Ian Gillan, de Deep Purple: La Paz me impactó social y culturalmente

El vocalista de la banda británica, que recientemente lanzó el disco 'Whoosh!', dialoga sobre sus orígenes, la relación del grupo de rock con la música clásica, sus preferencias y comparte algunas reflexiones.
domingo, 8 de noviembre de 2020 · 00:04

 Milan M.A. Gonzales  / Berlín

Con más de medio siglo de existencia, 100 millones de discos vendidos y giras por todo el planeta, Deep Purple es sin duda una de las bandas más icónicas del rock. Un grupo al que ni el 2020 le impidió lanzar 'Woosh!', su vigésimo primer álbum de estudio.

Ian Gillan, vocalista y uno de los miembros más longevos de la banda, dialoga sobre sus orígenes, la relación del grupo con la música clásica, sus preferencias y comparte algunas de sus reflexiones.

¿Recuerda el primer concierto que dio en Bolivia?

Recuerdo la ciudad de La Paz muy bien, pasé un tiempo extraordinario allí. Me impactó social y culturalmente, fue tremendo. La noche anterior al concierto asistí al partido de fútbol entre la selección de Bolivia y Uruguay, creo que el resultado fue 0 a 0. Le fue difícil a Uruguay por la altura. (Risas)

 ¿Cuándo decide dedicarle su vida a la música?

La vida cambia muy rápido. Jamás lo pensé así, menos me interesó la industria musical. 

Cuando era niño le llamaban el negocio de la música,  no  la industria musical. No me importaba esa industria, sino la música. 

Tuve la suerte de trabajar con músicos fantásticos a lo largo de mi vida y estar envuelto en grandiosos proyectos. Ha sido un honor. Nunca estuve afligido en hacer una carrera o algo parecido. Las cosas se fueron dando y fui muy afortunado. 

En 1968 empezó la historia de Deep Purple. El mismo año nació Led Zeppelin y en 1969 Black Sabbath. ¿Cuán diferentes son uno de otro?

Son las personas en la música quienes hacen la diferencia. Venimos de diferentes sitios, de diversas influencias, y situaciones temporales dinámicas. A menos que estés copiando a otros o sobreproduciéndote. También tiene que ver con las personalidades en la banda, eso le da un carácter al grupo. 

Deep Purple fue completamente diferente a todo lo existente. Se le ponía el corazón a las canciones, muchos trataban de imitarnos y no eran completamente originales. 

Nosotros teníamos música clásica, folk, blues, country y rock and roll, era una banda grande musicalmente hablando. 

Pienso que Black Sabbath se enfocó más en la música rock. Por otra parte el origen de sus miembros es prácticamente el mismo, no es tan complejo como el de Deep Purple.

¿Cuál considera usted que sea la principal contribución de Deep Purple a  la música rock?

No tengo idea. Seguimos tocando, la historia no lo ha determinado aún, hay que esperar 50 años más para decidir eso. 

Mi respuesta sería subjetiva y aún no veo el cuadro final. Escucha el álbum que acabamos de grabar, Whoosh!, y dime qué opinas al respecto.

Antes de ello, regresemos a los díscos de vinilo. En 1972 el álbum doble ‘Made in Japan’ fue disco de platino en dos semanas después de su lanzamiento. ¿Cómo percibió ese suceso siendo un trabajo grabado en vivo?

La audiencia de Japón tuvo una fuerte conexión con nosotros. Al principio no le presté atención a ese disco, tras escucharlo no me convenció mi parte. 

Recuerdo que ofrecimos unos conciertos cargados de energía. Al final los shows sobre los que se grabó el disco fueron los más poderosos del tour. 

Hay quienes consideran que el texto en la música es irrelevante. ¿Cuál es su posición al respecto?

Si quitas las letras, ¿qué es lo que tienes? (Risas) Instrumentos. Si quitas las letras quitas las palabras. ¿Qué es lo que tienes? Sólo te queda una guitarra, un bajo, una batería y teclados. 

¿Qué tipo de rock toca Deep Purple? ¿Existe alguna relación con el heavy metal?

No pienso en el heavy metal, no me agrada. Nosotros somos una banda de rock and roll que hizo algo único en su género. Tenemos otros matices y otras influencias musicales. En casa tengo mis preferencias musicales y cuando viajo, con certeza, no escucho heavy metal. 

El vocalista  de la banda británica Deep Purple, Ian Gillan. 
Foto:Milan M.A. Gonzales

¿Cuáles son las bandas que no ha dejado de escuchar?

Cliff Bennett & The Rebel Rousers es mi banda favorita, The Kinks es mi segunda banda preferida y Small Faces es la tercera.

