieron las primeras películas de terror estadounidenses —que produjo Universal— en las que tuvimos todos estos monstruos clásicos del cine como Drácula, el hombre lobo, la momia, el hombre invisible, la criatura del lago. Incluso 'El Jorobado de Notre Dame' y 'El Fantasma de la Ópera' iban por ahí. 

Como si fuera un ping pong, en Europa trataron de replicar el éxito que tuvieron estas películas en EEUU. De hecho, hubo una productora que se llamaba la Hammer Film Productions que se compró los derechos de todas estas películas de terror estadounidenses e hizo sus propias versiones. De ahí tenemos las películas más clásicas de estos mismos personajes, pero ya esta vez en color, en las que pudimos ver por primera vez la sangre roja en el cine, que fue algo que tuvo su impacto. Y bueno, desde ahí empieza a proliferar un poco por todas partes. 

¿Cómo describe al cine de terror actual?

Hoy el cine de terror es muy diversificado con diferentes tipos de corrientes, diferentes tipos de teorías y subgéneros.

Se podría destacar el 'J-Horror', que es el terror japonés, que se inspira mucho en las supersticiones de los pueblos japoneses. Por otro lado, tenemos las películas 'slasher', que son las de asesinos psicópatas enmascarados que persiguen adolescentes, un género muy americano. 

Hay también una tendencia muy interesante y  muy contemporánea; el 'art house horror'. Una corriente que se toma el cine de terror muy en serio, desde un punto de vista artístico. Son películas de autor, muy artísticas, pero que pertenecen al género del terror. Una de las más emblemáticas de este tipo es 'Anticristo', de Lars Von Trier. 

 ¿Por qué este género genera tanta atracción del público?

No lo sé exactamente, pero supongo que es porque el ser humano tiene esta tendencia natural a asustarse. Cuando nosotros vivíamos en la naturaleza, el miedo nos mantenía vivos, nos ayudaba a alejarnos de lugares que podían ser potencialmente peligrosos. Y ahora, inmersos en nuestra vida urbana, hemos perdido contacto con ese instinto, pero lo tenemos y está reprimido de alguna manera. 

Entonces cuando vamos a una sala de cine o nos subimos a una montaña rusa o algo por el estilo que nos libere esta adrenalina, tenemos un contacto con nuestro yo más natural. Yo creo que eso es lo que llama tanto la atención de la gente: sentir ese miedo, pero sabiendo también que están seguros y de que no corren realmente ningún peligro.

¿Qué le falta al cine de terror boliviano?

Creo que falta escribir buenos guiones y aprender más sobre la semiótica del cine, porque el cine de terror es un género que está lleno de significados, de símbolos, de códigos, para transmitir al espectador de forma mucho más persuasiva y más sutil ciertos mensajes que puedan generar cierto miedo. 

También falta un poco de apoyo y  ensayar el poder generar una atmósfera. Aprender a manejar el ritmo, generar intriga, misterio, son cosas que aquí en Bolivia no dominamos todavía, pero que con el tiempo y la práctica se va a poder dominar.

¿Qué películas de terror recomienda?

Para mí la película de terror más perfecta es 'El Exorcista', porque aún hoy en día genera miedo. Recomiendo también 'Anticristo', de Lars von Trier; 'Maniac', con Elijah Wood; 'Suspira'; y películas clásicas de los 80 como 'El bebé de Rosemary' y 'Repulsión' (las dos de Roman Polanski). 
 

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/