Claudio Sánchez: Arturo Posnansky fue un visionario de la época

El crítico de cine e investigador publica un libro sobre la obra e influencia del austríaco-boliviano en el audiovisual nacional.
martes, 24 de noviembre de 2020 · 00:04

 Página Siete / La Paz

Desde sus descubrimientos arqueológicos en Tiwanaku hasta sus avances en el cine, Arturo Posnansky (Viena, 1873) fue parte importante de la cultura boliviana del siglo XX. Su historia, sin embargo, no es del todo conocida por los locales, algo que Calaudio Sánchez quiso remediar. 

El crítico de cine e investigador lleva años tras los pasos del austríaco-boliviano y con el apoyo del Focuart, finalmente este noviembre publicó el libro 'Arturo Posnansky y el cine. El argumento de La gloria de la raza’.

¿Quién era Arturo Posnansky?

Yo también quisiera saberlo. Después de investigar tanto todavía me quedan algunas dudas de quién era como tal. Pero al menos tenemos una idea de que fue un arqueólogo, antropólogo, un visionario de la época y también hizo cine. 

¿Por qué decidió escribir un libro sobre él y por qué ahora?

Posnansky siempre me había llamado la atención desde el primer libro que publiqué, que era 'Los aviones en el cine silente boliviano' (2013) y en ese estudio, en el que analizaba desde 1904 hasta 1936 las películas del cine mudo boliviano, me encontré con 'La gloria de la raza', que es la película más emblemática de Posnansky, que está perdida. En ella Posnansky imagina Tiwanaku, inventa un Tiwanaku y lo que hace es utilizar el trucaje. Entonces a partir de una maqueta, él hace falsas tomas aéreas de lo que habría sido Tiwanaku. 

Yo me había quedado con eso dando vueltas en la cabeza hasta que en 2018, en una reunión anual de etnografía organizada por el Musef, presenté una exposición que se llamaba “La representación de Tiwanaku en el cine de Arturo Posnansky” y ahí un arqueólogo argentino se me acercó y me dijo: “Pibe, tienes que insistir en esto porque es muy importante lo que ha hecho Posnansky y es muy importante seguir aportando con más información sobre la arqueología latinoamericana”.

Ahí se juntaron dos intereses que había tenido siempre: la arqueología y el cine. Insistí en el trabajo uniendo más información, juntando más datos, investigando más a profundidad.   

Me preguntas por qué en esta época, porque creo no todo está dicho sobre nuestro pasado. Estamos muy cerquita del bicentenario de la independencia. 

Y hay un momento importante justamente en el centenario, en 1925, donde hay toda una política nacional, a partir de los gobiernos liberales, por incorporar al país dentro de sistemas más modernos, liberales económicamente. Habíamos perdido ya el Pacífico, nuestra salida al comercio internacional, entonces se imaginaban otras formas. Pero además de lo comercial y lo económico, había el componente social, que se venía arrastrando desde la Guerra Federal en 1899, que era esto que se denominaba la “cuestión del indio”, en la que se preguntaban qué hacer con el indio.

Y Posnansky ahí plantea una línea interesante que es la del indio como alguien superior. Y ahí sí me gustaba mucho 'La gloria de la raza' como para insistir en investigar.   

¿Qué significa Posnansky para el cine boliviano?

Significa un personaje que da un paso más allá en esto de inventar lugares, que es lo más cercano a la ficción. Hace un aporte pseudocientífico, pero también juega con el truco y con la invención. 

Además es un hombre que pone a disposición sus equipos para otro tipo de producciones. Empieza a hacer noticieros, se sabe que él también  habría hecho una película sobre el fusilamiento de (Alfredo)  Jáuregui, así como 'El Bolillo Fatal o el Emblema de la Muerte', de Luis del Castillo. 

Son películas perdidas las de Posnansky, pero son una invitación a seguir buscando más sobre él y sobre nuestro cine. 

Entonces Posnansky para el cine boliviano representa un momento de invención del lenguaje cinematográfico y, mucho más importante, un momento de invención del lenguaje boliviano cinematográfico. Él da un paso hacia entender el cine desde Bolivia, traducir una forma de ver y traducir un sentido de lo que se está diciendo. Hemos pasado de cine de registro noticioso a un cine de ficción. 

¿La relación entre cine y la arqueología va más allá de  La gloria de la raza?

Estuvo desde el principio de los tiempos. Los primeros equipos de filmación que llegan a Bolivia se detienen en Tiwanaku, porque es algo majestuoso. Las ruinas arqueológicas de Tiwanaku representan algo único. La arqueología en realidad para el mundo representa algo único.

Desde el principio, los registros cinematográficos se detienen en Tiwanaku como parte de nuestro imaginario cinematográfico. La arqueología y el cine entonces se mantienen como algo único en nuestro cine. 

¿Por qué eligió como centro del estudio a la película ‘La gloria de la raza?

En la biblioteca de la Cinemateca se encontraba un folleto que es el argumento de 'La gloria de la raza', que en realidad se considera lo único que queda de la película de Posnansky. Siempre me había interesado este documento y al final lo publicamos en el libro, está reproducido en el interior  en su totalidad, en su versión original. 

Tiene un material que yo había revisado justamente para escribir el libro de 'Los aviones en el cine silente boliviano' y es un material que se cita siempre en las historias del cine boliviano. Tanto en la de (Alfonso) Gumucio como en la de Carlos Mesa y en los textos de  Pedro Susz. Entonces me parece un material muy importante que no podía quedarse archivado, sino que necesita ser puesto en valor, en vigencia continuamente. 

¿Cuál es el mayor legado de Posnansky?

Yo creo que el mayor legado de Posnansky todavía no lo conocemos. Creo que su trabajo en la arqueología es significativo, pero lo que ha hecho al imaginario social boliviano todavía no ha sido estudiado. Creo que ha habido una intención de matar al padre en la ciencia social, hablando de Posnansky. No se lo ha puesto en un contexto que pueda explicar otras cuestiones sobre lo que él es en la sociedad boliviana, en la cultura boliviana. 

Por ejemplo, él llega a Bolivia a partir de las rutas del caucho  por el río Amazonas hacia el Acre. Creo que ahí hay algo muy interesante de seguir investigando. Posnansky es el primero en hacer un mapa del río Acre y su aporte, por ejemplo, a los aspectos fluviales de la exploración fluvial en la Amazonia boliviana es muy importante, pero se ha destacado la parte de lo arqueológico y se ha dejado de lado mucho de lo que en verdad ha aportado y ha hecho por la ciudad, por el país. 

Yo no imagino la ciudad de La Paz en su trazo urbano sin Posnansky, sin esta reflexión neotiwanacota en la arquitectura, por ejemplo, o esta estructura urbana en Miraflores, que también es un trabajo de Posnansky. 
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

10
1