En 1969 grabaron el álbum ‘Concerto for Group and Orchestra’  con la Royal Philharmonic Orchestra. Ritchie Blackmore y usted no estaban contentos con la idea.  En este último tiempo y después de 50 años de ese álbum, ha participado tanto con Deep Purple, así como solista, en proyectos de esta naturaleza ¿A qué se debe este cambio? 

Cambié de parecer en 1999, cuando dimos nuevamente el concierto  junto a Jon Lord y la Orquesta Sinfónica de Londres. Por primera vez comprendí de qué iba. Se trataba de la historia de un conflicto entre dos gigantes; la orquesta y la banda de rock. 

La razón por la que no nos agradaba en 1969 era porque estábamos conflictuados con la grabación del disco Deep Purple in Rock. No entendimos para nada lo que pretendía la orquesta y no nos agradó el resultado. No por razones musicales, sino porque parecía que entraba en grandes conflictos con lo que estábamos haciendo.

A veces a la audiencia le resulta difícil de comprender la diversidad de posibilidades que existen al trabajar con una orquesta. 

Hace un par de años hicimos una gira con la orquesta de Praga y no se asemejaba en nada a lo que se hizo en Concerto for Group and Orchestra. Empleamos a la orquesta como una gran banda en la que se hicieron arreglos de canciones del grupo, envolviéndola en la improvisación. 

En 1966, cuando entré a Episode Six —banda que fueron a ver Jon Lord y Richie Blackmore para luego invitar a Gillan y Roger Glover a su proyecto Deep Purple—  tocamos lo que denominamos The Package Tour. La banda tocó con Dusty Springfield como primer acto y otras cuatros bandas. En ese concierto incluimos elementos de música clásica. La experiencia me dejó  una gran impresión, la audiencia quedó fascinada. 

Hace poco años participamos en Rock meet classics, donde tuvimos cuatro a cinco vocalistas y guitarristas de distintos estilos de rock (Toto, Survivor y Manfred Mann). Interpretamos una serie de canciones populares con orquesta, esto fue muy apreciado por la audiencia. 

Así que depende de la personalidad del grupo, la orquesta, la interpretación, el lugar del concierto, así como el tipo de show que uno quiere presentar. 

Usted grabó el álbum ‘Born Again’ con Black Sabbath. Desde entonces tiene por amigo al guitarrista Tony Iommi y hace poco sacaron adelante el proyecto musical ‘Who Cares’.  ¿De qué trata? 

Who Cares fue un proyecto para el que teníamos un par de días. Decidimos que queríamos ayudar a conseguir dinero para una escuela de música en Armenia que había sido devastada  20 años atrás. Le comenté a Tony, nos agrada trabajar juntos, fue una oportunidad para hacer algo. 

Es la música, sabes. Te despiertas una mañana y vez qué pasa. No planeamos nada, no es parte de mi carrera, ni de la de Tony, es tan solo hacer música.

“¿Qué haces el próximo miércoles? ¿Estás libre? Ven a casa, compongamos algunas canciones y ayudamos a obtener el dinero para la escuela”. “Okay, bien”. Así lo acordamos y luego nos tomamos unas cervezas. Así es como siempre fue.

El baterista  Ian Paice, durante uno de los conciertos.  
Foto:Milan M.A. Gonzales

¿Considera la música como un viaje o como una misión de vida?

No tengo ninguna misión en la vida. Vivo día a día, aprendo de ella, abro mis ojos, mis oídos, mi corazón, mi espíritu y veo lo que viene. Uso mi inteligencia, la poca que tengo, para interpretar y asimilar mis experiencias. Cada día tengo nuevas opiniones y puntos de vista, porque las circunstancias van cambiando. 

En este caótico mundo no tienes idea alguna de cuál será tu futuro. Algo en tu instinto te dice que debes decidir tal o cual camino, esas son las experiencias y la intuición. 

¿A estas alturas del partido cómo se lleva con el ego?

No puedes sobrevivir sin el ego. Es simple, mi querido amigo, si no tienes al ego, ¿quién contestará a tus preguntas? ¿Vas a permitir que la sociedad responda a esas preguntas por ti? ¿Vas a permitir que te la concedan los políticos? Sin tu ego te encontrarás a la merced de las personas. Ahora mira, de que tienes que dominarlo, eso es otra cosa. El ego también te hace cometer terribles errores.

¿Algo que decirle a las nuevas generaciones?

No quiero contaminar a las personas con mi forma de pensar. Pienso que cada uno debe tener su propia forma de ver las cosas. 

Quizá mi único consejo es que sigas a tus héroes, sigas a las personas que tocan tu corazón y que sean inspiradoras. Pueden ser profesores, amigos, deportistas o la persona que amas. 

Abre tu corazón, busca las buenas cosas que puedes hacer, encuentra tu propia voz, sé responsable contigo mismo. 
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

34